Publicado: 17.03.2016 23:42 |Actualizado: 18.03.2016 13:38

El PP cambió los discos duros de sus ordenadores de Tesorería y quiso alterar sus números de serie

La empresa suministradora de HP se negó a cambiar las placas de identificación porque es ilegal. El partido pidió que se dejasen los Hewlett-Packard usados de Contabilidad como si fueran nuevos semanas antes de las elecciones generales.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 30
Comentarios:
Sede del PP en la calle Génova de Madrid / EFE

Sede del PP en la calle Génova de Madrid. En la sexta planta del edificio está el área de Contabilidad, donde trabajan los tesoreros del partido. / EFE

MADRID.- El Partido Popular realizó en octubre y noviembre de 2015 -semanas antes de las elecciones generales del 20 de diciembre- varias operaciones de cambios del disco duro de sus ordenadores de la sexta planta de la sede nacional del partido, donde se encuentra el departamento de Contabilidad; es decir, donde trabajan los tesoreros y gerentes del PP y sus equipos.

Precisamente, la gerente actual del PP, Carmen Navarro, está imputada (investigada) por el borrado de los discos duros de dos ordenadores de su antecesor, Luis Bárcenas, caso por el que el partido en su totalidad está también investigado (imputado).

El diario Público ha podido acceder a los registros de varias llamadas por los que, desde la 6ª planta de la sede nacional de PP, en la madrileña calle Génova 13, se solicitó a la empresa suministradora de los ordenadores de este departamento (la estadounidense Hewlett-Packard, más conocida por sus iniciales HP) que cambiase los discos duros de, al menos, cuatro ordenadores, aunque las fuentes a las que ha tenido acceso este periódico, conocedoras directas -y testigos en algunos casos- de las operaciones de la planta de Tesorería de la calle Génova 13, contabilizan varias máquinas más afectadas por el cambio de disco duro, si bien los registros de llamadas fueron borrados.



El borrado o cambio de la placa base con el número de serie de los ordenadores es ilegal, "como si a un vehículo se le borra o cambia la matrícula con la que fue adquirido"

Con todo, el cambio de disco duro por parte de HP no resultaba suficiente para la Tesorería del PP, pues los responsables de comunicar con la empresa suministradora Hewlett-Packard (trabajadores de la empresa Expo Soluciones Informáticas, G.P. (director técnico), J.R. y A.M.) pidieron "cambiar el número de serie de la placa base", literal en las llamadas y según consta en los registros y grabaciones que obran en poder de Público, una operación ilegal en todo caso y que les fue negada rotundamente por HP, pese a la "desagradable" insistencia del "cliente del partido".

El Partido Popular, consultado por este diario horas antes de publicarse esta información, no ha podido explicar los motivos de estas acciones en sus ordenadores del departamento de Contabilidad de la sede nacional del partido en Madrid.

Técnicos informáticos consultados por este diario explican que el borrado o cambio de la placa con el número de serie de los ordenadores es ilegal, "como si a un vehículo se le borra o cambia la matrícula con la que fue adquirido"; es decir, cada ordenador tiene un número de serie (J0F01EA es uno de los aparatos afectados por los cambios de discos duros en el PP, con descripción 600PDeS/i54590/500hq/4X/46k ALL) y su modificación haría desaparecer, entre otros datos, el registro de que el propietario de la máquina es, en este caso, el Partido Popular.

Quienes pidieron estos cambios ilegales desde la sexta planta del PP conocían "perfectamente" la ilegalidad de la operación que exigían hacer a la empresa, "como cualquier persona que se dedique a trabajar en servicios informáticos". Su intención, advirtieron, era que cada ordenador fuese devuelto a su estado inicial, "tal cual vino de fábrica" y "con todo el software que tenía".

El cambio de discos duros de los ordenadores del departamento de Contabilidad solicitado por el PP no permitió a la empresa suministradora acceder en ningún caso a su contenido, ya que el cliente evitó el test de reconocimiento habitual en estos casos para acceder al problema aduciendo que el disco duro presuntamente fallido no era "detectado" por el ordenador y pidiendo exclusivamente el envío de discos duros nuevos.