Publicado: 03.09.2016 14:33 |Actualizado: 03.09.2016 16:46

El PP escenifica un cierre de filas con Rajoy cuando se abre el debate interno sobre su cabeza

Cospedal justifica el nombramiento de Soria, pese a las críticas: "Quedó bien claro que no tenía nada que ver con los papeles de Panamá", dice para negar que tenga nada que ver con la "regeneración democrática" que le exige incluso Ciudadanos.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP; Mariano Rajoy, presidente de España en funciones y Martínez Maíllo, vicesecretario de organización en el comité ejecutivo del PP/EFE

El comité ejecutivo del Partido Popular cierra filas con Rajoy, en el centro de la imagen/EFE

MADRID.- "No voy a decir que más que nunca pero sí con la misma contundencia de siempre, que nuestro candidato es y va a seguir siendo Mariano Rajoy". Así de rotunda se mostró la secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal, que se esforzó por mostrar un excesivo entusiasmo en la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo del PP para escenificar el cierre de filas de todo el partido en torno a su presidente. 

Tras la investidura fallida de ayer y las peticiones veladas de retirada tanto por parte de Pedro Sánchez como de Albert Rivera, Cospedal intentó acallar también las propias voces internas que empiezan a cuestionar -aunque sea con la boca pequeña- la permanencia de Rajoy al frente de sus filas. 

Fuentes del Comité Ejecutivo Nacional del PP han reconocido a Público que la marcha de su cabeza de lista serviría para facilitar las futuras negociaciones para la formación de Gobierno -informa Ana Pardo de Vera-, pero, según Cospedal, ninguno de ellos se ha atrevido a mencionarlo en voz alta durante la reunión de este sábado. "Todas las intervenciones han estado dirigidas a apoyar todo lo que ha hecho el partido hasta este momento y a destacar la fortaleza de nuestro candidato", explicó.



Cospedal siguió así con la estrategia iniciada ayer por el portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando, que quiso dejar claro tanto a Sánchez como a Rivera que Rajoy ha sido, es y será el candidato del PP "ayer, hoy, mañana y pasado mañana". "En los procesos electorales no dimiten los que ganan, dimiten los que pierden", incidió hoy la número dos del partido. 

Cospedal asegura que ya ha habido contactos entre PP y Ciudadanos que buscan reeditar el pacto roto por Rivera ayer

Una vez más, los populares repitieron el mantra habitual de los últimos días: urge formar Gobierno para aprobar los Presupuestos y cumplir con Europa, Sánchez tiene la culpa del bloqueo porque lo que quiere en realidad -a su parecer- es repetir elecciones, y no hay alternativa viable que no sea la del PP.

Por ello, dijo, en el partido seguirán intentando convencer al PSOE de que se abstenga a una hipotética segunda intentona de Rajoy en el Congreso. "Con vuestro apoyo voy a seguir defendiendo la victoria del PP y a seguir intentando formar Gobierno", mitineó el todavía jefe del Ejecutivo ante los suyos. De hecho, Cospedal afirmó que ya habían vuelto a producirse contactos entre PP y Ciudadanos que buscan reeditar el pacto acordado entre ambos, pese a la ruptura total anunciada ayer por los de Rivera.

En cualquier caso, los conservadores admitieron que ahora toca dedicarse a las elecciones gallegas y vascas porque, dijo Cospedal, "será difícil" poder retomar las negociaciones de investidura antes de saber qué ocurre en dichas comunidades el 25 de septiembre. "Vamos a intentar hablar con todo el mundo -dijo en referencia no sólo a Sánchez, sino también al PNV- para intentar formar gobierno, pero va a ser complicado antes del 25-S", lamentó.

Soria, el "mejor candidato" para el Banco Mundial

De otro lado, la secretaria general del PP fue la encargada de salir a dar la cara, pese a las críticas internas también por ello, por la decisión del Ejecutivo en funciones de proponer a José Manuel Soria para que ocupe un puesto en el Banco Mundial. Así, negó su implicación con los papeles de Panamá, aseguró que al ex titular de Industria jamás se le había acusado de corrupción y argumentó que, por todo ello, su nombramiento no tiene "nada que ver" con la "regeneración democrática" que le exige toda la oposición, incluso sus hasta ayer socios de Ciudadanos. 

"Es el mejor candidato", afirmó Cospedal. Aunque se excusó constatando que ella no era la portavoz del Gobierno, sino del partido, la secretaria general del PP tiró de argumentario: "Soria es funcionario, técnico comercial del Estado.  Ese puesto siempre ha estado ocupado por técnicos comerciales del Estado y por economistas del Estado. Y la comisión técnica de evaluación encargada de proponer a personas para ese puesto ha entendido que la persona más adecuada teniendo en cuenta su currículum", intentó defender.