Público
Público

El PP de Andalucía exige a Nebrera que deje el partido

La sociedad civil califica de "inculta e ignorante" a la diputada catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un gesto sin precedentes, el PP andaluz exigió el lunes a la diputada del PP catalán Montserrat Nebrera que deje el partido. Nebrera había calificado como 'de chiste' el acento andaluz de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. 'No representa al PP, ni a Catalunya, ni a nadie', arremetió contra ella el secretario general de los conservadores, Antonio Sanz.

Media hora después, Nebrera, dio un pequeño paso atrás: 'Me refería al tono y no al acento. A lo mejor me he equivocado de palabra', dijo a Europa Press. Tras escuchar esto, los populares catalanes aún trataban de hablar con ella no cogía el teléfono en dos números distintos para exigirle una rectificación en toda regla. Si no lo hace, se estudiarán medidas más radicales, indicaron fuentes del PP catalán.

El enfado de Javier Arenas, líder del PP andaluz, llegó a su cumbre el domingo, después de que Nebrera insistiera en las críticas en su blog (www.montsenebrera.cat). Lo hizo pasando de la contundente advertencia que le había lanzado horas antes Arenas: '[No acepto] bromas o comentarios sobre la forma de hablar en Andalucía'. Sin embargo, poco después del aviso, la diputada arremetía contra quienes la critican: 'Esos falsos indignados por mis palabras, la mayor parte blogueros enviados por su partido y unos cuantos políticos sin cuota de pantalla, no son andaluces de verdad'. Arenas tomó nota y el mismo domingo avisó al PP catalán. Y poco antes de que hablara Sanz, alertó a Catalunya de lo que iba a hacer.

Nebrera mantuvo un duelo imposible por la presidencia del PP catalán con Alicia Sánchez Camacho, la candidata oficial. Es el verso suelto en Catalunya y sus actitudes no son ni del agrado de Génova ni de la cúpula del PP catalán. Arenas sabe qué terreno pisa.

 

El lunes, la sociedad civil andaluza estaba indignada. '[Sus declaraciones] constituyen una descalificación y un insulto a millones de hablantes del español a uno y a otro lado del Atlántico. La ignorancia en este aspecto ha sido vergonzosa', afirma Manuel Peñalver, profesor de Lengua Española de la Universidad de Almería. El coordinador del CSIC en Andalucía, Fernando Hiraldo, cree que las palabras de Nebrera se merecen 'un monumento a la incultura' y tienen una 'alta dosis de mal gusto'.

Desde Córdoba, con cuyos hoteles tampoco parece entenderse la diputada del PP, la poetisa Elena Medel opina: 'Esas palabras parten de la ignorancia más descarada, aquella que se exhibe sin pudor. Rezuman desconocimiento en torno a una marca, el acento, que imprime personalidad, riqueza y vida a un idioma'.

El dramaturgo Salvador Távora es contundente: 'Además de una falta de respeto a la forma de hablar de los que no son de su entorno, tiene una falta de conocimiento de la historia peninsular. Debería saber por encima de connotaciones ideológicas, que las hay, que Andalucía tenía leyes en versos y acentos abiertos a la comunicación que eran, hace ya muchos siglos, de claro entendimiento universal'.

Y añade: 'Los políticos de los pueblos de España, además de un respeto a la forma de vivir, de hablar y de comportarse de cada lugar, deberían tener conciencia de que por sus actos se juzgan las formas de pensar y sentir de los partidos y pueblos a los que representan. Y esto es algo muy serio que debería saber la señora Nebrera'.