Publicado: 19.10.2015 17:08 |Actualizado: 19.10.2015 17:15

Pedro Sánchez calca el proyecto electoral que elaboró Rubalcaba

Prometen a medio plazo elevar la educación obligatoria a los 18 años, 1.000 euros de salario mínimo y convertir las becas en un derecho

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se hace un 'selfie' durante la presentación de las candidaturas al Congreso y el Senado con las que los socialistas van a concurrir a las elecciones del próximo 20 de diciembre.  EFE/Fernando Alvarado

Pedro Sánchez, se hace un 'selfie' durante la presentación de las candidaturas de las elecciones. EFE/Fernando Alvarado

MADRID.- El PSOE quiso presentar su borrador programático electoral como “un proyecto de país y un proyecto de Gobierno”, como un programa “de largo alcance” con “reformas radicales”; pero prácticamente ha calcado el proyecto que se elaboró en la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba en la Conferencia Política de 2013, en cuyos trabajos participó el ahora líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Además, se da la curiosidad de que aquel proyecto de Rubalcaba se condensó en 300 páginas que elaboró el actual eurodiputado, Ramón Jáuregui, y que son las mismas que ahora tiene el borrador del programa con el que Sánchez concurrirá a las próximas elecciones generales.

Lo cierto es que en el capítulo de propuestas hay pocas novedades: la apuesta por una España laica era ya bandera de aquel documento que incluía la denuncia del concordato, sacar la religión del horario escolar o que la Iglesia pagara el IBI; también se apuntaban las mismas medidas que ahora para acabar con la prostitución y penalizar al cliente; o se hacía una defensa a ultranza de la educación pública, con una inversión mayor y el propósito de buscar un pacto educativo que le diera estabilidad.



Ni que decir tiene que Rubalcaba también hizo bandera de derogar la reforma laboral en cuanto llegara al Gobierno –hasta con más claridad que ahora-; o incluso fue quien articuló el pacto con los grupos parlamentarios para echar abajo la ley educativa de Wert en cuanto tuvieran mayoría en la Cámara Baja. Otras dos propuestas que se presentan ahora.

Lo mismo se podría decir de las medidas de regeneración democrática, salvo algunas pequeñas novedades; o las relativas a la universalización de la Sanidad Pública que se plantean en el borrador, o el incremento en la inversión en I+D+i.

Como las más destacadas novedades del borrador del programa de Pedro Sánchez se podría apuntar su propósito de elevar a medio plazo hasta los 18 años la educación obligatoria –algo a lo que no se atrevió Rubalcaba, siendo una de las personas de este país que más sabe en esta materia-; incluir las becas como un derecho ciudadano o subir hasta 1.000 euros el salario mínimo interprofesional.

Pese a todo, la coordinadora del programa, Meritxell Batet presentó las grandes líneas del borrador programático como un trabajo ingente en que el que han participado más de 700 personas, 50 grupos de trabajo, más el grupo de expertos.

Batet explicó que hay cinco ejes del borrador del programa que son los objetivos del mismo. La lucha contra la desigualdad, un pacto por la convivencia territorial y ciudadana, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones, la búsqueda de dar oportunidades para todos y un nuevo modelo de crecimiento, “para crecer y repartir”, dijo. Por ello, definió el programa como socialdemócrata a la antigua usanza, pero adaptado a los cambios del siglo XXI,

Ahora, el documento a se abrirá a los militantes y a los ciudadanos para que hagan sus aportaciones y luego se aprobará definitivamente el programa en una Conferencia Política a mediados de noviembre.

De todas formas, todo indica que esto no ha sido más que un corta y pega de aquel trabajo realizado en la etapa de Rubalcaba, y que los grandes anuncios de Pedro Sánchez estarán en dos documentos que no se incluyen en este borrador: la reforma fiscal (que parece que será presentada el jueves); y la reforma de la Constitución que, posteriormente, se incluirá en el programa.