Público
Público

Aforamientos Otro revés a Ciudadanos: el PP echa el freno a los aforamientos que pactó en Murcia

Los conservadores no darán su visto bueno al nuevo Estatuto de la Región porque consideran injusto que dicha figura jurídica se limite sólo en la Comunidad en la que sus socios naranjas lo impusieron como condición para investir al sustituto del imputado Pedro Antonio Sánchez.

Publicidad
Media: 3.11
Votos: 9
Comentarios:

Fernando Martínez-Maillo (PP) y José Manuel Villegas (Ciudadanos) son los responsables de las negociaciones entre ambos partidos. Archivo EFE

Otro compromiso incumplido del PP con Ciudadanos. O cumplido a medias. En eso se va a convertir la votación de la reforma del Estatuto de Murcia que este martes se vota en el Congreso de los Diputados. En el texto, que fue aprobado en el Parlamento regional con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, se recoge la eliminación de aforamientos que Cs puso como condición sine qua non para investir a Fernando López Miras como presidente de la Comunidad

Los conservadores aceptaron las "lentejas" -como denominó el número tres del PP, Fernando Martínez-Maillo, a su pacto con Cs- de sus socios y los de Albert Rivera se apuntaron una nueva victoria en su haber. Pero, para que la reforma autonómica se lleve a cabo, tanto el Congreso como el Senado han de darle el visto bueno. Y en el primero de los trámites, que necesita una mayoría absoluta, el PP se abstendrá para sorpresa de sus socios

Tras la imputación de Pedro Antonio Sánchez en el caso Auditorio y las sospechas -luego confirmadas- de que podría ser investigado también en el marco de la operación Púnica, éste se vio obligado a dimitir. En ese momento, PP y Ciudadanos se vieron obligados a reformular su pacto en la Comunidad. Pero el acuerdo no volvió a repetirse y se limitó finalmente a un único punto: los naranjas dirían sí al sustituto elegido por el PP si éstos aprobaban limitar los aforamientos. 

Y así fue. La Asamblea de Murcia aprobó por unanimidad una reforma del Estatuto autonómico en la que se suprimen párrafos de los artículos 25.2 y del 33.7. En concreto, se elimina el articulado que propone que los diputados regionales, así como el Gobierno autonómico, no pueden ser "detenidos ni retenidos en Murcia, salvo en caso de flagrante delito", en cuyo caso será el Tribunal Superior de Justicia de la Región -y no los tribunales ordinarios- sobre "su inculpación, prisión, procesamiento y juicio". Es decir, quedan suprimidos los aforamientos de los diputados, los miembros del Gobierno regional y hasta del Consejo de Gobierno, una opción que el PP quiso enmendar y no pudo. 

Un diputado del PP de Murcia: "No podemos hacer una España de regeneración en unos sitios sí y en otros no"

Este es uno de los motivos que ahora utilizan como argumento para abstenerse en el Congreso. "No hubo debate, se aprobó de forma exprés [apenas dos días antes de que se votara la investidura de López Miras] y sin poder ni enmendar el texto", protestan fuentes del PP murciano que sigue liderando Pedro Antonio Sánchez. "Además, se está generando una distorsión en el ámbito nacional: el presidente de Murcia no estará aforado mientras la presidenta de Andalucía [Susana Díaz, que también gobierna con apoyo de Cs] sí lo está", se quejan. "Pedimos un debate nacional. Es verdad que sobran aforados, no sólo en el ámbito político, también en el judicial, pero es necesario abordarlo en un debate nacional. No podemos hacer una España de regeneración en unos sitios sí y en otros no", argumentan. 

Reforma constitucional

La misma justificación utilizan fuentes del grupo parlamentario popular (GPP). "No hay nada más desigual que aprobar una reforma así en unos sitios sí y en otros no", sentencian. Sin embargo, las mismas fuentes reconocen que son ellos mismos los que también ponen freno a plantear la reforma de los aforamientos a nivel nacional. Consideran que, para poder eliminar dicha figura jurídica que afecta a diputados, senadores, jueces y fiscales es necesario reformar la Constitución y celebrar el correspondiente referéndum para aprobar la nueva Carta magna. Y ese es un "melón" que no están dispuestos a abrir, sobre todo en esta época de tensión con los independentistas catalanes y con la consulta del 1-O a la vuelta de la esquina. "El PP está dispuesto a reformar la Constitución, pero hay que elegir el momento para hacerlo", zanjan desde el PP de Murcia. 

Pedro Antonio Sánchez mantiene su escaño y, como diputado, sigue aforado

Mientras tanto, todo apunta a que en las filas de Albert Rivera se llevarán una sorpresa con la abstención del PP. Fuentes de Ciudadanos aseguran que, una vez se solventó la polémica en Murcia, no han vuelto a negociar ni hablar con los conservadores sobre el Estatuto autonómico. Dan por hecho que, si sus socios no votan los mismo en el Congreso que en la Asamblea regional, serán ellos los que se lo tengan que explicar a la ciudadanía y extienden esa advertencia también a PSOE y Podemos que, como el PP, votaron sí a la eliminación de los aforamientos en Murcia. 

No obstante, PSOE y Podemos -que estaban dispuestos a presentar una moción de censura contra Pedro Antonio Sánchez- recriminaron a Ciudadanos que se inclinara finalmente por mantener al PP al frente del Ejecutivo de la Comunidad. Es más, el expresidente sigue siendo diputado en la Asamblea -pese al pacto firmado con los naranjas para expulsar a los imputados de sus cargos públicos- y, de momento, mantiene su aforamiento. 

Para que eso cambie, la mayoría absoluta del Congreso tiene que dar luz verde a la reforma del Estatuto de Autonomía que se vota este martes. Con la abstención del PP, los 32 diputados de Ciudadanos necesitan 144 escaños más. El PSOE tiene 85; Podemos y sus confluencias, 71. Si suman todos, saldrá adelante, aunque en Génova aún tendrán un as en la manga: su mayoría absoluta en el Senado.