Público
Público

El PP da por zanjados los problemas de Rajoy con la Gürtel

"La comparecencia de ayer se acabó ayer", asegura Maillo, que niega que el presidente haya descargado su responsabilidad en Aguirre. Critica que su declaración ante la Audiencia Nacional fuera un "juicio político" y promete impulsar la regulación de la acusación particular.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fotografía facilitada por el PP de su vicesecretario general, Fernando Martínez-Maillo.- EFE

"La comparecencia de ayer se acabó ayer". Así da el PP por zanjados los dolores de cabeza de Mariano Rajoy con respecto a la trama Gürtel. El número tres de la formación ha asegurado que el presidente del Gobierno, el primero en activo que tuvo que declarar ante un tribunal, se encuentra "satisfecho de haber colaborado con la justicia" aunque su testifical no haya servido para "aportar nada nuevo".

Así lo ha considerado Fernando Martínez-Maillo en una entrevista en RNE en la que ha criticado que su comparecencia en la Audiencia Nacional se convirtiera en un "juicio político". "Tres señores vestidos de negro, mejor dicho, de rojo, porque eran tres letrados del PSOE, sometieron a un interrogatorio al presidente del Gobierno cuando el objetivo era testifical. Preguntaron cosas que no formaban parte del procedimiento que, en un 99%, no habrían sido procedentes en cualquier otro proceso", argumentó. "De la financiación de las campañas de 2003 en Pozuelo y Majadahonda, que era el objeto central del juicio, se habló entre poco y nada", defendió.

Maíllo: "Tres señores vestidos de negro, mejor dicho, de rojo, porque eran tres letrados del PSOE"

El coordinador general de los conservadores aplaudió en cambio la actitud de su jefe que, dijo, "respondió con contundencia y mucha transparencia. No tuvo ningún momento de debilidad". Reconoció que "incluso el presidente del tribunal le dijo en varias ocasiones que no hacía falta que siguiera contestando más, que ya era suficiente", pero negó que la Sala hubiese concedido algún tipo de privilegio al presidente que, en principio, acudía sólo a declarar como "ciudadano". "Si se le ha beneficiado que venga Dios y lo vea. Cuando hablan de privilegios, que me digan cuál", exclamó al recordar que "hasta cuatro testigos en ese procedimiento han declarado por videoconferencia".

Maillo valoró, no obstante, que el tribunal "ha sido escrupuloso y estricto en la aplicación de la ley", aunque volvió a defender que de poco sirvió la declaración de Rajoy en la causa contra la trama Gürtel. "¿Desde el punto de vista jurídico va a haber alguna línea de lo que ayer se declaró? Yo creo que ninguna", opinó pese a incidir en que el jefe del Ejecutivo "dijo la verdad".

"Si se le ha beneficiado que venga Dios y lo vea. Cuando hablan de privilegios, que me digan cuál"

El número tres del PP insistió en que "en todos los partidos" existe una línea diferencial entre la parte política y la parte económica de las formaciones, tal y como defendió ayer Rajoy en la Audiencia Nacional, y, pese a asegurar que los conservadores habían "aceptado" con normalidad su obligación de declarar, volvió a arremeter contra la figura de la acusación particular. Fueron los abogados de ADADE que el PP insiste en identificar directamente con los socialistas quienes pidieron su comparecencia y la convirtieron, en palabras de Génova y Moncloa en un "juicio político". Por eso, ha dicho Maillo, quieren limitar la figura de la acusación particular para que no la puedan ejercer los partidos políticos. "La acción popular la vamos a regular algún día porque es urgente", prometió.

De otro lado, negó que Rajoy intentara descargar en Esperanza Aguirre su responsabilidad. El presidente del Gobierno y del PP aseguró ante el tribunal que dejó en manos de la expresidenta madrileña la advertencia del extesorero Álvaro Lapuerta sobre presuntas irregularidades en un contrato de venta de patrimonio de los municipios de Arganda del Rey y Majadahonda. Sin embargo, para Maillo, "no hay ninguna razón para interpretarlo así". "Nadie tiene que sentirse ofendido ni plantear que se haya utilizado el nombre de otra persona", opinó.

Aun así y pese a que Rajoy se escudó finalmente en "no lo sé", "no lo conocía", "de eso no sabía nada", "las cuestiones económicas no son mi responsabilidad, su número tres en el partido incidió en su "credibilidad". "Rajoy siempre dice la verdad. Muchos esperaban que no contestara o que lo hiciera con evasivas y ayer contó su verdad", defendió. "Ayer, muchos nos sentimos orgullosos del presidente", concluyó.