Publicado: 13.04.2015 23:38 |Actualizado: 14.04.2015 07:39

Podemos pide a Lagarde renegociar deudas y ella no perdona a Grecia: "Tiene que cumplir"

La eurodiputada Lola Sánchez exige en Washington al FMI que tenga en cuenta los derechos humanos a la hora de hablar de la deuda de los estados. Guinea pide la condonación de parte de su deuda por la crisis del ébola, y Lagarde se pone de perfil  

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
Christine Lagarde, en una imagen de archivo. REUTERS

Christine Lagarde, en una imagen de archivo. REUTERS

MADRID.- Ni derechos humanos ni epidemias que se ensañan con los más pobres ante la indiferencia de la comunidad internacional: no son motivo para reestructurar las deudas nacionales, aunque sean heredadas de gobiernos anteriores. Esta es la lectura que hace de las respuestas del Fondo Monetario Internacional (FMI)  la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez, que este lunes exigió a la institución que parta del enfoque de los derechos humanos a la hora de abordar las conversaciones sobre esta deuda.
 
"En dos días no se ha escuchado una sola mención a los derechos humanos. Ni por parte de los ponentes ni por parte de los diputados", denuncia a Público Sánchez, tras participar en el encuentro anual del Parliamentary Network del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. La red agrupa a diputados de distintos niveles de 140 países, y persigue incrementar la transparencia y la rendición de cuentas de las acciones del FMI y del Banco Mundial: son dos instituciones supranacionales no elegidas democráticamente que, sin embargo, tienen un gran peso en las políticas que dictan los distintos gobiernos, y que a menudo juzgan las actuaciones de los distintos ejecutivos.



Es justo lo que ha vuelto a hacer este lunes la presidenta del FMI, Christine Lagarde. Ante una pregunta sobre la situación en Grecia formulada por un parlamentario lituano, la francesa ha vuelto a cortarle las alas al Gobierno de Alexis Tsipras: "Las autoridades griegas, pese a su poca experiencia en el gobierno, deben tomar conciencia de la necesidad de continuar con los compromisos adquiridos", sentenciaba, apenas unos días después de que el Ejecutivo de Syriza se haya puesto al día en sus obligaciones de pago correspondientes al mes de abril (460 millones de euros).

"Es una falta absoluta de respeto a la voluntad popular, la soberanía popular a esta gente es lo que menos le importa. Hay que cambiarlo desde abajo", dice Sánchez

"Esta mujer sólo piensa en los poderosos", critica Sánchez. "Es una falta absoluta de respeto a la voluntad popular, la soberanía popular a esta gente es lo que menos le importa. Hay que cambiar esto desde abajo, hay que empezar a cambiar gobiernos", apostilla. 

La europarlamentaria de Podemos ha sido invitada al encuentro por su responsabilidad como coordinadora del Grupo de la Izquierda Europea (GUE/NGL) en la Comisión de Desarrollo de la Eurocámara, siendo la única española presente en el encuentro.  "Resulta sorprendente que ningún senador o diputado español haya podido venir", ha afeado, recordando el peso que han tenido las recomendaciones del FMI sobre los países del sur de Europa.  

Sí había varios representantes de países en desarrollo en la cumbre, entre ellos un parlamentario de Guinea. Junto Sierra Leona y Liberia, Guiena es uno de los países más afectados por la feroz epidemia de ébola que en un año se ha cobrado más de 10.000 vidas en África, y que en España ha quedado relegada a un segundo plano. 

El parlamentario guineano ha aprovechado la oportunidad para solicitar al FMI la condonación de parte de la deuda del país, que lucha contra el azote de la enfermedad ante la pasividad de la mayor parte de la comunidad internacional. Lagarde, esquiva, ha optado por echar balones fuera y dejar entornada la puerta a una renegociación. Eso sí, "nunca a quitas, aunque era lo que le pedían", critica Sánchez.  

La eurodiputada de Podemos se ha cuestionado cómo es posible que la presidenta del FMI haya recibido aplausos a su entrada en la sala, teniendo en cuenta que los presentes eran representantes de países en vías de desarrollo. "Ellos llevan sufriendo estas políticas 20 años", ha destacado Sánchez: "El sistema de representación debe fallar, porque no parecen estar representando la voluntad de sus pueblos"