Publicado: 19.12.2014 18:07 |Actualizado: 19.12.2014 18:47

La defensa pide libertad provisional para las imputadas por el crimen de Isabel Carrasco

El abogado de Raquel Gago insiste en que "no existió un plan urdido. Por su parte, María Montserrat y Triana Martínez solo han respondido a sus abogados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El abogado de Raquel Gago pedirá su libertad provisional

El abogado de Raquel Gago pedirá su libertad provisional / EP

León.- Las tres imputadas por el crimen de la política leonesa Isabel Carrasco, la autora confesa Montserrat Gutiérrez, su hija Triana Martínez y la policía local Raquel Gago, han prestado declaración ante la jueza que instruye el caso, Sonia González, por separado, hasta última hora de la mañana de este viernes.

El abogado de la defensa de Raquel Gago, la agente de Policía Local imputada y en prisión por el crimen de Isabel Carrasco, ha negado hoy que existiese un plan entre su defendida y las otras dos acusadas para acabar con la vida de la presidenta de la Diputación y del PP de León.

El letrado Fermín Guerrero ha hecho estas declaraciones a los periodistas a la salida de los Juzgados de León, donde esta mañana han declarado por segunda vez ante la titular del juzgado de instrucción número 4, Sonia González, las tres supuestamente implicadas en el caso: María Montserrat González, de 59 años y asesina confesa de Carrasco; Montserrat Triana Martínez, de 35 e hija de la principal acusada, y Raquel Gago, que niega su participación en el crimen.

Las imputadas, que han comenzado a declarar a las 10.30 horas, lo han hecho por separado en diferentes turnos y tanto María Montserrat como Montserrat Triana solo han respondido a las preguntas de sus abogados, al contrario que Gago, que se ha sometido a las cuestiones de ambas partes.

El letrado de la agente ha insistido en que "no existió un plan urdido, ni se ha acreditado", y ha asegurado que a Raquel Gago hoy "ni siquiera se le ha preguntado por eso" en sus dos horas y media de declaración.




Guerrero ha anticipado que el próximo lunes volverá a pedir la puesta en libertad de su cliente, en prisión desde el 16 de mayo, "porque hoy ya no hay tiempo material" para hacerlo, ha afirmado.

El abogado se ha mostrado "contento y optimista" tras la declaración de Gago y ha confiado en que su cliente salga pronto de prisión.  "Espero que no se llegue a cuestionar donde pasa la Navidad y que sea en casa", ha dicho.

En este punto, ha aprovechado para desmentir que, de continuar en prisión, Raquel Gago vaya a ser trasladada de la cárcel de Mansilla de las Mulas en León a otra prisión. Durante la declaración, ha dicho, su cliente ha estado "tranquila" y en el día de hoy "no ha ocurrido nada que altere la situación de Raquel y que no fuese esperado".

"Hay lo que siempre ha habido, no hay nada nuevo para esta parte y es el momento de que cambie la situación", ha afirmado en relación a la puesta en libertad de su cliente. Ha declarado que Raquel Gago en este caso siempre ha sido "imputable", si bien ha matizado que "otra cuestión" es que "se viera afectada por una serie de circunstancias".

El letrado también ha confirmado que falta poco para que se dé por finalizada la instrucción del caso y que el juicio, para el que aún no hay fecha, se celebrará en la Audiencia Provincial de León con jurado popular.

La declaración de las tres imputadas se ha realizado tres días después de la comparecencia ante la jueza del inspector de la Policía Nacional Pablo Antonio Martínez, padre y marido, respectivamente, de las dos principales imputadas en el asesinato de Carrasco, quien reiteró que desconocía las intenciones de sus allegadas de acabar con la vida de la política leonesa.

Isabel Carrasco fue abatida a tiros a las 17.20 horas del 12 de mayo pasado en una pasarela sobre el río Bernesga cuando se dirigía a la sede del PP desde su domicilio en la avenida de la Condesa de la capital leonesa.

La Policía detuvo veinte minutos después a María Montserrat González y a su hija Montserrat Triana Martínez, ambas vinculadas al PP, como presuntas autoras.

Tras negarlo todo durante las primeras horas, María Montserrat finalmente se derrumbó y reconoció ante los agentes que la interrogaban que había matado a Isabel Carrasco para vengarse de ella por haber despedido a su hija de la Diputación de 2011 y por cercenar su carrera política.

Cuarenta y ocho horas después entró en liza la tercera imputada, Raquel Gago, una policía local de León amiga íntima de Montserrat Triana, que entregó personalmente en la Comisaría el arma homicida y explicó que la había encontrado en su coche.