Público
Público

El PP busca reanimar la negociación del TTIP, con el voto en contra de PSOE y Podemos

El portavoz conservador en el Senado ve "una buena idea" la comisión de evaluación de Tratados que propuso el PSOE y que rechazó el Congreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Imagen del Pleno del Senado. E.P.

La Comisión de Exteriores del Senado ha aprobado este miércoles una moción presentada por el PP en la que insta al Gobierno a impulsar, dentro de la UE, la conclusión de las negociaciones del acuerdo comercial de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP) entre la UE y los Estados Unidos de América.

El texto ha salido adelante con el rechazo del PSOE y Podemos, la abstención de CC y los votos a favor del PP, el PNV y Ciudadanos. La portavoz morada, Idoia Villanueva, ha esgrimido el rechazo social que despierta el Tratado y los potenciales daños para los pequeños agricultores y para la salud pública.

Por parte del PSOE, Óscar López ha asegurado que su formación es defensora del libre comercio, pero que está en contra de "este TTIP" y, además, que "la Administración Trump no es la mejor para negociar", por su posición sobre el comercio mundial pero también sobre los estándares laborales europeos.

Sin embargo, para Aragonés es "importantísimo reanimar" un asunto que "parece haber muerto" y que contribuirá a una integración regional que supone casi el 50% del PIB mundial, el 25% de las exportaciones y el 31% de las importaciones mundiales. "Éste es el acuerdo comercial más importante de los últimos años y puede representar una oportunidad histórica para la economía española", ha remachado.

El conservador ha respondido a las reticencias sobre la administración Trump preguntándose si Europa debe responder a su lema América First facilitando los obstáculos y comprando solo productos nacionales. Es más, ha avisado de que sería un error renunciar a negociar un Tratado y dejar que Estados Unidos 'nacionalice' la política comercial y la deje en manos de su Congreso.

Por otro lado, Aragonés también ha dejado claro que él no cierra puerta a la propuesta del PSOE de crear una comisión de estudio y evaluación de los acuerdos internacionales, una iniciativa que fue rechazada en la Mesa del Congreso con los votos de PP y Ciudadanos, que recordaron que la dirección de la política exterior es una competencia exclusiva del Gobierno.

Es más, ha precisado que una comisión de evaluación "podría ser mixta", con participación de las dos Cámaras, y si finalmente es solo de estudio podría crearse en el Senado. "Esa es una buena idea", ha dicho.

El PSOE propuso esta comisión para evaluar el impacto de los Tratados internacionales con motivo de su cambio de posición sobre el tratado comercial con Canadá (conocido como CETA, por sus siglas en inglés). El PSOE había dado su apoyo al Tratado pero a finales de junio la nueva dirección socialista encabezada por Pedro Sánchez lo criticó y cambió su voto por la abstención.

Visto bueno al CETA

El CETA también ha pasado este miércoles el trámite de la Comisión de Exteriores del Senado, que le ha dado su visto bueno con los votos a favor de PP, PNV, CC y Ciudadanos, el rechazo de Podemos y la abstención del PSOE. El Tratado debe pasar aún por el pleno de la Cámara Alta.

El socialista Óscar López ha recordado que la abstención fue la posición fijada por el PSOE después de su último Congreso y ha aprovechado para defender una globalización más justa. "No se puede poner puertas al campo, pero a lo mejor hay que poner alguna valla", ha ilustrado.

El conservador, por su parte, ha afeado a los socialistas esa abstención, especialmente porque no fue una toma de posición debatida sino una decisión "súbita" tras el Congreso del partido.

Además, ha recalcado que Canadá, que "desea firmemente este acuerdo", está comprometido en la lucha contra el cambio climático, lo cual es importante dada su capacidad exportadora de petróleo. Si la UE renunciase al CETA, ha avisado, sería "un clarísimo acto de hostilidad contra el Gobierno de Canadá" y otro Gobierno canadiense podría ser menos proclive a combatir el cambio climático.