Publicado: 08.11.2015 19:07 |Actualizado: 09.11.2015 07:00

El PP más inmovilista da un portazo al Día de la Memoria en Euskadi

A pesar del reconocimiento a las víctimas formulado por EH Bildu, los populares se niegan a compartir cualquier tipo de escenario con la izquierda abertzale, que este martes acudirá a los homenajes a quienes sufrieron el terrorismo.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Nerea Llanos (PP) conversa con Iñigo Urkullu.- EFE

Nerea Llanos (PP) conversa con Iñigo Urkullu.- EFE

BILBAO.- Los fotógrafos que diariamente acuden al Parlamento Vasco seguirán sin conseguir esa imagen que, al menos hasta ahora, parece imposible: todos los representantes políticos juntos, en un mismo acto, para homenajear a las víctimas del terrorismo en Euskadi.

“Cuando se produzca, habrá que encuadrarla”, bromeaba uno de los trabajadores gráficos. Este martes, señalado en el calendario vasco como el “Día de la Memoria”, tampoco será posible. El PP vasco, conducido hoy por los sectores más duros de entre los duros, ha decidido volver a quedarse fuera de la foto. ¿El motivo? Las “distorsiones” que, según los conservadores, existen en torno a quiénes deben ser homenajeados en esa jornada.



El gesto 'inédito de Bildu: “Sentimos profundamente que nuestra actitud política no haya acompañado siempre el dolor de cada víctima”, sentencian en un manifiesto

“No hay que mezclar churras con merinas”, afirmaba el pasado viernes la secretaria general del PP en Euskadi, Nerea Llanos. Se refería así a la decisión del Gobierno vasco de honrar en el Día de la Memoria a las víctimas de ETA, de la guerra sucia y de la violencia policial.

“Justicia, verdad y reparación” serán los puntos principales de la declaración institucional, que no contará con el respaldo de los populares. En su lugar, el partido de Rajoy hará su propio y solitario homenaje frente al monolito en recuerdo a las víctimas del terrorismo que existe en Vitoria.

De nada ha valido que en las jornadas previas al Día de la Memoria se haya producido un gesto inédito por parte de los independentistas. A través de un manifiesto, EH Bildu ha admitido que esta coalición –entre cuyos componentes figura Sortu, actual marca política de la izquierda abertzale- debía realizar “una reflexión crítica sobre las decisiones adoptadas en el pasado respecto al uso de la violencia, con el objetivo de reparar a todas las víctimas”. “Sentimos profundamente que nuestra actitud política no haya acompañado siempre el dolor de cada víctima”, subrayan en ese texto, dado a conocer a finales de la pasada semana.

"Zozobra y agravio"

“Estamos haciendo un esfuerzo, honesto y sincero, de empatizar con las víctimas”, afirma a Público el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga. “Por nuestra parte –continúa-, se trata de reconocer su sufrimiento, admitir que no hemos estado siempre cercanas a ellas y que, seguramente, las actitudes que hemos adoptado han generado incluso mayor zozobra o agravio”. “Queremos resolver esa situación”, destaca Arzuaga.

En ese contexto, la izquierda abertzale estará presente en los actos oficiales que se celebrarán este martes, tanto en el parlamento autonómico como en el Instituto de la Memoria del Gobierno Vasco, que se inaugurará formalmente ese día. También habrá representación abertzale en las distintas concentraciones que se celebrarán delante de los ayuntamientos, algo impensable hasta hace poco tiempo.

 Lokarri: “Con eso de que estamos en campaña electoral, el PP no quiere compartir fotografía con los representantes de Bildu”

Sin embargo, el PP vasco –controlado, tras la renuncia de Arantza Quiroga, por la línea más inmovilista- menospreció este gesto e insistió en que los actos institucionales del próximo martes deben excluir a las víctimas de la violencia policial. “Con eso de que estamos en campaña electoral, el PP no quiere compartir fotografía con los representantes de Bildu”, comentó a Público el activista por la paz y ex miembro de la ya desaparecida plataforma cívica Lokarri, Paul Ríos. A su juicio, también es necesario que la izquierda abertzale realice “una crítica un poco mayor” respecto a sus posiciones durante los años más duros y violentos.

Por su parte, tanto PNV como PSE han mostrado su respaldo a los actos que se celebrarán este martes. Los nacionalistas incluso albergan la esperanza de que el PP revise su postura y acuda a las conmemoraciones, aunque el presidente de la formación conservadora en Euskadi y ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ya aclaró este domingo en Santa Cruz de Campezo (Araba) que no estarán presentes.

Mientras tanto, desde el PSE subrayan que “se trata de recordar a las víctimas y de establecer muy claro que todas merecen memoria, reparación y justicia, y que ninguna causa política de ninguna clase justifica la muerte de nadie”, según destacaba este mismo fin de semana el portavoz socialista, José Antonio Pastor, en un tertulia radiofónica. Esos argumentos no parecen ser suficientes para UPyD y su único parlamentario en Vitoria, Gorka Maneiro, quien ya ha adelantado que este martes tampoco se dejará fotografiar junto a la mayoría de los políticos vascos.