Publicado: 19.09.2016 21:53 |Actualizado: 19.09.2016 23:30

Pedro Sánchez redobla su participación en la campaña vasca ante el miedo a un descalabro 

El líder socialista incrementa su presencia en Euskadi, donde distintas encuestas pronostican un descalabro electoral. Este martes defenderá el autogobierno en Gernika y el jueves se desplazará a la Margen Izquierda de Bizkaia, un antiguo feudo socialista que hoy está en manos del PNV.

Publicidad
Media: 2
Votos: 5
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto a la candidata socialista a lehendakari, Idoia Mendia (d),poco antes del acto electoral de la campaña vasca celebrado San Sebastián la semana pasada. EFE/ Juan Herrero.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto a la candidata socialista a lehendakari, Idoia Mendia (d),poco antes del acto electoral de la campaña vasca celebrado San Sebastián la semana pasada. EFE/ Juan Herrero.

BILBAO.- Dentro de unos años, cuando los socialistas vascos rememoren la campaña para las elecciones autonómicas de 2016, se acordarán de Pedro Sánchez. No es para menos. El secretario general del PSOE se ha convertido en uno de los principales apoyos de su candidata en Euskadi, Idoia Mendia, junto a quien protagonizará más actos de los originalmente previstos en la hoja de ruta del PSE. Su objetivo: reforzar a su partido en un momento difícil para Euskadi, pero también para Madrid.

Si las encuestas no mienten, esta formación podría perder hasta la mitad de sus escaños en el Parlamento Vasco, lo que supondría el peor resultado de su historia en este territorio. Suena dramático, pero en el PSE lo relativizan: según los datos internos que manejan en el entorno de Mendia, los votantes no les castigarán con tanta saña –ahora tienen 16 parlamentarios, mientras que los distintos sondeos les atribuyen entre 7 y 9 representantes para la próxima legislatura-.

En ese contexto, el PSE ha coordinado otros dos mítines de Sánchez en Euskadi, que se sumarán a los dos actos que ya celebró durante la primera semana de campaña en Vitoria y en Donostia –en esta última ciudad también había estado a principios de mes para participar en la presentación de los candidatos al Parlamento Vasco-. Este martes tocará Gernika. El secretario general del PSOE acudirá junto a su candidata a lehendakari a la mítica Casa de Juntas de esta localidad, donde protagonizarán un acto a favor del autogobierno. Según ha podido confirmar Público, Sánchez volverá a Euskadi este jueves para visitar Bilbao –la única capital vasca en la que aún no había estado durante esta campaña- y la Margen Izquierda de Bizkaia, un antiguo feudo del PSE que ahora controla casi en su totalidad el PNV.



Tanto sus visitas a Euskadi como las elecciones del domingo coinciden con un momento muy especial –por no decir delicado- para Sánchez, quien se juega su liderazgo frente a aquellos barones que cuestionan la posición actual del partido respecto a la investidura de Mariano Rajoy. Si los resultados en Euskadi son tan malos como dicen las encuestas, los cuestionamientos hacia el secretario general del PSOE no harían más que aumentar, lo que podría debilitar su postura contraria a cualquier tipo de acuerdo que facilite otros cuatro años de gobierno conservador.

Frotándose las manos

En efecto, Rajoy -que ahora espera hasta el día después de las elecciones vascas y gallegas para tratar de aclarar su futuro- trataría de sacarle el máximo provecho a una caída socialista en Euskadi y Galicia. Mientras aguarda ese desenlace, el presidente en funciones también sigue comprometido con la campaña electoral vasca. De hecho, este martes estará en Donostia, donde visitará la empresa Tecnalia. De allí se irá hasta la Plaza Santa Catalina, lugar elegido por los populares para instalar uno de los inventos de esta campaña: la “Gilda Truck”, una furgoneta azul tipo salchichauto desde la que reparten pintxos entre los ciudadanos –o posibles votantes, depende cómo se mire-. Será la segunda visita de Rajoy a Euskadi en 96 horas, y aún queda más: el viernes estará en el cierre de campaña de su candidato a lehendakari, Alfonso Alonso.

Tal como ya hiciera el pasado sábado en Bilbao, el presidente en funciones aprovechará estos actos para hablar de Euskadi, pero también de Madrid: en el mitin de la capital vizcaína acusó a su contrincante socialista de “antipatriota” por negarse a alcanzar un acuerdo que impida unas terceras elecciones. Sin embargo, en filas del PSE tienen muy claro que el “no es no” de Sánchez a Rajoy tiene muy buen tirón entre su militancia vasca. Así quedó demostrado en el mitin socialista del pasado sábado en el barrio donostiarra de Intxaurrondo: cuando el máximo responsable del PSOE recalcó su negativa a facilitar un nuevo gobierno del PP, el público respondió con uno de los aplausos más sonoros de la jornada. Dicho de otra manera, ni Euskadi es Andalucía ni Idoia Mendia es Susana Díaz.

PSE recibe a Sare

Mientras los socialistas vascos seguían con sus planes de campaña, la red ciudadana Sare –dedicada a denunciar la situación que atraviesan los presos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale- daba a conocer que había mantenido un encuentro con el PSE. La reunión se produjo en el marco de los contactos políticos impulsados por la citada plataforma para dar a conocer la campaña “Yo acuso”, con la que pretenden conseguir un cambio en la política penitenciaria del gobierno central. La encargada de recibirles fue Rafaela Romero, portavoz de la formación socialista en las Juntas de Gipuzkoa. Poco después de difundir una foto de ese encuentro, Sare anunció que este martes se reunirán con integrantes de Elkarrekin Podemos.