Público
Público

Pedro Sánchez dosifica su presencia pública y se vuelca en el partido

El líder del PSOE rechaza entrevistas, convoca escasas comparecencias de prensa e interviene en actos muy escogidos, mientras pasa más horas en Ferraz

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en uno de los mítines de la reciente campaña electoral para el 21-D, en Barcelona. AFP/Josep Lago

Nada queda de aquel Pedro Sánchez que no dudó en participar en una escalada deportiva o hacer rápel por un aerogenerador de 80 metros de altura con el alpinista Jesús Calleja en un programa de televisión. Ni del que participó en El Hormiguero de Antena 3 demostrando sus dotes como jugador de baloncesto.

En esta segunda etapa al frente del PSOE, Sánchez ha optado por dosificar su presencia pública, exponerse lo justo y dedicarse más a las tareas internas del partido, para tener preparado al PSOE de cara las cuatro elecciones de ámbito estatal que se avecinan en los próximos dos años: municipales, autonómicas, europeas y generales.

Fuentes próximas al secretario general en materia de comunicación aseguraron a Público que no se busquen explicaciones extrañas a esta actitud, y aseguran que simplemente obedece a que las circunstancias han cambiado en estos años. “En 2014, Sánchez todavía no era una persona muy conocida y esos programas, pese a las críticas que recibió, aunque luego lo hicieron otros políticos, le sirvieron para llegar a los ciudadanos. Ahora, eso ya no es necesario”, afirmó una persona cercana al secretario general.

Pero a esto se le une que el propio Sánchez quiere ahora dedicarse más al partido y a tenerlo engrasado de cara a los comicios que se avecinan en los próximos dos años. Por ello, ahora pasa más tiempo en la sede de Ferraz, se celebran más reuniones internas que en la anterior etapa, y se preparan estrategias políticas a corto y a medio plazo.

Sánchez sabe de la importancia de las elecciones municipales y autonómicas del último domingo de mayor de 2019, que suelen ser la antesala de quien luego vence en las generales, y tiene el reto de mantener los actuales gobiernos autonómicos e, incluso, se aspira a la joya de la corona: gobernar en la Comunidad de Madrid.

Además, se empieza a trabajar ya en la oferta programática y, para ello, Sánchez está manteniendo encuentros, algunos públicos y otros más discretos, con todo tipo de colectivos sociales para saber de sus demandas.

Y, aunque el propio Sánchez no ve cerca un adelanto electoral de ámbito general, también se quiere estar preparado por si cambiaran las circunstancias.

En Ferraz no preocupa ahora mucho su escasa presencia pública ni las voces que empiezan a preguntar dónde está Pedro Sánchez, y se argumenta que, si bien no se ha posicionado a través de ruedas de prensa o entrevistas, sí lo ha hecho periódicamente en actos del partido. “Hay que tener en cuenta que los procesos congresuales del PSOE son muy largos, duran casi un año, y Sánchez ha acudido a numerosas clausuras donde sí ha intervenido”, afirman las citadas fuentes.

Lo cierto, es que su equipo de comunicación tiene decenas de peticiones de entrevistas encima de la mesa a las que responden que “ahora no toca”, y acepta solo algunas muy puntuales y, según dicen, por compromisos.

También repele las ruedas de prensa. Prácticamente nunca ha salido después de una Ejecutiva Federal, ni ha comparecido ante los medios en días tan significativos como cuando se reunión con Mariano Rajoy en La Moncloa o después de las elecciones del 21-D, delegando la mayoría de las explicaciones en el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que se ha convertido en el portavoz de hecho del partido.

Este viernes ocurrió lo mismo, y fue el número tres del PSOE quien hizo el balance del año, y Sánchez evitó volver a comparecer ante los medios. Ábalos defendió que en los últimos años había sido así, lo que nunca había ocurrido cuando José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba estaban al frente del partido y en la oposición. El dirigente socialista se limitó a decir que respondía “a la estrategia de comunicación del PSOE”.

A todo ello, se le une que al no ser diputado pierde también todo el foco mediático que semanalmente está en el Congreso de los Diputados, donde se diluye el papel del PSOE hasta en la sesión de control que, hasta ahora, era uno de los momentos claves de la semana para el líder de la oposición.

Todo indica que en los primeros meses de 2018 todo va a seguir así, ya que Sánchez se centrará mucho en las llamadas asambleas informativas temáticas que empezarán a celebrarse a partir de mediados de enero. Desde esa plataforma, será cómo el líder del PSOE piensa hacer llegar sus mensajes y propuestas, aunque no tendrá el protagonismo único, ya que también participarán en las mismas otros miembros de la Ejecutiva.