Publicado: 26.12.2015 09:54 |Actualizado: 27.12.2015 12:09

El referéndum en Catalunya, principal escollo para un pacto PSOE-Podemos

Con el 'no' por delante a Rajoy, Pedro Sánchez intentará consensuar con los barones del PSOE su margen de maniobra hacia un escenario alternativo, que pasaría por un acuerdo con Podemos. Sin embargo, la visión territorial mantiene alejadas a ambas formaciones.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa del miércoles en Ferraz. /EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa del miércoles en Ferraz. /EFE

MADRID.- La gestión de los complejos resultados en las elecciones generales del pasado domingo ha estado a punto de pasarle una cara factura a Pedro Sánchez en su liderazgo interno en el PSOE. Varios barones se han rebelado contra el secretario general de los socialistas cuando se han comenzado a plantear opciones alternativas a un nuevo Gobierno de Mariano Rajoy.

Todos están de acuerdo en el que el PSOE debe votar 'no' a la investidura del presidente en funciones pese a que le otorgan el derecho, refrendado por las urnas, de ser el primero que intente formar gobierno. Las desavenencias surgen a la hora de conformar alianzas que ofrezcan la posibilidad de que sea el PSOE el que asuma tal responsabilidad.  

Y ahí entran en juego Podemos, el tercero en discordia, y su condición indispensable de reconocer la plurinacionalidad de España a través de la celebración de un referéndum soberanista en Catalunya. Por ahí, muchos dirigentes socialistas no pasan y se lo han hecho saber a Pedro Sánchez. Los más beligerantes han sido los presidentes de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha: Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page.



Según publica este sábado El País, Sánchez se ha impuesto "unir al PSOE en un pacto de izquierdas que respete la integridad territorial de España". En declaraciones a este periódico, precisa que "nunca negociaré nada que afecte a la integridad territorial de España" y que así se lo ha comunicado ya al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Y advierte de que si Iglesias "quiere abordar este asunto nunca estaríamos de acuerdo" y que Sánchez bloquearía cualquier posibilidad de entendimiento.

Los límites para empezar a negociar con otras fuerzas políticas las expondrá Sánchez en el Comité Federal del PSOE del lunes, aunque este domingo celebrará una reunión informal en torno a las 18 horas con los dirigentes territoriales para reforzar el consenso y presentarles la resolución que pretende aprobar el lunes. Sánchez tendrá que acometer el Comité Federal más comprometido que recuerda desde que accedió a la secretaría general del PSOE. En el máximo organismo entre congresos, el partido aprobará una resolución que marque los límites de la política de pactos de Pedro Sánchez.

Tenso Comité Federal

La primera condición, que ya comentamos, es el 'no' rotundo a Rajoy y al PP en todas las sesiones de investidura. Así se lo dejó claro Pedro Sánchez al presidente en funciones en su breve encuentro del miércoles en La Moncloa. A partir de ahí, Sánchez ya maneja opciones para convertirse en la alternativa en la presidencia del Gobierno. Pero sus 90 escaños le dejan escaso margen de maniobra y le obligan a pactar sí o sí con más formaciones políticas. De ahí que su opción preferida sea intentar formar una alianza de izquierdas.

Pacto que no podría entenderse sin Podemos y sus 69 escaños. Pero el documento que maneja aprobar el Comité del PSOE prohibiría cualquier acuerdo con formaciones que defienden el derecho a decidir en Catalunya, como plantea la formación de Pablo Iglesias. Y por supuesto, también ERC. Esa línea ya fue trasladada el día de Nochebuena en la conversación que mantuvo Pedro Sánchez con Pablo Iglesias.

Este mismo sábado la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, en una entrevista en la Cadena SER, afirmó que “no podemos hablar con quien plantea la ruptura de España y si Podemos plantea eso es que no quiere llegar a acuerdos”. La líder de los socialistas andaluces precisó que no se trata de “un no a Podemos”, sino en función de lo que plantee. “Su línea roja es el separatismo, algo que para nosotros es intocable”, afirmó. 

Otros barones, como los presidentes de Castilla-La Mancha o Extremadura, también han expresado su disconformidad con la posibilidad de que Sánchez se apoye en Podemos para formar Gobierno en el caso de que no logre hacerlo el presidente del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy.

Sin embargo, desde Podemos se insiste en que cualquier acuerdo al que se quiera llegar con ellos debe contener el reconocimiento a la plurinacionalidad de España y que el que no lo entienda así "no está en condiciones de reconstruir un pacto de convivencia para la próxima década".​