Publicado: 26.10.2015 11:28 |Actualizado: 26.10.2015 11:28

“Pedro o Rajoy”

El PSOE presenta una campaña muy presidencialista, enfrentando la figura de su líder con la del PP, e ignorando al resto de partidos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Escena del vídeo 'Honestidad', del PSOE./YouTube

Escena del vídeo 'Honestidad', del PSOE./YouTube

MADRID.- “Pedro o Rajoy. Uno de estos dos candidatos va a ser el próximo presidente del Gobierno”. Así quiere el PSOE plantear la campaña electoral y así quiere que llegue su mensaje a los ciudadanos, ignorando al resto de partidos y convirtiendo el 20-D en un mano a mano entre ambos candidatos.

Para ello, este lunes ha lanzado la campaña denominada: “Presidenciables”, con una imagen en la que se ve a ambos dirigentes cara a cara, simulando los tradicionales anuncios norteamericanos de un combate de boxeo, donde sólo cambia el “vs” por la “o”.



El objetivo de la campaña, según el PSOE, es contrastar las cualidades de los dos candidatos “que tienen verdaderas opciones de ser el próximo presidente del Gobierno de España” y, para ello, han fijado cinco campos, aunque este lunes sólo adelantaron uno: honestidad, sobre el que elaboraron un vídeo.

El PSOE, de nuevo, ha optado por hacer un vídeo sin apenas mensajes, donde se limita a recoger declaraciones o intervenciones de uno y otro candidato a lo largo de la legislatura, acompañadas de titulares de periódico. Y la cinta termina sin más con el mensaje de la campaña: “Pedro o Rajoy”.

Según fuentes socialistas, en los próximos días se irán añadiendo a la web https://www.presidenciables.es más temas de comparación con sus respetivos vídeos, en donde se quiere demostrar “cómo ambos dirigentes políticos confrontan sus ideas y se contrastan sus principales cualidades”.

De este modo, como ya anunció Público, el PSOE opta por vestir a Pedro Sánchez de candidato a presidente, de plantearlo como la única opción que hay real y que el rival a batir es el Partido Popular de Mariano Rajoy.

De momento, es la línea fijada por los responsables electorales del PSOE que pasa por ignorar a las fuerzas emergentes (Ciudadanos o Podemos), aunque la campaña es muy larga y esto sólo acaba de empezar.