Público
Público

Pleno del Senado El PSOE conmina a Zoido a desmontar la 'policía política' que organizó su predecesor

El ministro del Interior asegura “desconocer su existencia” y exige al senador socialista González Cabaña que le ha interpelado que retire sus acusaciones durante la sesión de control en la Cámara alta.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, responde a una interpelación en el pleno del Senado. EFE/Juan Carlos Hidalgo

“La guerra en la cúpula policial es uno de los cánceres de la democracia española. Y la responsabilidad de esa situación es del anterior ministro del Interior que alentó y permitió la existencia de una brigada política en la estructura más alta de la organización policial”. Esas palabras las ha pronunciado el senador socialista Francisco González Cabaña en la interpelación que ha formulado en la tarde de este martes al ministro del Interior, Ignacio Zoido.

Tras la grave acusación, el parlamentario socialista le ha exigido al titular del departamento responsable de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que “su deber es desmontar la policía política, que en su partido, el PP, le han llamado también patriótica, organizada para vigilar a los oponentes políticos en Andalucía y en Catalunya”, ha insistido González Cabaña.

El senador, que ha utilizado un tono pausado en su intervención pese a la gravedad de sus acusaciones, ha considerado que la situación “perjudica al crédito del excelente trabajo que realizan los efectivos policiales y de la Guardia Civil. Pero la evidencia no admite mirar a otra parte porque incluso la llamada guerra entre comisarios ha llegado incluso a la crónica rosa. Una situación que degeneró en las grabaciones de conversaciones de su predecesor en su propio despacho (con el director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, que desveló en exclusiva Público en junio del pasado año)”, ha insistido el senador.

González Cabaña ha citado el auto de la jueza María de los ángeles Núñez Bolaños en el que archivó la pieza “política” de la causa abierta en Sevilla por malversación en la administración de los cursos de formación para el empleo en el que han estado imputados hasta 24 cargos de la administración autonómica socialista. “No lo digo yo, ni los periódicos, lo dice un auto judicial con la importancia que usted sabe (el ministro pertenece a la magistratura)”, ha insistido el senador, quien ha citado los viajes a Andorra de miembros de la policía “política” para investigaciones que favorecían al PP.

El ministro Zoido se ha confesado “sorprendido” al inicio de su respuesta al interpelante por el contenido de las acusaciones formuladas. “Rechazo de forma absoluta las imputaciones que ha hecho al anterior ministro del Interior – a quien no ha citado por su nombre - y a su equipo. Yo no conozco a esa policía política. Dónde quiere usted ir a parar?”, ha dicho el ministro con cierta vehemencia.

El nuevo responsable del departamento del Interior ha sostenido que “con sus acusaciones, que no tienen ningún fundamento”, ha dicho, “usted está minando la credibilidad del trabajo de miles de policías que lo único que hacen es velar por la seguridad y la libertad de los españoles”. Además, Zoido ha defendido el nombramiento del comisario Florentino Villabona como director adjunto operativo de la Policía Nacional, el DAO, para sustituir a su predecesor el polémico Eugenio Pino a quien se le atribuye estar enzarzado en la denominada “guerra de comisarios”.

Auto de la juez Núñez Bolaño

Según el senador socialista ese nombramiento, “al que le deseo mucha suerte para desmontar toda esa trama”, ha explicado, es de compromiso ya que “a Villabona apenas le quedan diez meses para su jubilación. Espero poder felicitarse en noviembre, pero quiero recordar que también trabajó con el PP en el ayuntamiento de Málaga”, ha insistido.

En cualquier caso, Zoido ha querido restar importancia al auto de la juez Núñez Bolaño con el argumento de que existen resoluciones judiciales para “todos los gustos, cuando se cree que benefician se citan y cuando ocurre lo contrario se critican”. Aún así, el ministro ha hecho una mínima con cesión ante los argumentos de su interpelante: “Si ha habido algún caso de exceso de celo o de irregularidad tenga bien presente que se aplicará el régimen disciplinario”, ha dicho antes de acabar el debate.