Público
Público

El PP de Navarra no encuentra líder ni gana afiliados

Tras su ruptura con UPN el pasado octubre, el partido no termina de arrancar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de la ruptura con Unión del Pueblo Navarro (UPN) y tras 17 años, a finales del pasado octubre, el PP decidía volver a asentarse en la Comunidad Foral. El 28 de noviembre, el partido de Mariano Rajoy abrió su primera sede en Pamplona. Y este lunes, el líder conservador inaugura otra en Tudela. Pero el PP de Navarra (PPN) no termina de arrancar. Le fallan la falta de afiliación y la de un liderazgo claro y definido.

Al frente del partido hay una comisión constituyente, coordinada por el senador José Ignacio Palacios. Entre las tareas que se le encomendaron estaban la de implantar el partido en los municipios más importantes y la de convocar un congreso, en el plazo de tres meses, para elegir a su presidente. Y aunque luego Rajoy habló de celebrar el cónclave fundacional durante 'el primer cuatrimestre', éste no tiene fecha. Comienza a darse por sentado que se aplazará hasta otoño. Primero, porque en el PPN prefieren centrarse en las europeas y, segundo, porque sus dirigentes quieren aprovechar las fiestas patronales del verano para hacer pueblos y ganar afiliados.

El tiempo les puede venir bien para encontrar a alguien que se ponga al frente. El grupo de personas que compone el PPN es muy heterogéneo y en las últimas semanas han comenzado los movimientos para hacerse con el control. Se manejan varios nombres. Hay quien ha tanteado a algún independiente, un sector está promoviendo al senador José Cruz Lapazarán y otro quiere impulsar a Javier Trigo, ex director general del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, concejal de Egües y primer cargo público de UPN que abandonó esa formación para ingresar en el PPN. También se habla de Nieves Ciprés, hija del último presidente de Alianza Popular. La ex concejala del Ayuntamiento de Pamplona afirmaba hace sólo unos días en el Diario de Navarra que se sentía 'animada' a dar el paso.

La decisión es muy delicada porque es común que quien se hace con las riendas sea la persona que se convierte en candidata a las elecciones. La cita es en 2011 y desde la sede nacional no ayudan a impulsar a un candidato. No parecen tener muy claro el perfil adecuado para enfrentarse a la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, de UPN. Hay en el PP quien piensa que el diputado Santiago Cervera podría encarnar la imagen joven y centrista, pero éste siempre se descarta y recuerda que tiene mucho trabajo que desarrollar en el Congreso. El miércoles, Palacios mantuvo que 'no es momento de pensar' en un líder.

Cuando se conozca el nombre del elegido habrá otros flecos pendientes, como la estrategia política a seguir. Aquí, se abren dos vías. Unos defienden que debe mantenerse cierta fluidez con UPN y que su electorado es el de derechas con profundas convicciones religiosas. Otro grupo apuesta por la moderación y por diferenciarse de los regionalistas defendiendo que estos están 'en manos del PSOE' y en 'declive'.

Además, tienen que concentrarse en buscar apoyos. Durante los días posteriores a la ruptura, más de 200 personas se adhirieron a través de Internet y algunos cargos de UPN se pasaron a sus filas. El pasado 20 de enero, el líder del PP entregaba carnés a los 200 primeros afiliados. Pero la situación se ha paralizado y, tal y como reconocen desde el PPN, la tarea está resultando más complicada de lo que se esperaban.