Público
Público

Política Podemos ratifica la expulsión de la ex secretaria general en Navarra Laura Pérez

Asimismo, señala que seguirá trabajando desde su escaño para "fortalecer el cambio en Navarra y procurar su refuerzo en el 2019".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La ex secretaria general de la formación morada en Navarra, Laura Pérez. EFE/Archivo

La Comisión de Garantías Democráticas Estatal de Podemos ha ratificado la expulsión de la ex secretaria general de la formación morada en Navarra, Laura Pérez, que seguirá trabajando desde su escaño para "fortalecer el cambio en Navarra y procurar su refuerzo en el 2019".

Así lo señala Pérez en un comunicado en el que informa sobre la ratificación de su expulsión y en el que avanza que "por responsabilidad" no da por "zanjado" su expediente y que estudiará las vías judiciales "oportunas" dado que, a su juicio, "está en juego la propia credibilidad de Podemos como organización, la separación de poderes y su democracia interna".

En su opinión, "detrás de esta maniobra se esconde una clara intención de orientar el cambio en Navarra desde Madrid" y afirma que la ejecutiva de Podemos Navarra "practica la purga política, avalada por la Comisión de Garantías de Navarra, como la Estatal".

Laura Pérez manifiesta que no puede "dejar de expresar" su "más profunda tristeza" por "una resolución orquestada por quienes desconocen, desprestigian y desprecian los importantes logros alcanzados en Navarra gracias al trabajo de muchas personas que, como yo, nos hemos dejado el alma y el corazón en este proyecto colectivo y que hoy somos injustamente expedientadas, expulsadas y públicamente denigradas".

Según señala, la Comisión de Garantías Estatal ha ratificado su expulsión "sin tramitar el expediente completo ni las alegaciones interpuestas ante la Comisión de Garantías de Navarra". "Se me juzga sin practicar todas las pruebas y vulnerando mi derecho de defensa, la presunción de inocencia y mi dignidad", argumenta.

En este sentido, la ex secretaria general de la formación morada en Navarra critica que a lo largo de todo el proceso se le "ha obligado" a probar su inocencia y que sus alegaciones iniciales han sido "desatendidas", considerando, pese a ello, "probados los hechos y proporcional la medida de expulsión".

"Se cuestiona mi palabra y presume la veracidad de lo alegado por la Ejecutiva de Podemos Navarra conformada por Eduardo Santos, Ainhoa Aznárez, Daniel López, Ricardo Feliú, Carlos Amatriain, Patricia Ruíz y Eva Calleja", agrega Pérez.

Además, remarca que "el escarnio público y maltrato al que me he visto sometida es impropio de una organización que dice defender la ética y el compañerismo, por lo que es una obligación visibilizar y denunciar este tipo de prácticas patriarcales y jerárquicas, que aniquilan antidemocráticamente la crítica, ensañándose especialmente con las mujeres que damos un paso al frente".

"Despropósito jurídico"

Por otro lado, Laura Pérez afirma que la Comisión de Garantías Estatal confirma que su expulsión "no era firme" y que la Comisión de Garantías de Navarra "tampoco es competente para aplicar el reglamento disciplinario del grupo parlamentario, por lo que la mayor parte de las acusaciones iniciales decaen".

Sin embargo, censura que "para justificar la expulsión, basada en mi supuesta indisciplina, da tales acusaciones por acreditadas, lo que constituye un despropósito jurídico".

Para la ex secretaria general de Podemos Navarra, "detrás de esta maniobra se esconde una clara intención de orientar el cambio en Navarra desde Madrid, fruto de la incomodidad que ha generado mi frontal oposición a posibles alianzas con los partidos del Régimen del 78 y a un Podemos domesticado que renuncia a sus principios fundacionales de democracia participativa, en el que no sobra nadie, que reconozca el derecho a decidir en Navarra sobre todo aquello que nos concierne, sin caer en el posibilismo institucional, que denunciábamos desde las plazas".

"La ejecutiva de Navarra practica la purga política, avalada por la Comisión de Garantías de Navarra, como la Estatal; impidiendo, obstruyendo y ninguneando, desde que dejara de ostentar la Secretaría General, mi trabajo parlamentario, en detrimento del proyecto", asegura.

A su juicio, a través de su expulsión "se pretende anular toda opción de participar en unas futuras elecciones primarias que me permitirían representar a la ciudadanía navarra y seguir defendiendo el Podemos inicial, al que siempre me he mantenido fiel". "Con ello, se utiliza el órgano de garantías para atacar mi actividad parlamentaria, lo que equivale a la judicialización de la política, que tanto denunciamos desde Podemos", argumenta.

Seguirá en su escaño

Por todo esto, Laura Pérez destaca que como ha hecho "hasta ahora" seguirá trabajando desde su escaño en el Parlamento foral para "fortalecer el cambio en Navarra y procurar su refuerzo en el 2019, defendiendo el compromiso adquirido con la ciudadanía, que en el 2015 nos llevó a las instituciones".

"Dado que mi expulsión responde al cumplimiento de dicho compromiso, seguiré defendiendo que, por encima de siglas y marcas vacías, están los contenidos programáticos y el deber de respetar el mandato popular que se nos ha encomendado, frente a derivas burocráticas o de oportunismo político, que se alejan de sus bases y de la voluntad expresada por la ciudadanía", afirma.

Laura Pérez concluye el comunicado señalando que se resiste a creer que "éste sea el precio que haya que pagar" por mantenerse "fiel" a "los principios políticos por los que fuimos elegidas" y que "pese a todo, lo volvería a hacer".