Público
Público

Posada homenajea al busto de Azaña quitándole de la entrada del retrete

El presidente Posada remodela una sala para dar "una colocación digna" a dos presidentes de la II República

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde hoy el busto de Manuel Azaña, presidente de la II República, situado en una amplia sala del edificio del Congreso de los Diputados en el número 36 de la Carrera de San Jerónimo, abandonará una ubicación poco digna: la entrada a los lavabos que existen en la estancia, una de las más suntuosas del edificio que albergó en el pasado la sede del Banco Exterior de España.

El busto de Azaña, que también fue un prolífico diputado en las legislaturas de la República, acabó en tal ubicación después de que fuera desalojada del lugar original en el que fue situado, nada menos que junto a la estatua de la reina Isabel II en el salón que da a los portones de la entrada principal, la de los leones, del Palacio del Congreso de los Diputados.

Ese cambio se produjo tras la victoria del PP en las elecciones del 20-N de 2011, aunque en la decisión del cambio no tuvo nada que ver el presidente de la institución, Jesús Posada. En una recepción con motivo de las pasadas fiestas navideñas celebrada en la sala en la que se encontraba el busto de Azaña junto a los lavabos el propio Posada comentó a sus acompañantes: 'Ciertamente no es un lugar digno el que tiene el busto de Azaña; hay que cambiarlo. Tenía razón Gregorio Peces-Barba'.

El ponente de la Constitución se quejó tiempo atrás en un artículo de prensa de la ubicación del busto del ex presidente de la II República, al tiempo que se lamentaba por la ausencia de criterios para realizar el cambio de colocación en las dependencias de la Cámara baja.

Posada, consciente de la polémica sobre este particular podía crear, incluso en las filas de su propia formación política, ha esperado a un momento 'idóneo', según fuentes de su entorno. Así, el cambio de ubicación del busto de Azaña se llevará a cabo aprovechando la colocación de un nuevo busto en la misma sala: el del también presidente de la II República Niceto Alcalá-Zamora.

El busto de Alcalá-Zamora es una donación del ayuntamiento de Priego (Córdoba), la localidad de nacimiento del mandatario republicano. Se trata de una reproducción de un busto original realizado en 1916 por el escultor jienense Jacinto Higueras por encargo del ayuntamiento de La Carolina, circunscripción por la que Alcalá-Zamora fue diputado. 'El propósito es que la sala de este edificio se convierta en un salón de bustos de cara al futuro', han dicho a Público fuentes de la presidencia del Congreso de los Diputados. Se trata de uno de los lugares de mayor representación del edificio situado enfrente de la ampliación del Congreso de los Diputados. Originariamente fue el patio de operaciones de la sede central del Banco Exterior de España.

Junto a los dos presidentes de la II República también se encuentra un busto de la diputada Clara Campoamor, que fue la parlamentaria pionera, también durante la II República, para lograr el sufragio de las mujeres en los procesos electorales. Campoamor también da nombre a una de las salas dedicada al trabajo de las comisiones en este mismo edificio

Obra del gaditano Evaristo Bellotti, el busto de Manuel Azaña fue donado al Congreso de los Diputados por el partido Izquierda Republicana, la formación política en la que militó durante la II república, y que desde hace años está integrada en la coalición de Izquierda Unida desde su creación.