Publicado: 22.09.2015 13:29 |Actualizado: 22.09.2015 13:44

La Policía envía a sus 'espías' a Catalunya para controlar el 27S
y tantear el día después

Más de una veintena de agentes dedicados a tareas de inteligencia e investigación económica llevan una semana en Barcelona reuniéndose con grandes empresarios. Su trabajo continuará después de las elecciones.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (c), junto al director general de la Policía, Ignacio Cosidó (d), en Astorga mientras informa sobre la investigación del suceso que acabó con la vida de  Denise Pikka Thiem, de 41 años. EFE/J. Casares

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (c), junto al director general de la Policía, Ignacio Cosidó (d), el pasado mes de agosto en Astorga mientras informaba sobre la investigación del suceso que acabó con la vida de Denise Pikka Thiem, de 41 años. EFE/ J. Casares

Algunos de los agentes enviados por el Ministerio del Interior para controlar las elecciones catalanas del 27 de septiembre y todo el proceso independentista se reunieron la semana pasada en dos hoteles de Barcelona con empresarios del Ibex y de grandes sociedades afincadas en Catalunya, según ha podido saber Público.

Fuentes del Ministerio del Interior consultadas por este diario achacan la reacción de ciertos empresarios catalanes en contra de la independencia a lo hablado en esos encuentros con los espías enviados desde la Dirección Adjunta Operativa de la Policía (DAO), que dirige el comisario Eugenio Pino. Un ejemplo sería, según estas fuentes, el de Alberto Palachi, presidente de Pronovias, que esta misma semana advertía a sus empleados a través de una circular de que la empresa sería "difícilmente viable con una Catalunya fuera de la Unión Europea".



Estos agentes encubiertos también han mantenido encuentros con empresarios y personas del entorno de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) para conocer su opinión sobre la deriva tomada por el president Artur Mas y hablar sobre su futuro tras las elecciones del 27-S. En este caso, apuntan las fuentes consultadas, ese futuro "corre en paralelo las investigaciones que hay abiertas tanto por el caso Pujol como por el caso CDC, puesto que algunas de las personas con las que están hablando podrían verse salpicadas por estos escándalos de corrupción, aunque sus nombres aún no hayan aparecido entre los imputados".

Entre estos policías hay tanto "especialistas en inteligencia" como agentes de la Unidad de Delito Económico y Fiscal (UDEF) que preparan nuevos informes relacionados con la corrupción en Catalunya. "En el Ministerio del Interior hay mucho miedo con el resultado electoral. Ya casi se da por seguro que ganaran los independentistas y se puede complicar mucho el asunto".

"En el Ministerio del Interior hay mucho miedo con el resultado electoral. Ya casi se da por seguro que ganaran los independentistas y se puede complicar mucho el asunto"

No es la primera vez que ante lo que en Interior entienden como "la amenaza independentista" se envían a determinados agentes muy seleccionados a realizar tareas de información, que luego convertirán en informes de la UDEF. Por ejemplo, el caso Pujol surgió gracias el trabajo realizado por el comisario José Villarejo —el más veterano de los espías de la policía— y el ex jefe de la UDEF, José Luis Olivera. Ejemplo de ello son las confesiones que Victoria Álvarez y Javier de la Rosa le hicieron al agente encubierto a priori sin saberlo: en el caso de Javier de la Rosa el policía se hizo pasar por el abogado Manuel Villar.

El informe fue calificado en un principio como falso por el propio Ministerio del Interior, pero tras ser filtrado a la prensa, diferentes acusaciones populares presentaron la querella que dio origen al caso Pujol. "En las últimas semanas se han ido revelando a través de los medios diferentes documentos relaciones con la familia Pujol que se van adjuntando al sumario poco a poco", informan a Público fuentes judiciales.

Tomar las calles

El trabajo que están haciendo los agentes ya desplazados a Catalunya también está sirviendo para evaluar las medidas de seguridad a tomar el día de las elecciones. Tras el análisis de los primeros datos, los altos mandos de la Policía han decidido aumentar el número de agentes de la UIP que van a movilizar y también el número de unidades Z, coches patrulla, que circularán el día de las elecciones por las calles de Barcelona y otras grandes ciudades catalanas

De la organización de este despliegue se encargan directamente el director general, Ignacio Cosidó; su número 2, el comisario Eugenio Pino; los comisarios generales de Seguridad Ciudadana e Información, Florentino Villabona y Enrique Barón; y el máximo responsable de los antidisturbios, el comisario José Miguel Ruiz Iguzquiza.