Publicado: 29.09.2015 18:32 |Actualizado: 30.09.2015 07:00

La patronal aragonesa culmina el "gratis total" de su sede al quedar exenta de pagar el IBI

La CREA traspasa la propiedad a una fundación exenta de pagar ese impuesto municipal y a la que, según la Cámara de Cuentas, liquidó con 151.000 euros de fondos de formación el alquiler de locales para dar cursos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Sede de la Confederación Regional de Empresarios de Aragón, en Zaragoza. / EDUARDO BAYONA

Sede de la Confederación Regional de Empresarios de Aragón, en Zaragoza. / EDUARDO BAYONA

ZARAGOZA.- La principal asociación patronal aragonesa, la CREA (Confederación Regional de Empresarios de Aragón), no paga IBI por su sede, el imponente edificio de varias plantas con vistas al Ebro situado en el número 20 de la avenida José Atarés. Y eso le permite cerrar el círculo del “gratis total” de su sede, comprada por una peseta y asentada sobre unos terrenos cedidos por el Gobierno de Aragón.

La CREA es una de las entidades zaragozanas que eluden el pago de este impuesto municipal, que le supondría un recibo de varios miles de euros al año, mediante una práctica cada vez más extendida: ponerlo a nombre de una fundación, en este caso la Fundación Crea, cuyo fondo social es íntegramente propiedad de la organización empresarial.

La normativa sobre este impuesto, de ámbito estatal y dirigida por el Ministerio de Hacienda, exime a las fundaciones de pagar el IBI por los edificios y terrenos inscritos a su nombre, lo que hace que ayuntamientos como el de Zaragoza dejen de ingresar 2,2 millones de euros cada año. Estas exenciones se suman a otras como las que benefician a las confesiones religiosas, que en el caso de la capital aragonesa suponen una merma de ingresos de 2,8 millones anuales.



Un pabellón de la Expo 92 colocado sobre suelo público

La sede de la CREA, que suma 6.529 metros cuadrados de oficinas, había albergado en la Expo 92 de Sevilla el pabellón de Aragón, un edificio cuya construcción le había costado doce millones de euros a la comunidad autónoma y que la patronal adquirió a la sociedad Isla Mágica en marzo de 1998, un día antes de la fecha señalada para su demolición, por una peseta más el compromiso de llevárselo del complejo de La Cartuja.

El inmueble fue asentado sobre una parcela de una hectárea y media de extensión propiedad del Gobierno de Aragón, el cual en septiembre de 2005 concedió un “derecho real de superficie” –el uso del terreno con el reconocimiento de la pertenencia de lo que se edifique sobre él– a la patronal. Esta se lo cedió parcialmente seis años después, en 2011, a su fundación.

Esta no es la única relación inmobiliaria llamativa entre la CREA y su fundación. La Cámara de Cuentas de Aragón muestra en el Informe de Fiscalización del Instituto Aragonés de Empleo (pdf) referente a los ejercicios de 2012 y 2013 sus dudas acerca de que el modo elegido por la patronal aragonesa para pagarle el alquiler de locales a su fundación “garantice el cumplimiento de los principios de economía y eficiencia”.

Pagar un autoalquiler con fondos públicos para el empleo

El órgano de fiscalización cuestiona la “razonabilidad” de que la CREA imputara gastos por valor de 151.000 euros “en concepto de alquileres y comunidad de propietarios” a tres líneas de ayudas públicas para formación y empleo: 100.000 a cargo del contrato-programa 2012, 15.000 del plan FIJA (Plan de Formación e Inserción Juvenil de Aragón) y 36.000 del plan PIMEI (Programa Integral para la Mejora de la Empleabilidad y la Inserción) 2012.

La Cámara de Cuentas destaca “que el arrendador es una entidad vinculada (Fundación CREA) cuyo fondo social está íntegramente suscrito por el propio beneficiario (CREA)” y que la valoración de los derechos reales del suelo “tampoco se ha descontado del importe de los costes subvencionables por alquiler”.

Esos programas permiten destinar una parte de las subvenciones al alquiler de los locales necesarios para dar los cursos, aunque llama la atención.

Bancos y entidades deportivas también eluden el IBI

La nómina de entidades que eluden el pago del IBI al figurar sus fundaciones como titulares de los edificios incluye en Zaragoza a varios bancos y entidades vinculadas con el deporte.

Ocurre con el edificio que la antigua Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI, hoy absorbida por Ibercaja) poseía en la céntrica calle Don Jaime, con el complejo deportivo de Stadium Casablanca, que tiene un valor catastral de 28,8 millones de euros y cuyo titular es una fundación canónica, y con las instalaciones de la Real Federación Española de Fútbol de la calle Luciano Gracia, junto al campus Río Ebro.

Estas últimas tienen un valor catastral de 12.040.730 euros, por lo que el hecho de que figure como titular una fundación le supone un ahorro anual de 89.118 euros.