Publicado: 18.09.2015 07:47 |Actualizado: 18.09.2015 08:24

La pertenencia de Catalunya a la UE, tema estrella del primer debate televisivo entre los candidatos

Dirigentes políticos catalanes discuten sobre la existencia o no de motivos para la ruptura de Catalunya con España y sobre la viabilidad económica de un eventual nuevo estado.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Los candidatos a las elecciones catalanas, Lluis Rabell (Si que es Pot), Anna Gabriel (CUP), Inés Arrimadas (Ciutadans), Miquel Iceta (PSC), Raul Romeva (Junts pel Si), Xavier Garcia Albiol (PPC) y Ramón Espadaler (Uniò), justo antes del debate. / EFE

Los candidatos a las elecciones catalanas, Lluis Rabell (Si que es Pot), Anna Gabriel (CUP), Inés Arrimadas (Ciutadans), Miquel Iceta (PSC), Raul Romeva (Junts pel Si), Xavier Garcia Albiol (PPC) y Ramón Espadaler (Uniò), justo antes del debate. / EFE

BARCELONA. — La permanencia o exclusión de Catalunya de la Unión Europea, en el caso de que declarara su independencia, fue el tema estrella en el debate televisivo en 8TV de este jueves entre representantes de las siete fuerzas de mayor peso entre las que se presentan a las elecciones del 27 de septiembre. Un debate en el que, si algo quedó claro, fue que estos comicios son del todo excepcionales. Parece que ya nadie discute esa realidad.

Raül Romeva, que encabeza Junts pel Sí, la lista que las encuestas sitúan como posible vencedora de las elecciones, defendió en solitario la hipótesis según la cual los tratados europeos no contemplan en ninguno de sus artículos la posibilidad de que Catalunya tenga que quedar fuera de la Unión.



Tanto Miquel Iceta (PSC), como Inés Arrimadas (Ciutadans), Xavier Garcia Albiol (PP) o Ramon Espadaler (PSC) le reprocharon su negativa a aceptar lo que a ellos les parece evidente: que Catalunya quedaría automáticamente excluida de la UE.

Iceta fue quizás el que entró en polémica con Romeva con mayor vehemencia: "Pensar que un trozo que se separa de España será aceptado en la UE es soñar tortillas". "No nos podemos permitir estar ni 24 horas fuera de la UE", añadió el dirigente socialista. "Es evidente que un proceso unilateral que no respeta las leyes de un Estado miembro no tendrá el reconocimiento de nadie", dijo.

La representante de la CUP, Anna Gabriel, no quiso entrar en ese terreno y se limitó a poner en cuestión la propia conveniencia de pertenecer a la Unión, porque en su opinión, actualmente, "no es un espacio de libertad y de progreso".

Lluís Rabell, de Catalunya Sí que es Pot, también criticó las políticas de la UE, pero puso el acento en el papel de la opinión pública europea, que según él, no reconocería una vía unilateral pero sí el resultado de "un referéndum legal con garantías democráticas".

Romeva intentó hacer valer su experiencia de 10 años como eurodiputado, para significar que "el proyecto europeo es esencialmente pragmático" y puso como ejemplo la incorporación de países como Eslovenia o la hipótesis de un triunfo del Sí en el referéndum escocés.

Los momentos para el rifirrafe, no obstante, llegaron a lo hora de discutir sobre las inevitables acusaciones de corrupción. Rabell recordó a Arrimadas el apoyo de su partido al PP: "Ustedes hacen de muleta del partido más corrupto del país" le dijo. García Albiol, se sintió aludido, y terció para recordar que Ciudadanos apoya a los socialistas en Andalucía."Hemos enviado los corruptos a su casa", se defendió Arrimadas. Y entonces salió al paso Iceta para asegurar que ni Griñán ni Chaves se llevaron nunca nada de dinero.

"El único que rompe con el Estado de derecho es el PP. Aquí sí que ha habido una ruptura", señaló Romeva

Discutían de todo eso en la parte que los moderadores del debate, organizado por 8TV, dedicaron al contraste de opiniones en torno a la viabilidad económica del proceso hacia la independencia.

Anna Gabriel defendió la necesidad de combatir el fraude fiscal, de rechazar el pago de la deuda y la conveniencia de “sentar las bases de une nueva economía”.

Iceta puso el acento en los "costes inevitables" de cualquier secesión, Rabell denunció la similitud entre políticas de PP y Convergència en el terreno económico y García Albiol recurrió al argumento de los riesgos que correrían los pensionistas.

Romeva y Gabriel lamentaron que se quiera atemorizar a la población, que se haga política sobre la base del miedo y en diferentes momentos uno y otra aseguraron que “los costes de seguir como hasta ahora sí que son enormes”.

Pero lo primero que se había planteado como tema a debatir en la cadena del grupo Godó era la existencia o no de motivos para la ruptura de Catalunya con España.

Romeva dijo que Junts pel Sí "no trata de romper nada" con su apuesta por la independencia, sino que pretende "dar una respuesta a las demandas legítimas" de los miles de personas que ha salido a la calle en los últimos años para reclamar un referéndum.

Iceta aconsejó que antes plantearse la ruptura con España se dé "una oportunidad a un nuevo pacto"

"El único que rompe con el Estado de derecho es el PP. Aquí sí que ha habido una ruptura", señaló Romeva, que acusó al Gobierno de Mariano Rajoy de "hacer todo lo posible para complicar la vida a la gente" que vive en Catalunya.

Albiol, entonces dijo que es el soberanismo el que "plantea saltarse las normas de convivencia" y trata de "caldear el ambiente" para tapar la "mala gestión" del Govern.

Según el candidato del PP, la culpa de las tensiones nacionales cabe atribuirla a la "deslealtad" del presidente de la Generalitat, Artur Mas, que en el 2012 exigió a Rajoy un pacto fiscal en un mal momento para las finanzas públicas españolas.

Iceta aconsejó que antes plantearse la ruptura con España se dé "una oportunidad a un nuevo pacto" con el Gobierno que salga de las elecciones generales.

El líder socialista aventuró que, en cualquier caso, "romper con España dañaría las relaciones con el resto de españoles".

Arrimadas otorgó reiteradamente Rabell la condición de independentista, a pesar de sus desmentidos, y de su insistencia en explicar su apuesta por celebrar un referéndum para que se pronuncien los catalanes.

Anna Gabriel admitió que "desgraciadamente" hay que hablar de "ruptura", porque "al otro lado no hay un Estado democrático".