Público
Público

El PP insinúa que el PSE podría quedarse solo en Euskadi

Los conservadores vascos quieren salvar el pacto al margen de la política nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP dio ayer un paso más en su estrategia de ruptura con los socialistas insinuando que la 'persecución' a la que se ven sometidos por parte del Gobierno puede afectar al pacto entre ambas formaciones en Euskadi.

El encargado de hacer esta advertencia fue Alfonso Alonso, portavoz adjunto del PP en el Congreso. En declaraciones a Radio Nacional, el también presidente de los conservadores alaveses, advirtió a los socialistas de que 'la caza de brujas' a su partido en el ámbito nacional, sumado al 'aislamiento político ' en la Diputación de Álava 'puede llegar a afectar a las relaciones políticas del PP y el PSOE en todas partes'.

Hasta la fecha, el citado pacto había sido retratado como algo casi intocable, al margen de la política nacional. Todo, pese a que antes de las vacaciones PP y PSE exhibieron su primer desencuentro a cuenta de la Diputación de Álava.

En su entrevista, Alonso invitó a Zapatero a 'cambiar de actitud'. Una actitud que ve encaminada a 'ocultar el fracaso de su política económica y social'.

Centrándose en Euskadi, manifestó que mientras que el PSE 'siga fortaleciendo su pacto de hierro con el PNV' en Álava, 'debilitará las opciones de cambio'.

Pese a las declaraciones de Alonso, la intención del PP de Euskadi es la de seguir dando estabilidad al Gobierno vasco. El propio Basagoiti reveló que el pacto no está en peligro porque 'aquí estamos jugando a otra cosa distinta'.

En el entorno del presidente del PP vasco aseguran que siempre han tenido en mente que su relación con el PSE podría verse salpicada por la política nacional. 'No les vamos a pagar con la misma moneda', alertó ayer un alto dirigente del partido que, además, destacó que 'Rajoy sabe que el acuerdo aquí, en el País Vasco está al margen de lo que pase en Madrid'.

Es más, en las conversaciones previas a la firma del pacto Basagoiti y López ya contaban con la posibilidad de que la política nacional se colara en la agenda de la comunidad autónoma.