Publicado: 22.10.2015 18:55 |Actualizado: 23.10.2015 20:30

Pedro Sánchez promete acabar con el déficit en 2019

El secretario general del PSOE dice que puede recaudar hasta 25.000 millones de euros sin subir los impuestos a las clases medias y trabajadoras

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Pedro Sánchez, con César Luena e Irene Lozano, en Madrid.  / ÁNGEL DÍAZ (EFE)

Pedro Sánchez, con César Luena e Irene Lozano, en Madrid. / ÁNGEL DÍAZ (EFE)

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que también es doctor en Economía, presentó este jueves su propuesta económica y de reforma fiscal, prometiendo una conjunción planetaria en la que asegura que “cuadrará la cuentas en 2019” y acabará con el déficit; recaudará 25.000 mil millones de euros más en esta etapa sin subir los impuestos a las clases medias y trabajadoras y, todo ello, duplicando la inversión en I+D+i y recuperando los niveles que hubo de ayuda al desarrollo.

Para presentar su apuesta económica, estuvo de anfitrión el ex ministro Jordi Sevilla, que estuvo más prudente y aseguró que el PSOE ha hecho “un programa económico para gobernar” y que no se ha hecho “en dos tardes”.

Sevilla incidió en que España necesita profundas reformas y un nuevo modelo energético, pero sobre todo aseguró que se ha hecho un proyecto “que quiere hacerse posible gobernando”.

Sánchez dio muestras de que se conocía bien su propuesta económica, y la quiso defender, también desde un aspecto realista: “No nos vamos a pelear con la realidad, vamos a cambiarla”.



El líder del PSOE indicó que él busca la economía 4.0 y que España encuentre fórmulas de cómo ganarse la vida y, por ello, anunció que quiere apostar por sectores avanzados de alto valor añadido.

Señaló que habrá medidas para ampliar el tamaño de las empresas y que el Gobierno será garante de los riesgos que puedan asumir. “Vamos a gestionar una financiación pública de forma inteligente, buscando la creación de empleo de alta calidad”, afirmó.

Sánchez también dedicó mucho tiempo para hablar de la transición energética. Prometió una auditoría de los costes de la tarifa eléctrica, eliminar el denominado “impuesto al sol” y crear un nuevo por las emisiones de Co2.

Aseguró también que los socialistas están comprometidos con la estabilidad presupuestaria en España, “y las cuentas estarán cuadradas en 2019, con una política económica distinta a la del Partido Popular”, dijo.

Para ello, aseguró que la reforma fiscal que plantea busca que, de forma progresiva, pague más quien más tiene, pero sin subir impuestos a las clases medias. Indicó que espera lograr recaudación, más allá de la coyuntura económica, con un plan de lucha contra el fraude fiscal, con un tipo mínimo del 15% del impuesto de sociedades y el restableciendo los impuestos en Sucesiones y Patrimonio. También habrá una fiscalidad medioambiental.

Sánchez acabó diciendo que busca “una política fiscal en la que no paguen sólo los que tienen una nómina” para lograr tres objetivos: crear empleo de calidad, reparar los daños hecho por el PP al Estado de Bienestar y combatir la pobreza.

Irene Lozano estuvo en la sala, sentada al lado del secretario de Organización del PSOE, César Luena, y todo el equipo económico del PSOE. También Manuel de la Rocha (hijo), responsable económico de la Ejecutiva Federal del PSOE. Pero él no habló.