Público
Público

Piketty: "Podemos y Syriza son partidos proeuropeos, no deberíamos temerlos"

El prestigioso economista francés Thomas Piketty denuncia el aumento de la desigualdad en los países europeos y niega que exista un solo camino para salir de la crisis.

Publicidad
Media: 4.53
Votos: 15

Thomas Piketty, en una imagen de archivo. REUTERS

MADRID- No hay un sólo camino, es posible aplicar otras recetas para salir de la crisis económica, reduciendo de paso la desigualdad entre los más ricos y los más pobres. Es la tesis del economista galo Thomas Piketty, que este jueves ha presentado en Madrid la edición en castellano de su último libro, en un acto en el que ha denunciado el progresivo aumento de la riqueza de los más ricos en los últimos 50 años.

Con la presentación de El Capital en el Siglo XXI, Piketty da comienzo este jueves a la visita a España que en apenas 24 horas le llevará a distintos platós televisivos y a encontrarse con Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, secretarios generales de Podemos y el PSOE, respectivamente.

Preguntado por las recetas económicas que promulga el partido de Igleisas, Piketty ha rechazado unirse a quienes impulsan la campaña del miedo contra Podemos o Syriza, y no ha podido ser más claro en su respuesta: "Podemos y Syriza son partidos proeuropeos, no deberíamos temerlos", ha esgrimido el economista. De hecho, ha asegurado que habría que "aprender de ellos", para después celebrar que existan nuevas formaciones políticas que busquen aplicar políticas alternativas a las del poder neoliberal.

En esta línea, el economista se ha referido a la formación de Iglesias como "un partido nuevo que está teniendo mucho éxito", para después apuntar que en Francia también han surgido otros partidos "y son mucho más peligrosos".

De hecho, y en una clara alusión a partidos en la órbita del ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen -cuya victoria en los próximos comicios franceses le parecería "desastrosa"-, Piketty ha defendido que sin duda es mejor tener una "conmoción política" que venga de la extrema izquierda que de la extrema derecha.

Para Piketty es mejor una "conmoción política" que venga de la extrema izquierda y no de la extrema derecha

El economista galo se ha centrado en su análisis en EEUU y algunos países europeos como Francia o Italia –apenas se ha detenido en España-, para denunciar que parte de la transferencia del capital público al sector privado ha tenido lugar a través de privatizaciones, asegurando no obstante que estos procesos no siempre son negativos.

Piketty ha tomado como base la idea de que todos los que residen en un país determinado se benefician del crecimiento económico, pero el problema llega cuando en los últimos años el porcentaje de estas riquezas que va a parar a manos de los más acaudalados aumenta de forma considerable. “Cuando en EEUU los más ricos pasan de contar con un tercio de la riqueza a hacerse con la mitad es un cambio inmenso. Hay un equilibrio nacional que cambia”.

En cualquier caso, y como ya advierte en su obra más reciente, otro de los problemas fundamentales de la UE es el hecho de destinar “más dinero para pagar intereses bancarios que para sostener el sistema educativo”. “La política más importante para reducir la desigualdad es invertir en educación”, zanja.

El Fondo de Cultura Económica edita la edición en castellano de El Capital en el Siglo XXI. El veterano periodista Miguel Ángel Aguilar ha sido el encargado de presentar al economista francés, poniendo de relieve la difusión alcanzada por sus trabajos en el mundo académico, a pesar de que otros expertos han intentado “restar valor” a su investigación. Antes de comenzar el acto, que se ha prolongado durante más de dos horas en el Círculo de Bellas Artes, los asistentes han guardado un minuto de silencio por el atentado contra la redacción de Charlie Hebdo, en el que este miércoles perdieron la vida 12 personas.

“La opacidad financiera se debe a motivos ideológicos”

Piketty ha criticado el escándalo del Lukleaks, el secretismo bancario que aplican países como Suiza, y la necesidad de poner coto a esta política bancaria con sanciones. “La opacidad financiera se debe a motivos idológicos”, sostiene.

También ha defendido que la existencia de una moneda única compartida por países que deben pagar sus propias deudas “no puede funcionar”, por lo que sugiere la imposición de un tipo de interés único, para generar confianza en la Eurozona. “Francia y Alemania han sido egoístas por tener un tipo de interés muy bajo y no compartirlo”, apunta.

De hecho, el economista recuerda que los tratados europeos se pueden cambiar, y que a pesar de que el nivel de hipocresía de las élites es “impresionante”, la UE está a tiempo para aplicar políticas que logren un cambio económico y social. “Hay oportunidad de democratizar las instituciones europeas, pero no habrá cambio si los países se siguen aferrando a lo que tienen hoy”, zanja.