Publicado: 27.12.2015 23:53 |Actualizado: 28.12.2015 00:09

Sánchez tiene las manos libres
para lograr su investidura,
excluyendo el “derecho a decidir”

Más de cuatro horas necesitó la dirección del PSOE y los 'barones' para llegar a una resolución conjunta de cara al Comité Federal de este lunes

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 12
Comentarios:
El secretario general del PSOE y candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / EFE

El secretario general del PSOE y candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / EFE

MADRID.- El PSOE es el partido de “las previas”. Cuando todo apunta a que va a estallar o se va a derrumbar, al final, nunca pasa nada. Al menos, de cara a la galería.
Y es que tras más de cuatro horas de reunión entre el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; y sus dirigentes regionales, al final se consensuó una resolución conjunta que este lunes aprobará el Comité Federal del partido para dar manos libres al líder socialista de intentar su investidura si Mariano Rajoy no logra ser presidente del Gobierno.

Eso sí, con una condición nunca puesta en cuestión por Sánchez: no aceptar ningún acuerdo que incluya la autodeterminación o, como el PSOE la interpreta, “el derecho a decidir”. Para decirlo más claro, sólo cabe acuerdo con Podemos si renuncia al referéndum en Catalunya.



La reunión, no obstante, no estuvo presidida por el ambiente navideño de estas fechas y, sobre este asunto, se pusieron las cosas muy claras por parte de los barones más potentes del partido. Pero Sánchez y la dirección federal no pusieron una pega alguna en un planteamiento que comparten.

Ni habrá pacto con el PP en ningún caso ni se facilitará
la investidura ni de Rajoy

Además, hubo pleno acuerdo en algo que aún se empeñan en dudar del PSOE desde diversos sectores y que es una decisión más que definitiva: no habrá pacto con el PP en ningún caso, ni se facilitará la investidura ni de Mariano Rajoy ni de ningún otro candidato conservador.

Hubo mucha discusión ideológica y de análisis de los resultados del 20-D, donde no faltaron voces autocríticas, ante el peor resultado de la historia del partido. Pero, al final, la sangre no llegó al río y todas las peleas internas quedaron, de nuevo, para más adelante.

Sin fecha para el nuevo Congreso

Ni siquiera se abordó en profundidad el retraso del 39º Congreso del PSOE que decidió la Ejecutiva Federal el pasado lunes. Hasta el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, lo vio lógico: “Es muy difícil que hablemos de cuestiones internas si antes no se arregla la gobernabilidad el país”.

Susana Díaz entró al cónclave socialista por el garaje y salió sonriente por la puerta de Ferraz al lado del presidente asturiano, Javier Fernández, sin nada que objetar al acuerdo.
La dirigente andaluza que parece que se quiere postular para disputar la Secretaría General a Pedro Sánchez sigue esperando a dar el paso pero, al parecer, pensó que este domingo navideño no era el día.

Puede que mañana haya alguna asonada menor. Izquierda Socialista se opondrá a la resolución pactada, y no faltarán voces críticas. Pero, de momento, Sánchez tiene vía libre para intentar su investidura si tiene esa posibilidad. Eso no quita que la guerra interna esté abierta en canal.