Publicado: 04.09.2016 19:23 |Actualizado: 04.09.2016 19:32

El abogado de los dueños de BPA dijo al presidente de Andorra que fueron coaccionados por la Policía española para dar los datos bancarios de Pujol

La 'policía política' de Fernández Díaz exigió a los Cierco información sobre las cuentas de Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Junqueras, así como de sus familias, según el 'Diari d'Andorra'.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Jordi Pujol./ EFE

Foto de archivo del expresident de Catalunya, Jordi Pujol. / EFE

MADRID.- Jaume Bartumeu, abogado de la familia Cierco, propietaria de la Banca Privada d’Andorra (BPA), se reunió con el presidente de Andorra, Toni Martí, y con el ministro de Finanzas, Jordi Cinca, para informarles de las presiones que sufrieron sus clientes por parte de la Policía española para que les entregase datos de la familia Pujol, según el Diari d'Andorra.

El encuentro con el Gobierno andorrano, que fue solicitado por Bartumeu tres semanas después de la nota del Tesoro de Estados Unidos contra BPA, se produjo en la tercera planta del edificio administrativo. Allí, Jaume Bartumeu comunicó al presidente que "Banca Privada había cedido a las coacciones de la policía patriótica española y había entregado los datos de las cuentas de la familia Pujol", informa Ricard Poy, redactor del periódico andorrano.

El abogado de los Cierco afirmó que la Policía coaccionó a los propietarios del banco para que les entregasen los datos bancarios de Jordi Pujol, Oriol Junqueras y Artur Mas, así como de sus familias, aunque no quiso explicar cómo reaccionó el presidente de Andorra ni ofrecer más detalles.

Público informó en junio de que el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, conspiró con el jefe de la Oficina Antifrau para fabricar escándalos contra ERC y CDC. El ministro insistió en buscar algo incriminatorio contra el hermano de Oriol Junqueras en una de sus conversaciones con el jefe de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, que al parecer fueron grabadas por este último.



Este diario también difundió los archivos de audio de esas entrevistas, en las que discuten cómo conseguir datos para desprestigiar o incluso acusar de prevaricación a dirigentes de los dos grandes partidos soberanistas catalanes.