Publicado: 20.01.2014 15:50 |Actualizado: 20.01.2014 15:50

El PP avisa a los disidentes: "No es lo mismo gobernar que no hacerlo"

Cospedal ensalza la figura de Ortega Lara, pero asegura que el Gobierno defiende la misma política antiterrorista que en la oposición. Aznar aún no ha contestado a Rajoy sobre si acudirá a la Convención Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La secretaria general del PP se ha pronunciado este lunes por primera vez sobre la ruptura del partido que ha supuesto que un grupo de críticos del PP con las políticas de Mariano Rajoy haya fundado Vox, una nueva formación de "centro-derecha", según sus impulsores, entre los que están el funcionario de prisiones secuestrado por ETA y ex integrante del PP, José Antonio Ortega Lara, y el ex parlamentario del PP vasco, Santiago Abascal.

María Dolores de Cospedal ha alabado, en primer lugar, la figura de Ortega Lara, asegurando que "siempre ha sido, es y será una figura muy respetada, querida, admirada y defendida en el PP, no sólo por ser un símbolo en la lucha contra ETA, sino por la actitud que ha mantenido siempre". La número dos del PP ha respondido así al requerimiento que Esperanza Aguirre ha hecho a su partido en su artículo semanal en el diario ABC, y en la que la presidenta del partido en la Comunidad de Madrid pide que se recupere la figura del ex funcionario de prisiones.

Una vez ha dejado clara la opinión del partido sobre la persona de Ortega Lara, la secretaria general del PP ha advertido a los disidentes y ahora integrantes de Vox, muy críticos con las políticas de Mariano Rajoy, que "el PP tiene que hacer y está haciendo aquello a lo que se comprometió con los españoles: salvar a España de la quiebra". Cospedal ha admitido que esto supone al Ejecutivo tomar decisiones "non gratas, pero es a lo que obliga el interés general del país". En cambio, ha advertido, "hay otros que no tienen responsabilidades" y les resulta "más fácil hablar", porque "no es lo mismo gobernar que no gobernar".

Precisamente, uno de los motivos que han impulsado el nacimiento de Vox es la política antiterrorista de Rajoy, ya que quienes fueran miembros del PP y se han ido consideran que el Gobierno está traicionando a las víctimas al seguir la hoja de ruta de José Luis Rodríguez Zapatero y no aquello a lo que se comprometieron en la oposición al Gobierno socialista, cuando Rajoy lideraba las manifestaciones de las asociaciones de víctimas.

En este sentido, y a pesar de reconocer que "no es lo mismo gobernar que no hacerlo", Cospedal ha asegurado que "el Gobierno sigue la misma política antiterrorista que el PP ha mantenido siempre", porque "ni negocia ni va a negociar con ETA". "El que diga lo contrario, se equivoca o miente", ha señalado la también presidenta de Castilla-La Mancha.

La secretaria general del PP ha vuelto a comunicar que José María Aznar, presidente del Honor del PP, ha sido invitado a la Convención Nacional, que se celebra en Valladolid los días 31 de enero y 1 y 2 de febrero. Cospedal ha asegurado, sin embargo, que todavía no sabe si el expresidente del Gobierno va a acudir e intervenir porque éste aún no se ha pronunciado. El presidente de FAES, según un portavoz de esta fundación, estuvo de viaje internacional la semana pasada, por lo que esta semana debería dar una respuesta al PP sobre su participación en el encuentro conservador.

A pesar del distanciamiento entre ambos y los reproches de Aznar a su Gobierno, Mariano Rajoy tiene mucho interés en que su antecesor acuda al cónclave que reunirá a 2.400 integrantes del PP para tratar de atraerse el voto de sector más duro del partido, al menos, de aquél que todavía no ha optado por Vox como alternativa.

La Convención Nacional es, de hecho, el acto que dará el pistoletazo de salida a la campaña electoral para las europeas del 25 de mayo y el presidente del Gobierno quiere, ante todo, garantizarse que el voto de derechas queda lo suficientemente aglutinado en el PP para ganar al PSOE. En este sentido, el partido trabaja también en celebrar un acto con las desencantadas asociaciones de víctimas del terrorismo en el seno de la Convención de Valladolid, aunque tampoco está cerrado, ha admitido Cospedal.