Público
Público

Pedro Sánchez se encarna como el líder de un PSOE de izquierdas y sin complejos

"Mi objetivo es unir a toda la izquierda, y no ser subalterno de la derecha", afirmó el precandidato socialista a las primarias.

Publicidad
Media: 4.42
Votos: 12
Comentarios:

El exsecretario general del PSOE y candidato a las Primarias, Pedro Sánchez,saluda a los asistentes al acto público, celebrado hoy en Valladolid, donde estuvo acompañado por el líder del partido en esta Comunidad, Luis Tudanca, y el alcalde vallisoletano, Óscar Puente.EFE/Nacho Gallego

Pedro Sánchez ha elegido claramente su camino y su apuesta para intentar volver a ser secretario general del PSOE: defender un partido claramente de izquierdas y sin complejos. Bien claro lo dejó este sábado en un potente acto en Valladolid, que reunió a más de 1.500 militantes que finalizaron cantando La Internacional puño en alto, algo totalmente inusual desde hace años en un acto político de los socialistas.

Lo dijo de principio a fin en su intervención, recordando que el PSOE siempre fue la gran fuerza del cambio de la democracia española “desde la izquierda, nunca desde el centro”. Por ello, indicó que, en su opinión, el futuro del PSOE y el de España “pasa por unir a toda la izquierda, y no pasa por unirse a la derecha”. Aseguró que el PSOE no puede ser el “subalterno” del Partido Popular, y discrepó claramente del mensaje de la Gestora de que se está gobernando desde el Parlamento, “porque no es cierto, se gobierna desde el Gobierno”, apostilló, entre constantes gritos de “No es no” que reprochan la abstención que permitió el Gobierno de Rajoy.

El exsecretario general del PSOE y candidato a las Primarias, Pedro Sánchez. EFE/Nacho Gallego

Además, pidió unidad, pero indicó que sólo se alcanzará primero separándose del Partido Popular y, posteriormente, cuando vote la militancia. “Las urnas traerán la unidad, y nosotros queremos unir al PSOE para luego unir a todas las fuerzas del cambio y derrotar a la derecha”. Y hubo aviso a Mariano Rajoy ante la posibilidad del adelanto electoral: “No confunda gobernar con chantajear”.

De nuevo apeló a la militancia, a una participación masiva en las primarias y adoptó el compromiso de incluir en los Estatutos del PSOE la consulta obligatoria a los militantes de los acuerdos de gobierno. “Cuanto más poder de decisión tenga la militancia, más pegada a la calle estará el partido”. Por ello, pidió dar una lección de respeto y compañerismo, de democracia y libertad, y de autonomía política y de dignidad.

Además, dentro de un acto que intentó ser una contestación al de Susana Díaz y Abel Caballero con los alcaldes el pasado fin de semana, quiso comprometerse con los ediles socialistas a que si resulta elegido secretario general creará un Consejo Federal donde estén representados los alcaldes y presidentes de las diputaciones.

Los 1.500 militantes  terminaron cantando 'La Internacional' puño en alto

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, uno de los apoyos más importantes de Sánchez, no se quedó atrás en este discurso de izquierdas y arremetió con el hecho de que el PSOE se conforme con las “migajas” que el PP le da en el Parlamento y criticó la reforma del artículo 135 de la Constitución que impulsó Zapatero para garantizar la estabilidad fiscal.

Fue un acto que sonó al PSOE de otras décadas, estuvo hasta el ex presidente de Castilla y León Demetrio Madrid, y Pedro Sánchez lució una cazadora de cuero marrón que recordaba a las que Felipe González solía llevar allá por los ochenta.