Publicado: 25.01.2016 14:49 |Actualizado: 25.01.2016 15:35

​El PP admite ya que repetir
elecciones beneficia a Rajoy

Casado confirma que los conservadores hablan con PSOE y Ciudadanos, aunque dice desconocer con quién lo hace el presidente

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para informar sobre los asuntos tratados en la reunión del Comité de Dirección del partido. EFE/Ballesteros

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para informar sobre los asuntos tratados en la reunión del Comité de Dirección del partido. EFE/Ballesteros

MADRID.- Lo que hasta ahora era un comentario privado ha adquirido hoy la categoría de oficial en la calle Génova. Una repetición de elecciones generales en primavera "no sería algo malo" para el Partido Popular, ha asegurado hoy el vicesecretario general Pablo Casado durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección del partido, que preside Mariano Rajoy.

El portavoz del PP, sin embargo, ha reconocido también que unos nuevos comicios con la "peor opción" para los españoles, que pasarían a estar prácticamente medio año con un Ejecutivo en funciones. Casado, preguntado en varias ocasiones por los contactos que estará manteniendo su partido y su líder con dirigentes del PSOE y Ciudadanos, ha confirmado sin concretar nada que el PP habla con ellos, aunque ha admitido no saber con quién estaría intentando negociar Rajoy su investidura.



El vicesecretario del PP ha evitado en todo momento fijar una agenda de negociaciones del presidente en funciones para intentar lograr apoyos para mantenerse en La Moncloa; tampoco ha desmentido que Rajoy fuera a tener la agenda tan "libre" como la semana pasada trasladó al falso presidente catalán, durante una broma radiofónica. La estrategia con la que pretende Rajoy lograr que algún partido -más allá de Ciudadanos- respalde su investidura sigue siendo, pues, un misterio.

Presiones a los críticos del PSOE

Más nítido es, sin embargo, el método con el que el PP pretende evitar una coalición de Gobierno PSOE-Podemos y consiste, por un lado, en desprestigiar a la formación que lidera Pablo Iglesias y, por otro, en presionar a los barones y dirigentes socialistas (Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba o Eduardo Madina) que han criticado al partido morado por la rueda de prenda de Iglesias en el Congreso, tras su audiencia con el rey Felipe VI.

En esta línea, Casado ha advertido de que "esa supuesta investidura [de Pedro Sánchez respaldado por Podemos] sería suicida para el PSOE y para España" y ha lanzado la pregunta al secretario general socialista sobre si "va a montar en el avión de Maduro con los de la CUP y Podemos o va a volver a la centralidad", refiriéndose a una información de Antena 3 filtrada a la cadena por el propio Ministerio del Interior y que ya ha sido debidamente aclarada por otros viajeros de ese desplazamiento de hace un año, como integrantes de la ONU, periodistas o profesores de Universidad.

El liderazgo de Rajoy y su candidatura a la Presidencia del Gobierno ha sido otra de las preguntas recurrentes en la rueda de prensa de Casado, tras publicarse que estaba en entredicho e, incluso, citarse al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, como posible relevo. Mientras éste negaba tajantemente tal posibilidad hace unas horas, Casado ignoraba la preocupación interna por este asunto y repetía una y otra vez que los diputados del PP no contemplan votar a otro candidato que no sea el actual, el cual, además, "es el que ha ganado las elecciones", zanjó.