Público
Público

Congreso regional del PP de Madrid El PP de Madrid despide a Aguirre por todo lo alto

La expresidenta de la formación, de quien se duda que vuelva a presentarse a unas elecciones, se convirtió en la gran protagonista del Congreso regional, donde recibió las alabanzas de Rajoy y Cospedal y hasta hizo las paces con su sucesora, Cristina Cifuentes.

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7
Comentarios:

Esperanza Aguirre agradece a los militantes del PP de Madrid la ovación recibida en la primera jornada del Congreso regional en el que Cristina Cifuentes será elegida presidenta de la formación. EFE

Era el día de Cristina Cifuentes, pero el protagonismo se lo robó su antecesora. En la primera jornada del Congreso regional del PP de Madrid, los más de 2.000 compromisarios dedicaron la mayoría de sus aplausos a Esperanza Aguirre.

Las continúas ovaciones sonaban a despedida. Y no sólo de la formación territorial, que ya abandonó el 14 de febrero de 2016 tras el enésimo caso de corrupción, sino de la política en general. Dirigentes del PP han confirmado a este diario sus dudas sobre la posible reelección de Aguirre como candidata en ningún otro proceso electoral. Y el tono emotivo del evento no hizo más que ahondar en esa sospecha.

"Me vais a emocionar", dijo ella desde la tribuna del plenario del hotel Auditorium de Madrid. El público, puesto en pie, llevaba más de tres minutos aplaudiendo a quien fue su lideresa durante más de una década. Después, tanto Mariano Rajoy como María Dolores de Cospedal, que se suponía que iban a arropar a la candidata Cifuentes, centraron sus discursos en Aguirre.

"Es una de las grandes políticas que ha tenido la democracia española", le dedicó la ministra de Defensa y secretaria general del PP nacional. "Con ella, el PP ha sido un partido imbatido que ha ganado todas las elecciones", siguió quien este sábado será también reelegida como presidenta del PP de Castilla-La Mancha. "Gracias por esa personalidad y ese carácter que deja impronta en la política española", concluyó Cospedal. De nuevo, aplausos que Aguirre agradeció desde su asiento.

Rajoy alabó la gestión de Aguirre en la Comunidad y en el PP de Madrid. EFE

"Pocas veces he tenido mejores compañeros que en el Grupo Popular de Madrid", dijo Aguirre

Llegó el turno de Rajoy y las alabanzas sólo fueron en aumento. "Valoro, y mucho, lo que es el PP de Madrid. Lleva más de 20 años ganando el 100% de las convocatorias electorales de las convocatorias que se han celebrado. Todas, que se dice pronto. Incluso las últimas, que fueron las más difíciles", expuso el presidente. "Hoy Madrid es lo que es por la buena gestión del PP en la Comunidad, en el Ayuntamiento [de la capital] y en los ayuntamientos pequeños y medianos de toda la región", agregó. "Podemos estar satisfechos de lo hecho", dijo haciendo mención expresa a Aguirre. El público volvió a estallar en aplausos que ella agradeció, esta vez, poniéndose en pie.

Antes, ella misma había tenido su momento. Se suponía que su misión en el Congreso era presentar el informe de gestión del Grupo Popular del Ayuntamiento de Madrid. Pero no hubo cifras, sino emoción. Un mítin en el que sacó músculo de su "oposición dura" al Gobierno de Manuela Carmena, pero donde también destacó la valía de sus compañeros y posibles sucesores suyos, también en el municipio.

Aguirre a Cifuentes: "Te deseo que aciertes en todas tus tareas. Por el bien de todos los afiliados del PP de Madrid y por el bien de todos los españoles"

Por una vez, no hubo "ranas", sino piropos a "la lealtad absoluta a los principios del partido por encima de sus intereses personales". No hubo alusión a su exnúmero dos encarcelado, Francisco Granados, ni a la presunta financiación irregular del PP de Madrid de la que ella asumió su responsabilidad in vigilando, ni a nada, pero sí una comparación velada entre sus antiguos colaboradores y los actuales. "Pocas veces he tenido mejores compañeros que en el Grupo Popular de Madrid", espetó.

¿Una despedida? Su leve sollozo incidía en la respuesta afirmativa. Incluso dejó un encargo para su sucesora, con quien enterró el hacha de guerra pero a quien advirtió, con su ironía habitual, el reto que le queda por delante: "Te deseo que aciertes en todas tus tareas. Por el bien de todos los afiliados del PP de Madrid y por el bien de todos los españoles", le dijo. Cifuentes devolvió el gesto tirándole un beso.

De hecho, la tranquilidad de su sucesora ante el robo descarado del protagonismo de la jornada también se leía en los pasillos como una despedida de Aguirre. Cifuentes, según los suyos, no necesitaba este viernes ser el centro de atención: tiene, como mínimo, otros cuatro años por delante para cumplir esa función. Hoy tocaba despedir a su antecesora en el que probablemente será el último gran acto que celebre con la militancia. Mañana, cuando la presidenta de la Comunidad sea ratificada también como presidenta del PP de Madrid, será otro día. Será, por fin, su día. Porque Aguirre parece que ya ha dicho adiós.