Público
Público

Posada expulsa a tres diputado de ERC de la tribuna del Congreso por hablar en catalán

El Presidente del Congreso, Jesús Posada, les ha exortado a pedir el cambio en la reforma del reglamento. Los republicanos han actuado en burla a la sentencia de Tribunal Superior de Justicia de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres diputados de ERC han sido expulsados de la tribuna por hablar en catalán. Joan Tardà, Albert Bosch y Teresa Jordá, uno tras otro, tuvieron que dejar la tribuna al utilizar su lengua materna en protesta por  la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), que obliga a la administración catalana a ofrecer clases en castellano si un alumno lo pide. Para ERC, 'en lógico paralelismo' con la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), con que un solo diputado exija un cambio de lengua al catalán se debería obligar 'a cambiar de idioma a la Cámara entera'.

El primer diputado de ERC en ser expulsado ha sido Joan Tardá, que después de tres llamadas al orden por parte del presidente del Congreso, Jesús Posada, ha sido conminado a abandonar la tribuna y volver a su escaño. Lo mismo le ha ocurrido al portavoz de ERC, Albert Bosch, que ha sido llamado al orden tres veces por dirigirse a la Cámara en catalán y ha sido expulsado de la tribuna, en cumplimiento del reglamento del Congreso. El episodio se ha repetido con la tercera diputada de ERC, Teresa Jordá, aunque en esta ocasión ha sido la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, la encargada de pedirle que abandonara la tribuna.

Tardà decidió hablar en catalán porque, 'como en la escuela se debe enseñar en castellano si el padre de un alumno lo solicita, también podrá hacerse en el Congreso'. 'Nosotros hemos de cambiar de lengua en Catalunya, pero ellos no', ha concluido.

Cuando Tardà ha tomado la palabra durante el debate de convalidación de un decreto ley sobre pensiones, éste ha querido recordar los 20 años del asesinato del joven valenciano Guillem Agulló, militante en movimientos nacionalistas de izquierdas, a manos al parecer de un grupo de ultraderecha.

Posada le ha llamado al orden, pero Tardà ha insistido en expresarse en catalán. En ese momento, el presidente del Congreso le ha leído el artículo 104 del reglamento de la Cámara para reiterar que a la tercera llamada al orden se vería obligado a expulsarle de la tribuna e incluso del hemiciclo. Tardà ha hecho caso omiso y ha vuelto a pronunciarse en catalán por lo que Posada le ha retirado el uso de la palabra y el diputado ha vuelto a su escaño.

Es de la misma opinión Alfred Bosch, que ha criticado una sentencia que pone en tela de juicio un modelo lingüístico que ha sido 'un éxito'. Bosch ha recordado que solo diecisiete familias han pedido clases en castellano frente a las centenares de miles que han solicitado la enseñanza en catalán; algo que, a su juicio, corrobora que el modelo funciona. 'El modelo de Cataluña es un modelo de éxito, ha sido un instrumento de integración social', ha añadido.

A este asunto se ha referido también el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, quien ha pedido la 'máxima responsabilidad' y prudencia a los diputados del PP para no 'dividir a la sociedad catalana'.

 El siguiente diputado en subir a la tribuna, Sabino Cuadra, de Amaiur, también ha comenzado su intervención en euskera en solidaridad con Tardà, pero el episodio no ha ido a más, ya que después de una primera llamada al orden el parlamentario vasco ha pasado a expresarse en castellano. En un tuit enviado minutos después del incidente, Tardà ha lamentado no poder hablar en su lengua materna en el Congreso.

En conversación informal con los periodistas, Posada ha dejado claro que no tiene nada personal contra Tardà y que se ha limitado a hacer cumplir el reglamento de la Cámara. No es la primera vez que los diputados de ERC protagonizan una reivindicación del uso del catalán en la tribuna de oradores. Ya el pasado mes de septiembre, Tardá junto a otros diputados de Amaiur y Geroa Bai fueron llamados al orden por no utilizar el castellano en sus intervenciones ante la Cámara.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha asegurado que la expulsión de la tribuna de oradores del diputado de ERC Joan Tardá ha sido un 'incidente menor', en el que no hay 'nada personal' y en el que se ha limitado a aplicar el reglamento conminándole a abandonar la tribuna.

Después del incidente con Tardà, Jesús Posada ha tomado la misma decisión con Alfred Bosch. Cuando se debatía el decreto ley sobre las preferentes, Bosch ha subido a la tribuna y, tras anticipar su decisión a Posada, ha esgrimido el mismo argumento que Joan Tardà: Si la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya sobre el catalán en los colegios indica que se debe enseñar en castellano si lo pide la familia de uno solo de los alumnos, lo mismo debería hacerse en el Congreso.  

Así las cosas, ha comenzado su intervención en catalán, lo que ha motivado la llamada de atención del presidente de la Cámara: 'No es contra usted, ni contra el catalán, pero hay un reglamento que cumplir. Se lo pido con cariño, no creemos un incidente', le ha dicho.

'Lo que dice el Reglamento es que hay que hablar en castellano' 'Con todo el afecto personal', Bosch ha insistido en su empeño recalcando que el Reglamento del Congreso no prohíbe expresamente el catalán. 'Lo que dice el Reglamento es que hay que hablar en castellano', le ha recordado Posada, que como anteriores presidentes no ve problema en el uso de las lenguas cooficiales para una cita puntual o un saludo especial.

'Pero hacer el discurso en catalán esta prohibido, aunque ahora vamos a cambiar el Reglamento y todo se puede intentar', ha sugerido a Esquerra ante la inminente apertura del debate de la reforma de las normas de funcionamiento de la Cámara Baja, que datan de 1982.  

Sin embargo, Bosch, ha continuado en catalán y Posada ha tenido que advertirle formalmente: 'Si vuelve a hablar en catalán , le tendré que expulsar'; 'Es lo que quiere', gritaban desde el Grupo Popular. Los avisos han ido cayendo y al tercero, conforme al Reglamento, el presidente ha terminado decretando su expulsión de la tribuna de oradores.  

Tras este segundo incidente de la mañana, ERC ha recibido en los pasillos del Congreso la solidaridad de la coalición Amaiur, cuya diputada Onintza Enbeitia ha criticado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.