Público
Público

La Policía registra las sedes de Método 3 y las casas de los detectives

El material incautado por los agentes "da para llenar hasta diez furgonetas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han registrado este martes por la tarde la sede central de la agencia de detectives Método 3, acompañados por el propietario de agencia, Francisco Marco, uno de los cuatro detectives detenidos ayer.

La operación de búsqueda de pruebas de los supuestos espionajes llevados a cabo por la empresa se ha completado en la sucursal de Madrid de la misma, y en los domicilios en Barcelona --tres de ellos-- y en la localidad de Gavá de los cuatro arrestados. Los agentes quieren soportes documentales o informes de las actividades presuntamente delictivas de la agencia de detectives.

La Policía se ha incautado de numerosa documentación, que será analizada en ese mismo lugar debido a que el volumen intervenido, según fuentes policiales, 'da para llenar hasta diez furgonetas'. El juzgado ha determinado que la documentación hallada en la sede barcelonesa de la agencia se revise allí mismo, por lo que se mantendrá un dispositivo para custodiar el material en la oficina central de Método 3, ubicada en el número 520 de la Avenida Diagonal.

En el registro en la delegación madrileña, situada en la calle Concepción Bahamonde, la Policía Nacional ha intervenido dos ordenadores y varias carpetas, que serán trasladadas a dependencias policiales en las próximas horas. Las fuentes no han facilitado datos sobre los registros de los domicilios particulares de los cuatro detenidos ayer en relación con la supuesta trama de espionaje político en Catalunya, pero si han precisado que probablemente pasarán mañana a disposición judicial.

Marco ha llegado con la Policía a la sede de Barcelona, situada en la avenida Diagonal número 520, pasadas las 16 horas. El caso se desencadenó a raiz de conocerse que la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, fue espiada durante el encuentro que mantuvo en julio de 2010 con María Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, en el restaurante La Camarga, de Barcelona.