Público
Público

Una posible víctima del robo de bebés pide que se tome declaración a Margarita Robles

El abogado de Clara Alfonsa Reinoso, que denuncia el robo de su hija en el mismo momento de su nacimiento, señala que el tribunal que dirigía entonces la hoy portavoz socialista en el Congreso “fue el nexo de unión” de todos los implicados de la presunta trama

Publicidad
Media: 4.15
Votos: 20

La portavoz socialista Margarita Robles durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La posible víctima del robo de bebés Clara Alfonsa Reinoso ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona para que se reabra su caso, archivado en 2016, en el que solicita que se tome declaración en calidad de testigo a la diputada socialista Margarita Robles. Según el escrito, el tribunal que dirigía entonces la hoy portavoz socialista en el Congreso “fue el nexo de unión” de todos los implicados de la presunta trama. La información ha sido adelantada por las periodistas Ana María Pascual y Consuelo García del Cid en Interviú

El caso es el siguiente. A Clara Alfonsa Reinoso le dijeron que hace ahora 26 años dio a luz a un niño que había nacido muerto, según le contó la ginecóloga. Sin embargo, tras mucho investigar, Clara dice que descubrió que en realidad había tenido una niña, que no había fallecido y que había sido entregada en adopción sin el consentimiento de su madre. De hecho, madre e hija se encontraron en 2013. 

A Clara Alfonsa Reinoso le dijeron que hace ahora 26 años dio a luz a un niño que había nacido muerto. Era mentira 

El caso fue cerrado en mayo de 2016 a pesar de que la Audiencia Provincial de Barcelona señala que “se cometieron graves irregularidades e indicios de que podría haberse engañado a la querellante diciéndole que tuvo un niño muerto”. 

Ahora, según relata la revista del Grupo Zeta, el letrado de la mujer, Guillermo Peña, ha aportado nuevas pruebas que apuntan a Margarita Robles, pero también al hermano de Núria de Gispert, expresidenta del Parlament de Catalunya.

Robles era en aquel entonces jueza decana del Tribunal Tutelar de Menores de Barcelona en 1987 y fue ella quien ordenó, el 18 de mayo de ese año, poner bajo tutela a Clara Alfonsa, de 14 años, embarazada, por los graves problemas que sufría la menor en su familia. Sin embargo, el 10 de julio de 1987, tres semanas después de dar a luz, Robles decretó el final de la tutela para Clara alegando como motivo de su decisión que “la menor está próxima a cumplir los 17 años de edad”. El dato, sin embargo, era incorrecto. La joven madre acababa de cumplir los 15. Aún así, Reinoso tuvo que abandonar la Casa de la Jove y refugiarse en casa de un amigo, que con el tiempo se convirtió en su esposo.

No obstante, tal y como se ha señalado anteriormente, el abogado de Reinoso pide que declare Robles porque considera que el Tribunal Tutelar de Menores de “fue el nexo de unión” de todos los implicados de la presunta trama, desde las asistentes sociales que la custodiaron hasta los abogados que tramitaron la adopción de su hija. 

Las sospechas del abogado se sustentan en un informe de 1987 de Mercedes Porrera, directora de la Casa de la Jove. El documento señala que Porrera se entrevistó con Robles y tras hablar con ella "se decidió dar de baja a la menor de la Casa de la Jove ya que en Calella –municipio de Barcelona– contaba con vivienda y una familia a la que se sentía vinculada”. Clara Alfonsa Reinoso niega nuevamente este dato y señala que en aquella época el único que seguía en su domicilio familiar era su padre, que le daba "palizas". 

“Me encontré a Robles en la calle y le pregunté por mi caso. Estaba enterada de mi lucha. Me quedé pasmada cuando me dijo que no me podía ayudar"

La revista Interviú se puso en contacto la diputada Margarita Robles que declinó hacer declaraciones sobre este asunto “porque no puede comentar todos y cada uno de los casos que ha llevado como jueza”, según señalan desde su gabinete de prensa. Sin embargo, Reinoso sí que consiguió hablar con ella tras encontrarse por la calle con la ahora política: “Me la encontré en la calle y le pregunté por mi caso. Estaba enterada de mi lucha en los tribunales. Me quedé pasmada cuando me dijo que no me podía ayudar, que de aquello había pasado ya mucho tiempo. De sobra sabe que el delito de detención ilegal no prescribe. Quiero que se investigue hasta el final y que la justicia encuentre a los culpables”, explica Clara.

El padre adoptivo reconoce las irregularidades

El padre adoptivo de la mejor, presuntamente robada, el sociólogo Jordi Estivill, confesó a la Clara Alfonsa que habían conseguido su adopción gracias al matrimonio formado por Ignasi de Gispert, hermano de la expresidenta del Parlament de Catalunya, y Teresa Cervelló, exmagistrada de la Audiencia Provincial de Barcelona ya fallecida. En su confesión Estivill reconoció que conoció la posibilidad de adoptar “atípicamente” un bebé gracias al matrimonio formado por Ignasi de Gispert y Teresa Cervelló; que se programó el parto para el día 18 de junio de 1987 y que se les entregó a la niña el mismo día de su nacimiento; y que se fueron de la clínica en el coche de unos primos suyos para evitar problemas con la familia de la madre.