Publicado: 14.03.2016 21:17 |Actualizado: 14.03.2016 23:30

Pedro Sánchez, entre ir a la segunda investidura y las primarias al 39º Congreso socialista

Ferraz se marca el 15 de abril como fecha límite para saber si hay alguna posibilidad de acuerdo o se repetirán las elecciones

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, entra en el hemiciclo del Congreso para el fallido debate de investidura. REUTERS/Juan Medina

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, entra en el hemiciclo del Congreso para el fallido debate de investidura. REUTERS/Juan Medina

MADRD.- Todo está en el aire en el PSOE y, lo más sorprendente, es que parece que no hay prisas ni nerviosismo. Desde la dirección federal se dice que Pedro Sánchez sigue con su agenda política, manteniendo una estrategia “de esas que no se cuentan”.

En principio, esta semana es para visualizar en el Pleno de este martes que pueden existir entendimientos con Podemos al compartir varias votaciones en el Congreso y, además, para seguir con los acercamientos a sectores sociales. No parece que vayan a darse pasos más significativos, ni en la Semana Santa tampoco. Salvo que, como dice un veterano socialista, se vuelva a “las negociaciones en serio” y se dejen ya de tanta “luz, taquígrafos y ruedas de prensa”. Para eso, la época vacacional es la mejor, y ya hubo varias crisis de Gobierno cuando el país estaba de procesiones o de playas.



Si eso no ocurre, al PSOE durante este tiempo le interesa remarcar el discurso de que Mariano Rajoy sigue en el Gobierno porque Podemos ha querido, y tampoco Ferraz oculta que el partido de Pablo Iglesias está sufriendo un importante desgaste por sus problemas internos y por cómo ha gestionado toda la negociación de la investidura de Sánchez, aunque juran que el PSOE no está detrás de sus conflictos, ni quiere entrometerse.

El PSOE va a mantener su discurso de que Mariano Rajoy sigue en el Gobierno porque Podemos ha querido

Pero el juego socialista tiene fecha de caducidad. Y, con toda seguridad, antes del 15 de abril se sabrá si hay alguna posibilidad de acuerdo o se repetirán elecciones. Aunque el plazo para la convocatoria electoral no caduca hasta el 2 de mayo, todo apunta que entre los últimos días de marzo y la primera quincena de abril, el PSOE pondrá todas las cartas sobre la mesa para intentar por segunda vez que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno.

Hay motivos externos e internos. El 15 de abril se abre el plazo para empezar a recoger avales de cara a las primarias para la Secretaría General del PSOE. Aunque el líder socialista tiene más que aseguradas las firmas suficientes, tendría que compaginar la negociación con el inicio de la campaña interna en el partido. Por ello, en Ferraz se da por hecho que por esa fecha Sánchez ya estará camino de La Moncloa o envuelto en las primarias para la dirección del PSOE… si hay Congreso.

Y es que el otro lío está en si se mantiene el 39 Congreso Federal, y todo apunta a que dependerá si hay elecciones… o no. La decisión será consensuada y sin traumas, dicen en Ferraz, pero la mayoría entiende que si hay nuevos comicios no tiene sentido enfrascarse un mes antes en un Congreso, salvo que sea una alfombra roja para Pedro Sánchez.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el 42 Congreso Confederal de UGT. EFE/Javier Lizón

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el 42 Congreso Confederal de UGT. EFE/Javier Lizón

En Ferraz se sigue dando por hecho que Sánchez será presidente del Gobierno y se sabrá antes de mediados de abril, pero no aclaran cómo lo conseguirán. El PSOE sigue aferrado al acuerdo con Ciudadanos, aunque saben que Podemos mantiene que no se sentarán a negociar con el partido de Albert Rivera. Sigue aferrado a rechazar el llamado “derecho a decidir” o a un referéndum en Catalunya, y sigue aferrado a no contar con los apoyos ni por activa ni por pasiva de los partidos independentistas. Nadie sabe cómo quiere resolver así el Sudoku.

Desde la dirección socialista se pide “paciencia y tranquilidad” y que se van dando pasos, y aseguran que habrá más movimientos en los días que quedan para el supuesto acuerdo que busca Sánchez, en teoría imposible, para llegar con los votos de Ciudadanos y Podemos. Eso sí, el PSOE insiste una vez más en que es su única opción: ni con el PP, ni con lo que llaman “una izquierda que no suma” y que necesita a los independentistas. O será así, o no será.