Publicado: 07.11.2016 14:43 |Actualizado: 07.11.2016 14:43

El PP desautoriza a Cospedal por anunciar que seguirá como número dos

"Hay que esperar al Congreso para hablar de nombres", sentencia Maillo, que asegura que intentarán "renovar" el partido en febrero. Sin embargo, aún no habrá primarias y seguirá imperando el 'dedazo' de Rajoy

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
La secretaria general del PP, María Dolores Cospedal (d) conversa con vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo (i) y el presidente del PP en La Rioja, Pedro María Sanz (c) a su llegada al Congreso.- EFE

La secretaria general del PP, María Dolores Cospedal (d) conversa con vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo (i) y el presidente del PP en La Rioja, Pedro María Sanz (c) a su llegada al Congreso.- EFE

MADRID.- El PP ha desautorizado este lunes a su propia secretaria general. María Dolores de Cospedal anunció que seguirá siendo la número dos del partido y que compatibilizará ese cargo con su nueva misión como ministra de Defensa. "Hay que esperar al Congreso para hablar de nombres", se lo afeó hoy el vicesecretario de Organización.

Fernando Martínez Maillo, que ofreció una rueda de prensa tras el Comité de Dirección que presidió Mariano Rajoy en la sede Génova, anunció que el XVIII Congreso del PP -el último se celebró en 2012- llegará en febrero. En él se prevé que llegue la renovación de caras en los altos cargos y de los Estatutos del partido. O no.



De hecho, el propio Congreso estará organizado siguiendo los Estatutos actuales de la formación. Es decir, no habrá primarias -como han pedido incluso conservadores como Cristina Cifuentes en varias ocasiones- y seguirá imperando el 'dedazo' de Rajoy, que elaborará su propio organigrama.

"Tan democrático es un sistema como otro", defendió Maillo, que afeó a PSOE y Ciudadanos sus sistemas de primarias internas. "El PSOE hace primarias cuando le interesa y, cuando no, cierra con llave la puerta de su sede; y en C's hay primarias con un candidato único. Eso no es muy razonable", criticó. También aseguró con vehemencia que en el PP sí hay "listas abiertas" y "urnas", eso sí, sólo para elegir a los compromisarios en caso de que se presenten más candidatos del número que corresponde a cada provincia para asistir al Congreso nacional.

"Nunca pensé llegar adonde he llegado y no aspiro a nada más que a hacer bien mi trabajo", mitineó

Y, entre risas, incluso bromeó con la posibilidad de que Rajoy no fuera a seguir siendo presidente del PP. "Aún no tenemos ni candidato", se rió, para justificar de nuevo que Cospedal no pueda posicionarse aún como la eterna secretaria general. Para suavizar la crítica, en cambio, constató que sí es compatible ser número dos del partido y, a la vez, ministra.

En cuanto a sí mismo y al resto de vicesecretarios que se han quedado sin cartera ministerial, Maillo se puso "ñoño" y negó haberse hecho ilusiones con dicho ascenso. "Nosotros no nos hemos colocado en las quinielas. Y quinielas se hacen muchas, pero normalmente no se acierta. Y en cualquier caso, un Gobierno fuerte necesita un partido fuerte al lado y cometeríamos un error si todos los que estamos en el partido nos incorporáramos al Gobierno", argumentó.

¿Su deseo personal? "Nunca pensé llegar adonde he llegado y no aspiro a nada más que a hacer bien mi trabajo", mitineó tras agradecer a Rajoy su "confianza". "Nosotros somos unos pipiolos, llegamos hace año y medio y nuestro trabajo no ha terminado todavía. En el Congreso se verá si seguimos o no como vicesecretarios", insistió Maillo, en presencia de su homólogo en Comunicación, Pablo Casado.

Recorte presupuestario 

Más allá del calendario organizativo del PP, Maillo adelantó también que "pronto" se designará el equipo -o equipos- negociadores que se dedicarán, primeramente a pactar los Presupuestos Generales del Estado con PSOE y C's, "los partidos constitucionalistas", y con el resto de grupos del Congreso. Si el PSOE se mantuviera en el no, al Gobierno en minoría de Rajoy le bastaría con convencer a PNV y un diputado más -probablemente, Pedro Quevedo, de Nueva Canaria- para alcanzar, con Coalición Canaria -ya de su parte-, los 176 escaños necesarios para sacarlos adelante.

Los de Albert Rivera, disfrazados de oposición, han asegurado que no apoyarán más recortes. En el PP, por su parte, le han recordado a los naranjas que ellos firmaron un pacto en el que el cumplimiento de las 150 medidas quedaba supeditada a una condición: los compromisos con Bruselas. Y la UE pide un tijeretazo de 5.500 millones de euros.

"Nuestro objetivo es poner esas 150 medidas en marcha, Pero Rivera sabe que el cuadro de gastos está supeditado al cumplimiento de los objetivos con Europa. Ellos saben que hay que cuadrar ingresos y gastos. Son responsables y estoy seguro de que lo van a entender porque lo han firmado, igual que lo hemos firmado nosotros", concluyó Maillo.