Publicado: 18.10.2015 15:20 |Actualizado: 18.10.2015 17:13

Pedro Sánchez: "Nosotros abrimos nuestro partido, otros se avergüenzan del suyo"

El líder del PSOE asegura que si gana desterrará "el plasma de La Moncloa". "Daremos la cara", promete en el acto en el que Irene Lozano se ha estrenado como 'socialista'.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda a la exdiputada de UPyD y número cuatro a la lista del PSOE por Madrid Irene Lozano, durante la presentación de los candidatos del 20-D. EFE/Fernando Alvarado

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda a la exdiputada de UPyD y número cuatro a la lista del PSOE por Madrid Irene Lozano, durante la presentación de los candidatos del 20-D. EFE/Fernando Alvarado

MADRID.- Todas las miradas estaban puestas en Irene Lozano, el “fichaje estrella” de Pedro Sánchez, que este domingo acudía al acto del PSOE en el que se presentaban a todos los candidatos socialistas de cara a las próximas elecciones generales del 20-D.

Había expectación por ver cómo era recibida entre la militancia del PSOE y cómo se relacionaba la exdiputada de UPyD con toda la cúpula del partido que acudió al acto, celebrado en el polideportivo Magariños de Madrid ante más de 2.500 personas, y que pretendía ser el arranque la precampaña.



Se podría decir que Irene Lozano pasó el examen. Y eso que a la entrada, ante una pregunta directa sobre si pensaba pedir disculpas al PSOE por sus descalificaciones anteriores, como le habían pedido varios dirigentes del partido, la ya candidata socialista evitó hacerlo y se limitó a decir que ella siempre ha sido muy beligerante contra la corrupción.

Además, el PSOE le dio un trato especial. No estuvo en el escenario con el resto de candidatos al Congreso y al Senado, sino que entró al acto con el comité de sabios, en el que va a trabajar en el capítulo de regeneración democrática, y con los miembros de la Ejecutiva del partido. Además,

Gabilondo, otro independiente en el PSOE, apoyó a Lozano: "El que quiera luchar por una sociedad justa, cabe aquí"

Y, lógicamente, su presencia y la polémica que ha levantado en el PSOE, fue mencionada en el acto. Primero por Ángel Gabilondo, otro independiente que se siente más que cómodo en las filas socialistas. El rector universitario abogó por que el PSOE se abra a todos, y aseguró que sólo hay un requisito: “El que quiera luchar por una sociedad más justa, cabe aquí”. Y hubo una gran ovación en el pabellón.

Pedro Sánchez, exultante con el acto al que entró de la mano de su esposa, Begoña Fernández, defendió los mismos argumentos que Gabilondo. Recordó que el PSOE nunca ha puesto trabas a sumar fuerzas, y aseguró que “mientras nosotros abrimos nuestro partidos a personas independientes, otros se avergüenzan del suyo”, en clara referencia al PP.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se hace un 'selfie' durante la presentación de las candidaturas al Congreso y el Senado con las que los socialistas van a concurrir a las elecciones del próximo 20 de diciembre.  EFE/Fernando Alvarado

Sánchez se hace un 'selfie' durante la presentación de las candidaturas al Congreso y el Senado con las que los socialistas van a concurrir a las elecciones del próximo 20 de diciembre. EFE/Fernando Alvarado

Sánchez recibe el apoyo de los suyos, excepto de Susana Díaz

Además, Sánchez hizo un discurso ya plenamente de campaña electoral, en el que aseguró que quiere gobernar, sobre todo, para cambiar las cosas a todos los niveles, “incluyendo desterrar el plasma de La Moncloa". "Nosotros vamos a dar la cara”, afirmó.

Defendió que otro modelo económico de crecimiento es posible y reiteró que la reforma Constitucional es más que necesaria. En este sentido, atacó a los “inmovilistas y rupturistas”, defendiendo que la salida está en el “reformismo con diálogo” que propone el PSOE.

Promete derogar la Lomce, la 'ley mordaza' y, también, la reforma laboral del PP

Aseguró que no busca la reforma constitucional bajo la amenaza de los secesionistas, pero añadió que su intención es pararlos, “y a los rupturistas se les para con la ley, los votos y la política”, afirmó.

Confirmó que si llega a La Moncloa derogará la ley de educación, la llamada “ley mordaza” y, volvió a asegurar, que también la reforma laboral, pese a la polémica surgida esta semana en cuanto a si mantendría o no el abaratamiento del despido.

Sánchez, además, aseguró que abanderará la lucha contra la corrupción, “porque yo soy un político limpio, que dirige un partido limpio y que aspirar a llegar a un Gobierno limpio”, y añadió que no le temblará el pulso, como ha hecho hasta ahora, de enseñar “tarjeta roja directa” a quien no esté en estos compromisos.

El líder del PSOE terminó insistiendo en que él quiere gobernar de otra forma, y que el 20-D, “el PP de los Bárcenas, los Rato y los Rajoy debe pasar a la oposición, para regenerarse”. 

Tras la dura semana pasada en las filas socialistas, el líder del PSOE tuvo este domingo su chute de autoestima. El pabellón estuvo a rebosar, con gente que se quedó en la calle, y estuvo casi todo el partido respaldándole. Susana Díaz no acudió.