Público
Público

Pedro Sánchez formará un Gobierno con independientes y su núcleo duro de Ferraz

Borrell, Sevilla, Teresa Rivera o Magdalena Valerio están en las quinielas, y de la dirección podrían salir Narbona, Lastra, Ábalos, López, Seijo, Calvo o Susana Ros. Se da como muy probable que Meritxell Batet cubrirá la cuota catalana y que Robles abandonará la Portavocía para ir a Interior o Justicia

Publicidad
Media: 2.85
Votos: 27

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, es aplaudido por su grupo parlamentario en el hemiciclo del Congreso, tras el debate de la moción de censura presentada por su partido. EFE/Emilio Naranjo

“He estado muchas horas estos días con Sánchez, y ni un sólo segundo hemos dedicado a hablar del futuro Gobierno. No nos ha dado tiempo en pensar en eso”.
Con estas palabras, un cercano colaborador al nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó a Público que el futuro Gabinete de Sánchez sólo está en su cabeza, aunque se mostró convencido de que algunos nombres los tiene muy claros desde hace tiempo.

Lo que apuntan con toda seguridad fuentes de Ferraz es que el nuevo Ejecutivo se nutrirá de aquel "gobierno en la sombra" que presentó el líder socialista en mayo de 2016 -con más pena que gloria- y de su núcleo duro de la Ejecutiva, aunque tendrá que decidir qué persona de su máxima confianza se encarga del partido durante esta etapa. “El PSOE no es el PP, que funciona de manera vertical, aquí el partido hay que atenderlo y vigilarlo”, dijo un veterano dirigente socialista.

Pero, además, según distintas fuentes consultadas, Sánchez está barajando incorporar a uno o dos independientes a su Gabinete. El nuevo presidente del Gobierno anunció que haría un Ejecutivo “del PSOE”, pero la posibilidad de abrir este abanico no está descartada. Quien conoce estas intenciones, asegura que hay uno o dos nombres “muy potentes” que podrían tantearse para sumarlos al proyecto, pero todo está muy verde todavía.

En cuanto al equipo de sabios, las personas que conocen bien a Sánchez creen que dos exministros como Jordi Sevilla y Josep Borrell podrían recibir el ofrecimiento para volver a La Moncloa. Sevilla dejó su trabajo para irse con Sánchez a Ferraz en su primera etapa al frente del partido; y Borrell siempre ha sido un referente para Sánchez, con quien quiere contar en el Gobierno o, tal vez, en otras facetas.

Otra persona que podría querer Sánchez tener a su lado es Teresa Rivera, que ya fue secretaria de Estado de Cambio Climático con José Luis Rodríguez Zapatero, y el nuevo presidente quiere dar gran protagonismo a esta área; aunque aquí podría competir con Cristina Narbona, que ya fue ministra de Medio Ambiente.

Magdalena Valerio, una de las mayores especialistas del país en pensiones; Gregorio Cámara, un prestigio constitucionalista o Pilar Cancela en materia de agricultura, también podrían estar en la cabeza de Sánchez.

Parece descartado que cuente con Ángel Gabilondo, ya candidato del PSOE en la Comunidad de Madrid; y quien sí estará con cargo o sin cargo, pero muy cerca del funcionamiento del Gobierno será José Enrique Serrano, el ex jefe de Gabinete de González y Zapatero, que fue a la primera persona que consultó nada más ser elegido presidente.

En cuanto a quién se moverá de Ferraz o compatibilizará Ejecutiva con Gobierno, los nombres que se dan por seguro que Sánchez quiere tener a su lado son los de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Sin embargo, a nadie se les escapa que lo mismo uno de los dos se tendrá que quedar al frente del partido, pero también se especula con que Alfonso Rodríguez Gómez de Celis podría centrase más en llevar el control de Ferraz. El sevillano, hombre de partido, se autodescarta para estar en La Moncloa. “Si hubiera ministerio de verduras, lo mismo”, bromeaba el viernes en los pasillos del Congreso.

También Sánchez se podría hacer acompañar de Francisco Polo, exdirector de la plataforma Change.org y que lleva meses trabajado en el área de innovación tecnológica. La ex ministra Carmen Calvo se ha convertido también en otra de las mujeres de confianza de Sánchez, y algunos la sitúan en Igualdad -Ministerio que prometió crear el nuevo presidente- pero también se apunta su nombre para volver a Cultura o Justicia. Incluso, se apunta a que podría estar más alto.

El exlendakari Patxi López, aunque se aburrió el viernes de desmentir que iba a ser ministro, también está en las quinielas; así como Mari Luz Martínez Seijo en Educación o la valenciana Susana Ros en el Ministerio de Igualdad si no lo ocupa Calvo. Manuel Escudero o Andrés Perelló también podrían ser llamados por Sánchez.

En lo que se denomina la cuota catalana, se da por seguro que Maritxell Batet estará en el Gobierno, como también que la actual portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Margarita Robles, dará el salto al Gobierno, y aunque muchos la sitúan en Justicia, sus preferencias parece que van por el Ministerio del Interior.

Como en todas las quinielas de Gobierno, que entren unos u otros dependerá del encaje que haga Sánchez que, además, hará un Ejecutivo paritario. Y, además, no se descarta que haya sorpresas, sobre todo, si finalmente se incorporaran los independientes a los que se quiere tantear.