Público
Público

El plantón de Susana Díaz a la 'Escuela de Gobierno' frustra el intento de Sánchez de proyectar un PSOE unido

La presidenta andaluza ha esperado hasta el último minuto para comunicar que no asistirá a la Escuela de Gobierno organizada por la dirección federal que comienza hoy. Díaz se ha colocado un acto institucional menor el sábado para justificar su ausencia en el foro socialista

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y la presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en uno de sus últimos encuentros en Sevilla .EFE 

La Escuela de Gobierno organizada por la dirección federal del PSOE arranca este jueves con notables ausencias de los históricos del partido y de los principales referentes institucionales. Entre los primeros, destaca la ausencia del expresidente del Gobierno, Felipe González, y el ex secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, y entre los segundos, acaba de confirmarse la ausencia de Susana Díaz.

La presidenta de la Junta de Andalucía ha apurado hasta el último instante para comunicar a Ferraz que no asistirá a la conferencia que iba a impartir en el foro socialista este sábado. Este pasado jueves, a pocas horas de que empezara la Escuela de Gobierno, la Junta de Andalucía añadió a la agenda institucional de la presidenta un acto menor para el sábado que no estaba previsto. Sin embargo, no ha sido hasta este viernes por la mañana cuando Díaz ha confirmado su ausencia: "Como mejor ayudo al PSOE es haciendo mi trabajo en Andalucía". "Ellos lo van a hacer bien en su Escuela, seguro. Y nos servirá a todos", añadió.

El plantón de Susana Díaz al foro que organizó Pedro Sánchez para escenificar que el PSOE vuelve a estar unido era previsible, aunque la presidenta y su entorno de asesores se han pensado hasta el último minuto si era más conveniente "hacer un esfuerzo" y acudir al centro de Villaverde, en Madrid (los comicios andaluces son los primeros en el denso ciclo electoral de 2019 y a Díaz no le interesa mantener vivo el serial interminable de sus roces con Sánchez).

Otros barones territoriales, como el valenciano Ximo Puig o el asturiano Javier Fernández, ya habían anticipado con mucha antelación que no asistirían, pero Díaz sabe que cualquier gesto suyo con Sánchez, sea por acción u omisión, se ve magnificado en los medios de comunicación, como rescoldos de las primarias que les enfrentaron e hicieron tambalear los cimientos del PSOE.

Fuentes próximas cercanas a Susana Díaz explican que en su decisión "ha pesado mucho" el estado de ánimo de la presidenta, "muy afectada" por el crimen del niño Gabriel en Almería. Díaz ha estado en comunicación directa con el Delegado del Gobierno en Andalucía y con el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, para conocer al minuto los detalles de la investigación. Pero, sobre todo, ha estado cerca de la familia del menor y se trasladó a Almería para asistir al funeral.

El terrible suceso se ha mezclado, además, con una semana especialmente complicada para el Gobierno andaluz a consecuencia del temporal de viento y lluvia, que ha tenido un impacto muy fuerte en las playas de Huelva y Cádiz. Los destrozos han sido tan grandes que no podrán estar arregladas para las vacaciones de Semana Santa, lo cual provocará pérdidas cuantiosas en el sector turístico (hoteles, hostelería…).

Pedro Sánchez no ha logrado visibilizar la imagen del PSOE reconstruido y unido que buscaba con la convocatoria de esta Escuela de Gobierno. El objetivo es que el partido, y sus líos orgánicos, dejase de ser el centro del debate de los socialistas para empezar a hablar de su agenda pública y sus propuestas de gobierno.

Fuentes de Ferraz admiten que "no esperaban otra cosa" de Díaz, pero se muestran satisfechos con la amplia acogida que ha tenido la escuela (hasta 900 inscritos confirmados). A Sánchez tampoco le interesa que las disputas internas sigan empañando su iniciativa política, sobre todo ahora que ve cómo Ciudadanos avanza en las encuestas de intención de voto y amenaza con desplazarle como principal partido de la oposición. La dirección federal cree que las asambleas abiertas que está protagonizando Sánchez y otros miembros de su ejecutiva por toda España están "calando" en la militancia.

El PSOE andaluz, la federación más potente y la más crítica con la dirección federal, tiene la consigna interiorizada de evitar cualquier roce innecesario con Pedro Sánchez. Subyace una desconfianza mutua, y los socialistas andaluces no ocultan sus críticas por la falta de pulsión política del madrileño, sus “improvisaciones” y cambios bruscos de estrategia que relacionan con los nervios por el avance de Ciudadanos.

En la decisión de Susana Díaz de no acudir a la Escuela de Gobierno también ha pesado mucho el episodio vivido hace unas semanas con la eurodiputada Elena Valenciano, a quien Ferraz ha vetado como candidata a presidir el Grupo Socialista en Bruselas, pese a contar con el respaldo de otras delegaciones. Díaz salió públicamente a defender a Valenciano e hizo esfuerzos por “no pensar” que Sánchez se había negado a respaldarla por el apoyo que ésta le brindó en las primarias, en las que fue derrotada ampliamente por el madrileño.