Público
Público

El PP excluye a Podemos de la negociación de la reforma electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP quiere 'regeneración democrática' pero no invitará a la mesa de negociación a Podemos. Aunque la formación de Pablo Iglesias se haya posicionado en las encuestas como la tercera fuerza política, los conservadores no consideran necesario debatir con ellos —ni con ningún otro partido que no tenga representación parlamentaria— su propuesta de reforma de la ley electoral local.

Así lo ha confirmado este lunes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que ha cerrado la puerta a negociar la elección directa de alcaldes, la reducción de los aforamientos o la regulación de los indultos a todos aquellos que no tengan 'voto' en Congreso y Senado. 'La democracia es así', sentenció en la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Comité de Dirección del partido. 'La democracia se manifiesta a través de los representantes en el parlamento; si no, también nos cargamos la democracia española', agregó.

Sin embargo, a pesar de no querer escuchar las propuestas de las formaciones recién nacidas, Cospedal pidió al resto de grupos parlamentarios, y en especial al PSOE, que no den un 'portazo' a los planteamientos del PP antes de haberlos escuchado. La número dos de Rajoy en el partido aseguró que pretender 'que sean los ciudadanos quienes decidan sobre las 'no mayorías absolutas'' no se debe al temor de los conservadores a perder alcaldías tras el batacazo de las elecciones europeas y prometió plantear 'una propuesta lo más amplia posible' para poder conseguir un mayor consenso al respecto en los próximos dos meses

El partido que sustenta el Gobierno de Mariano Rajoy comienza así el nuevo curso político, sin plantear aún propuestas concretas que contextualicen lo ya anunciado antes de las vacaciones. Así, Cospedal recordó la intención del PP de debatir, en general,  acerca de la elección directa de alcaldes (pero no aclaró si habría una segunda vuelta o no), de la reducción ('o no') del número de aforados, de la reducción de los gastos de las campañas electorales, de la regulación de los indultos para que sea 'lo menos discrecional posible' y de reforzar la participación ciudadana e 'incrementar la fortaleza de las iniciativas populares a la hora de plantear propuestas de ley'. Todo con la intención, según Cospedal, de conseguir volver a 'acercar la política a los ciudadanos', aunque aún no concreten las formas para llevarlo a cabo.

Lo que sí aclaró la vicesecretaria general del PP es que los conservadores están convencidos de que no es necesario reformar la Constitución ni los Estatutos de Autonomía para acotar el sistema de aforamiento. Una postura que contradice a la expresada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que abogó por limitar esta protección a sólo 22 personas. 'Se debe proteger la libertad de expresión de diputados y senadores en el ejercicio de sus funciones y lo mismo para jueces y fiscales', zanjó Cospedal, a pesar de haber reconocido que 'el aforamiento ha sido muy amplio en España'. 

De otro lado, Cospedal también mentó a la Constitución para repetir, una vez más, las palabras de Rajoy respecto a la consulta soberanista impulsada por el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas. 'La primera obligación del Gobierno y de un presidente de un Gobierno autonómico es cumplir la ley', concluyó, advirtiendo de que el PP recurrirá al TC la ley de consultas catalana.