Público
Público

La pelea por la sucesión de Rajoy Santamaría y Cospedal dicen que "la sangre no llegará al río" en la batalla sucesoria

Desde el entorno de la exvicepresidenta del Gobierno y la secretaria general de los conservadores se muestran optimistas, y afirman que no habrá "juego sucio" en su carrera para hacerse con la Presidencia del PP, mientras en su partido sostienen que sí habrá duros combates. Desde la candidatura de Cospedal apuntan que han ofrecido sumarse a Pablo Casado a su iniciativa, sin éxito.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

La exvicepresidenta del Gobierno y candidata a liderar el PP, Soraya Sáenz de Santamaría (d), y la exministra de Defensa y candidata a liderar al PP, María Dolores de Cospedal (i), se saludan durante el pleno del Congreso. /EFE

Seis candidatos se disputarán a lo largo del próximo mes la Presidencia del PP, y dos de ellas fueron los pesos pesados de Mariano Rajoy en el Gobierno y en el partido: Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. Éste era uno de los escenarios más temidos en el PP, donde distintos dirigentes alertaban del riesgo de un combate descarnado entre ambas candidatas. Hoy, ellas sostienen que el camino hacia el XIX Congreso del PP, que se saldará los días 20 y 21 de julio, va a ser mucho más tranquilo de lo augurado, que "la sangre no va a llegar al río".

En el entorno de Cospedal sostienen que en el PP todos son "mayores" como para saber "estar a la altura de las circunstancias", y reconocen que a la número dos del PP "no le gusta" la situación

Así lo transmiten a Público fuentes del entorno de la secretaria general y exministra de Defensa, que rechazan que Cospedal vaya a entrar "en el juego sucio". Lo fundamentan afirmando que no puede pasar de ser la secretaria general de los conservadores durante los últimos 10 años, a actuar de forma que pueda perjudicar a los suyos. Sostienen que en el PP todos son "mayores" como para saber "estar a la altura de las circunstancias", y sólo reconocen que a Cospedal "no le gusta" esta situación.

De forma similar se manifiestan personas cercanas a la exvicepresidenta del Gobierno y hoy diputada en el Congreso. Afirman que Santamaría "no ve" la opción de que la batalla sea "dura", y sostienen que en ningún caso ella entraría en ese juego.

No obstante, sus palabras no consiguen aplacar los temores que manifiestan otros dirigentes del partido: es la primera vez en sus 30 años de historia que el PP elige a su líder por votación de los militantes, y distintos dirigentes consultados insisten en que absolutamente todas las opciones están sobre la mesa: "Podría ocurrir cualquier cosa", resumen.

Difícilmente se podrá tomar una foto fija del proceso hasta la votación de los militantes, el 5 de julio

Una reciente encuesta publicada por El Periódico señalaba a Santamaría como la mejor valorada entre quienes están en la carrera sucesoria, tanto por votantes del PP como por quienes no casan con sus planteamientos.

Cospedal, por su parte, tiene en sus manos el control del partido, conoce al dedillo el aparato que ha ido tejiendo y supervisando durante los últimos diez años. Además, si en una primera fase sólo votan los militantes, y únicamente dos personas pasan a la segunda ronda, en esta votación definitiva quienes se pronuncian son los compromisarios, y aquí el poder de Cospedal puede jugar un papel clave.

Ninguna de las candidatas responde cuando se les pregunta si tomaron su decisión de postularse antes o después de que Feijóo comunicase su intención de seguir en Galicia

Lo único claro, en particular tras la sorpresiva renuncia de Alberto Núñez-Feijóo a la batalla sucesoria, es que todo está abierto, y que difícilmente se podrá tomar una foto fija hasta la votación de los militantes, el 5 de julio. Antes, tendrá lugar una campaña interna en la que incluso podría darse un debate entre los seis candidatos.

La última palabra sobre su posible celebración corresponde al Comité Organizador del Congreso (COC), que previsiblemente se pronunciará al respecto este viernes. Preguntados por esta cuestión, entre los cercanos a Santamaría y Cospedal no quieren desvelar si las candidatas apoyarían su celebración. El silencio es en este caso la respuesta, como ocurre cuando se les pregunta si tomaron la decisión de postularse, anunciada este martes, antes o después de que Feijóo comunicase su intención de seguir en Galicia.

La oferta de Cospedal a Casado

En otro orden de cosas, fuentes de la candidatura de Cospedal afirman que recientemente ofrecieron al vicesecretario de Comunicación del PP y también candidato, Pablo Casado, que se integrase en la lista de la secretaria general, sin lograr convencerlo.

Cospedal y Santamaría suenan como claras favoritas, pero hay quienes apuntan que Casado también tiene opciones. Este martes, en declaraciones en el patio del Congreso de los Diputados, Casado afirmó que mantendría su candidatura hasta el final, pero no concretó si esto significa que descarta integrarse en una de las candidaturas que a priori cuentan con más opciones, si finalmente estas triunfan. El procedimiento establece que, de los seis precandidatos, sólo dos pasen a la segunda vuelta.

Además de Cospedal, Santamaría y Casado, han anunciado que se postularán el exministro de Exteriores y diputado, José Manuel García-Margallo, el expresidente de Nuevas Generaciones en Valencia, José Luis Bayo, y el diputado y secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García Hernández, que fue el primero en anunciar este paso.

Este miércoles, la mayoría de ellos tendrán que desfilar por la sede del partido, en la madrileña calle Génova, y se espera que aprovechen para presentar a sus respectivos equipos. Revisados los 100 avales que debe presentar cada uno, y proclamados precandidatos en los próximos días, tendrán desde el sábado para desarrollar sus respectivas campañas. Llegados a este punto, previsiblemente ya podrá tomarse la temperatura a esta campaña, para descartar o confirmar la cruenta batalla que temen entre las filas del PP