Público
Público

Las perlas de Trillo sobre el Yak-42

El ex ministro de Defensa mintió tanto a los familiares de las víctimas como a la opinión pública en varios aspectos clave del accidente. Estos son algunos de esas mentiras.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

El entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, en el lugar del accidente, el 27 de mayo de 2003. .-CHEMA MOYA (EFE)

MADRID.- Trece años después de la tragedia del Yak-42, el Consejo de Estado ha dado la razón a los familiares de los 62 militares españoles que perecieron en el accidente en Turquía. El Ministerio de Defensa, del que Federico Trillo era titular entonces, tuvo responsabilidad directa en el siniestro. Sin embargo, Trillo nunca llegó a sentarse en el banquillo de los acusados y pasó a ocupar, años después, el puesto de embajador de España en Reino Unido sin haber asumido ninguna responsabilidad política. Fue un retiro dorado después de una lista de afrentas a los familiares de las víctimas y a la ciudadanía española que fueron cayendo por su propio peso a medida que se fueron conociendo más datos del accidente.

"Era un buen avión"

En junio de 2003, apenas una semana después del accidente, Trillo aseguraba en su comparecencia en el Congreso para explicar la actuación del Ministerio: "Según todos los informes técnicos, el Yak-42 era un buen avión". El ministro también afirmó que el siniestro se debió a un "dramático error humano", ya que la aeronave pasó un "completa revisión" tras una década volando.

Después se fueron conociendo las confesiones previas al accidente de algunos de los militares a amigos y familiares en las que expresaban sus temores por el mal estado de estos aviones. Este extremo fue denunciado también en el Congreso por el grupo socialista meses antes de la tragedia. La comisión internacional que investigó el accidente concluyó que se debió al cansancio de la tripulación, fallos al aterrizar y numerosas deficiencias en el avión.

La caja negra, "intacta"

El Ministerio de Defensa informó de que las cajas negras del avión "se encontraban intactas". Una semana después, Turquía afirmaba que no funcionaba y que no se grabaron las conversaciones entre los pilotos. Una vez que se conoció este dato, Trillo aseguró en un comunicado: "No es cierto que la avería del grabador que recoge las conversaciones en la cabina de la tripulación del avión impida conocer las causas del accidente"

"Dedicación ejemplar" turca en la identificación de los cuerpos

Los traslados e identificaciones [de las víctimas] se hicieron siguiendo los parámetros españoles [...] Fue una dedicación ejemplar de las autoridades turcas", aseguró Trillo a la Cadena Ser en 2004. Años después, tras la investigación derivada de una querella de los familiares, pruebas de ADN concluyeron que 30 víctimas se habían repatriado sin identificar, que se habían entregado a las familias y enterrado restos mortales mezclados y que el proceso de identificación fue irregular. Trillo negó "rotundamente" que varios militares fallecidos fueran enterrados sin identificar. La Audiencia Nacional condenó a un total de seis años a tres militares imputados por falsedad documental. Dos de ellos fueron indultados con la llegada de Rajoy al Gobierno.

"Tengo que respetar la sentencia, pero no que compartirla"

Después de conocerse la sentencia, en 2009, Trillo compareció en rueda de prensa para valorarla. "Tengo que respetar la sentencia, pero no que compartirla", aseguró durante su intervención, después de una larga lista de justificaciones y defensa de su actuación y de sus colaboradores y de acusar a los medios de comunicación y a la oposición de realizar un "juicio paralelo" en el que se le condenaba.

Hoy, el Consejo de Estado vuelve a quitarle la razón mientras sigue siendo embajador de España en Reino Unido.