Público
Público

Pedro Sánchez presidente Las 200 horas de vértigo que dieron un vuelco al país

Una semana de locura que nadie esperaba tras la aprobación de los Presupuestos. A las once de la mañana del jueves, la sentencia de la Gürtel provocaba un terremoto que acababa en una moción de censura. Al mediodía de este viernes, el Congreso derribaba a Rajoy y aupaba a Pedro Sánchez como presidente

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

Pedro Sánchez, este viernes en el Congreso. REUTERS/Sergio Pérez

Miércoles 23 de mayo. El PNV anuncia, como ya se venía barruntando hace tiempo, que apoyará los Presupuestos del Gobierno. Dice que lo hace "por responsabilidad", y a pesar de que el artículo 155 aún seguía vigente en Catalunya. Horas más tarde, una foto resume en el Congreso la situación del Ejecutivo: el portavoz del partido nacionalista en la Cámara Baja, Aitor Esteban, baja las escaleras del hemiciclo tras aprobarse las cuentas y pasa al lado de Montoro haciéndole una señal con su mano izquierda mientras le apunta con un bolígrafo. El ministro de Hacienda sonríe. La bancada conservadora aplaude. Rajoy respira. Aún no saben la que se les viene encima a la mañana siguiente. La semana catastrófica para el Gobierno que sacudió los cimientos del país y de la política española está a punto de comenzar.

Jueves 24: sale la sentencia de Gürtel y 'Público' desvela que Sánchez presentará una moción contra Rajoy

Pasadas las once de la mañana salta la alarma que desencadena todo: se conoce la sentencia de la primera época del caso Gürtel. A Correa, Bárcenas y su esposa, Pablo Crespo, Alberto López Viejo y un largo etcétera les caen largos años en la trena. Pero lo más importante: el PP, condenado como responsable a título lucrativo por su implicación en los primeros años de actividades de la trama. Es el primer partido en democracia condenado por corrupción y tendrá que pagar cuantiosas multas. Otro golpe a la mandíbula conservadora: el tribunal no se cree la declaración de Rajoy.

Todos los partidos piden cuentas al PP y exigen a Rajoy que dimita. Rivera incluso no descarta romper con el Ejecutivo. Podemos va más allá y reclama al PSOE que lidere una moción de censura que derribe al presidente. Los socialistas no se pronuncian oficialmente, pero Público desvela en primicia a última hora de la tarde que Pedro Sánchez, tras horas de intenso debate con su núcleo duro, ha decidido presentarla al día siguiente.

Viernes 25: el PSOE presenta la moción de censura

El PSOE confirma el avance de este diario: Margarita Robles acude al Congreso a registrar la moción, aún sin el apoyo de la Ejecutiva. Pablo Iglesias se apresura a mostrar su apoyo sin condiciones, mientras que Rajoy acusa a Sánchez de "oportunismo político", dice que la moción es "mala para España, introduce mucha incertidumbre y es lesiva para los intereses de todos" y le resta valor a la sentencia de la Gürtel. El líder del PSOE ya se muestra dispuesto a ser investido con el apoyo de nacionalistas e independentistas, indispensables para que la moción pueda salir adelante. A última hora, Ciudadanos trata de que el debate político dé un giro y propone elecciones anticipadas. Sin embargo, el partido de Rivera mete la pata porque la Constitución no permite un adelanto electoral mientras que hay una moción de censura registrada.

Sábado 26: el PSOE descarta pactar con Ciudadanos

En un primer momento, el PSOE, por medio de José Luis Ábalos, ofrece a Ciudadanos convocar elecciones, pactar con ellos y no con los independentistas. Un discurso que poco después se vendrá abajo. Tras las palabras del número tres socialista, Villegas (Cs) muestra también su disposición a dialogar con el PSOE y propone un "candidato instrumental" que no sea Rivera ni Sánchez. Horas más tarde, Carmen Calvo precisa que esos comicios no van a ser inmediatos, que gobernarán durante un tiempo sin especificar y que no se les pasa por la cabeza pactar con el partido liderado por Rivera.

Mientras, el PDeCAT y el PNV comienzan a abrir la puerta a su apoyo a la moción en el Congreso. Los nacionalistas catalanes, siempre que no se negocie con Ciudadanos; los vascos piden a Sánchez “concreciones”, "regeneración democrática" y "sintonizar con la agenda vasca”. El PNV, clave en la suma final, recela: si la moción sale adelante, teme que se pueda dar marcha atrás a unos Presupuestos que favorecen mucho tanto a los jeltzale como a Euskadi.

Aitor Esteban saluda a Pedro Sánchez este viernes en el Congreso. EFE/J.J. Guillén

Domingo 27: Sánchez planea levantar el veto a más de sesenta proposiciones de ley

Público informa de los planes de Pedro Sánchez: pretende levantar el veto que ha mantenido el Ejecutivo a las más de sesenta proposiciones de ley presentadas en esta legislatura y que han quedado en papel mojado.

Lunes 28: Ciudadanos rompe con Rajoy y el Comité Federal da su apoyo a Sánchez

La maquinaria del Gobierno para desprestigiar a Sánchez y sus posibles aliados para la moción continúa y ya es imparable: medio Ejecutivo sale en tromba a rechazar la decisión del líder del PSOE. Rivera, cumpliendo la amenaza del día de la sentencia de la Gürtel, anuncia que rompe con Rajoy. Le conmina a pactar el final de la legislatura y convocar elecciones o asegura que "negociará" una moción de censura con el PSOE. Por su parte, el Comité Federal de los socialistas da todo su apoyo a Sánchez para seguir adelante con la moción, pero con una línea roja: “sin pactos ni concesiones” a los independentistas a cambio de su voto a favor.

Martes 29: ERC votará a favor; Torra nombra un Govern sin causas pendientes para que se levante el 155

Todos los partidos comienzan ya a moverse a sólo dos días de que se debata la moción en el Congreso. Pedro Sánchez entabla ya contactos con todos los grupos que se pueden inclinar por un “si”. Tiene ya el apoyo confirmado de Podemos y de Compromís desde hace días y ERC también se muestra favorable a desalojar a Rajoy de La Moncloa, según informa Público. El PNV parece depender de los partidos nacionalistas catalanes.

Al mismo tiempo, se produce un movimiento en Catalunya que puede desencallar todo: el nuevo president de la Generalitat, Quim Torra, desbloquea la formación del Govern con el nombramiento de cuatro consellers sin causas pendientes con la Justicia, lo que supone el próximo levantamiento del 155.

Rajoy abandona este viernes en el Congreso. REUTERS/Sergio Pérez

Miércoles 30: el PDeCAT se suma al "sí" y el PNV se inclina por lo mismo tras intensas negociaciones

A veinticuatro horas de la moción, el PDeCAT asegura que votará lo mismo que ERC: un “sí”. El apoyo de los dos partidos nacionalistas catalanes acaba siendo clave para arrastrar al PNV, con quienes tiene muy buena sintonía, al voto a favor. De hecho, a mediodía del miércoles, tanto PP, como PSOE, como Podemos ya dan por seguro que los jeltzale dejarán caer a Rajoy, al que tanto tiempo sostuvieron. Pablo Iglesias, por su parte, conversa con el PNV para tratar de asegurar su “sí”.

Oficialmente, los nacionalistas vascos informan de que no han tomado aún ninguna decisión y de que se reunirán el jueves, tras lo cual decidirán su voto. Público informa de que Pedro Sánchez negoció durante el miércoles con el PNV para lograr su apoyo. Los vascos reclaman que se respeten los Presupuestos que ya han sido aprobados en el Congreso y que así lo anuncie el líder del PSOE el jueves desde la tribuna. Sánchez duda, pero Pablo Iglesias parece convencerle de que acepte. El PNV está pendiente del discurso del socialista al día siguiente.

Jueves 31: comienza la moción; el PNV anuncia su apoyo y Rajoy se atrinchera en un restaurante

Comienza a primera hora de la mañana el debate de la moción de censura en el Congreso. Rajoy y Pedro Sánchez se cruzan duros reproches. El líder del PSOE asegura que no echará atrás las cuentas, como le reclamaba el PNV. Mientras, en el ambiente se respira la tensión de saber si los vascos apoyarán la moción. El portavoz de los jeltzale en el Hemiciclo se hace de rogar. Da un discurso de varios minutos desde la tribuna al tiempo que la cara de Sánchez desde su asiento parece no poder aguantar mucho más la decisión de Aitor Esteban. Finalmente lo anuncia: “Sí”. El PSOE cuenta ya con los votos para derribar a Rajoy y entonces un rumor recorre redacciones y redes sociales: puede que el presidente dimita ese mismo jueves antes de que el viernes se vote la moción.

Un par de horas después, Cospedal rechaza que el todavía presidente lo vaya a dejar antes de que llegue su hora. Rajoy decide no acudir a la sesión de tarde del Congreso que debate que le va a echar. Ante la incredulidad de todo el país, se refugia en un restaurante amigo cercano a la Puerta de Alcalá, en el que pasa ocho horas con parte de su núcleo duro.

Viernes 1: la moción de censura sale adelante: Pedro Sánchez nuevo presidente del Gobierno

Llega el día D. Pasan las once de la mañana, como unos días antes, en la jornada de la sentencia de la Gürtel. Comienza en el Congreso la votación de la moción, que, como se esperaba sale adelante. Una mayoría de partidos desaloja a Rajoy de La Moncloa y coloca ahí a Pedro Sánchez gracias a un PNV que algo más de una semana antes había permitido al Gobierno conservador vivir, pese a tener la soga al cuello. Mientras, Sánchez, séptimo presidente de la democracia, logra auparse a un lugar que no imaginó hace 200 horas.