Diario Público
Diario Público

Ni Policía ni Guardia Civil ni Fiscalía buscan a los menores tutelados desaparecidos en Madrid

Fuentes de los tres ámbitos aseguran a 'Público' que nadie les ha encargado investigar la desaparición de los cinco niños fugados de centros de acogida de Madrid. Su pista se perdió hace una semana en un parque del distrito de Hortaleza. 

Publicidad
Media: 2.92
Votos: 12
Comentarios:
Un grupo de menores extranjeros no acompañados camina por el parque de Hortaleza en el que han vivido durante meses tras fugarse de los centros de acogida regionales.- PEDRO ARMESTRE / SAVE THE CHILDREN

Un grupo de menores extranjeros no acompañados camina por el parque de Hortaleza en el que han vivido durante meses tras fugarse de los centros de acogida regionales.- PEDRO ARMESTRE / SAVE THE CHILDREN

MADRID-. El último rastro que dejaron fue en el parque de Hortaleza de Madrid, donde debió iniciarse un operativo de búsqueda de los cinco menores fugados de los centros de Clara Eugenia y Hortaleza de Madrid. Son de nacionalidad marroquí y sus edades oscilan entre los 11 y los 14 años. Por este motivo, aseguran diferentes fuentes a Público, "la fiscalía de menores debería haber abierto diligencias y algún grupo de Policía o Guardia Civil estar buscándolos". 

Pero según ha podido confirmar Público, no existe ninguna investigación oficial abierta. Es decir, un número de diligencias con un juez encargado de dirigir la investigación junto con un fiscal de menores y un grupo de Policía o Guardia Civil designado para ello. O sea, aclara un alto mando de la Policía Nacional de Madrid, "nadie busca a los niños más allá de una alerta enviada a todas las policías del espacio Schengen [de la Unión Europea] que consiste en la remisión de las imágenes de los niños por si alguien les ve". 

"Nadie busca a los niños; sólo hay una alerta enviada a las policías del espacio Schengen, una remisión de las imágenes de los niños por si alguien los ve"

La desaparición de estos menores no está considerada como inquietante. "Las fugas de niños de estos centros, y más siendo de otras nacionalidades, son muy típicas y no se activan protocolos de alerta como en otros casos. Habitualmente suelen aparecer a los pocos días, están en casas de familiares o de vecinos de sus barrios de Marruecos que ahora residen en España. Lo peor es que los podamos encontrar en malas zonas e incluso, que caigan en la prostitución", explica este alto mando policial.  

La Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, por su parte, alega que en el mes de noviembre envió una comunicación al Grupo de Menores de la Policía Nacional para informarles de que varios niños no acudían a los centros que tenían asignados. Los desaparecidos residían en los centros de primera acogida Clara Eugenia y Hortaleza. Pero finalmente se les encontró.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acompañado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, en su visita esta mañana a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. EFE

En primer plano, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acompañado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (i), y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, en una visita a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. EFE

"La jurisdicción debería ser de Guardia Civil", argumenta  a 'Público' la Policía, y la Guardia Civil, en cambio, asegura que "la jurisdicción es de Policía Nacional"

De nuevo, a principios de diciembre, la Comunidad de Madrid derivó sin aplicar el protocolo adecuado a este grupo de menores a un piso tutelado dirigido por la Asociación Mundo Justo en el municipio madrileño de Rivas-Vaciamadrid. Sin embargo, "ante las presiones que recibió la Comunidad de Madrid, entre otros por parte del Ayuntamiento del municipio, que se opuso a que estos menores se instalaran en este piso, hicieron que el 16 de diciembre se volviese a derivar nuevamente a estos niños al centro de acogida de Hortaleza". 

Los menores volvieron entonces a escaparse del centro y se instalaron otra vez en un parque de dicho distrito, hasta que el pasado 29 de diciembre, una de las asociaciones que solía supervisarlos en ese parque perdió su pista y denunció públicamente la situación de estos niños de entre 11 y 14 años.

Problemas de jurisdicción y burocracia

Según las fuentes consultadas por Público, "la Consejería no volvió a denunciar la desaparición ante el Grupo de Menores de la Policía Nacional ni tampoco ante la Guardia Civil y la fiscalía no instruye tampoco ningunas diligencias, por lo que no ha encargado a ningún cuerpo policial las pesquisas y tampoco hay un juez de menores al tanto".

Este es el motivo por el que en estos momentos, ningún Cuerpo de Seguridad del Estado se está haciendo cargo de la investigación sobre el paradero de los niños. El mando policial madrileño consultado por este diario explica que, "la jurisdicción, a priori, debería ser de Guardia Civil, porque los niños estaban en un centro de Rivas Vaciamadrid". Sin embargo, cuando esta misma pregunta se hace a la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid explican "que la jurisdicción es de Policía Nacional debido a que el parque de Hortaleza donde se pierde la pista es zona de policía". 

Lo único que se ha hecho hasta el momento es dar una alerta general -no como 'desaparecidos inquietantes'-, que ha llegado tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil

Lo único que se ha hecho hasta el momento es dar una alerta general -no como desaparecidos inquietantes-, que ha llegado tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil. Esta alerta dio pie a que la Guardia Civil de Ávila recibiera hace unos días un aviso telefónico de un empleado de Adif avisando de que en la localidad madrileña de Santa María de la Alameda habían echado a varios jóvenes del tren, debido a que iban sin billete y durante el trayecto molestaban a los demás pasajeros.

Entonces, los agentes iniciaron un dispositivo de búsqueda y localizaron a los menores en el kilómetro 80.5 de la vía férrea, tratándose de seis menores y un mayor de edad, pertenecientes a diferentes centros de menores de la Comunidad de Madrid. La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ávila puso el caso en conocimiento de la Fiscalía de Menores de la provincia castellana, que ordenó que los chicos fueran trasladados inmediatamente a la Residencia de Protección a la Infancia de Fuentes Claras de Ávila, donde finalmente fueron trasladados.

No obstante, los tutelados se fugaron de dicha residencia al día siguiente. A partir de entonces, su rastro ha desaparecido.