Publicado: 08.11.2013 13:01 |Actualizado: 08.11.2013 13:01

El PP niega, cara a la galería, una ruptura con Aznar

Arenas, González Pons y Alonso restan importancia al plante del Gobierno al expresidente en la presentación de sus memorias. Cospedal y Floriano evitan dar explicaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No, no, no y no. Esa ha sido la reiterada y casi programada respuesta de los miembros de la dirección nacional del Partido Popular que se han congregado en Córdoba y que han sido preguntados por si el plante del Gobierno y la cúpula del partido ayer en la presentación del segundo libro de memorias de José María Aznar supone una ruptura con el expresidente. La incongruencia entre las palabras y los actos es una muestra meridiana de que el PP intenta negar la evidencia.

Rajoy, los ministros de su Ejecutivo y la dirección nacional del PP no asistieron este jueves a la presentación del El compromiso del poder pero quienes sí acudieron a abrazar a José María Aznar fueron sus exministros (Eduardo Zaplana, Jaime Mayor Oreja, José María Michavila, Ángel Acebes o Isabel Tocino); la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre -sin duda, la que más expectación creó aparte del homenajeado-; el presidente madrileño, Ignacio González, y destacados representantes de FAES, la fundación que preside Aznar, como Javier Zarzalejos, Gabriel Elorriaga, Jaime García-Legaz (secretario de Estado de Comercio), Ignacio Astarloa o Cayetana Álvarez de Toledo.

Lo cierto es que el libro no deja en muy buen lugar a Mariano Rajoy, siempre cuestionado por Aznar por su tibieza a la hora de afrontar decisiones importantes. En las memorias, el expresidente también hace gala de su particular 'modestia', repasa anécdotas, se refiere de nuevo a la manida autoría de los atentados del 11-M  y niega que tuviera algo que ver en el intento de golpe de Estado contra Hugo Chávez en Venezuela.

Este desplante de Rajoy y los suyos no ha sentado nada bien al que un día le colocó a dedo como líder del PP. Esta mañana Aznar ha sido entrevistado en la cadena Cope y ha asegurado que "toma nota" de lo que ocurrió ayer. "Si algunas de las interpretaciones tienen razón y lo que se ha mandado es un mensaje de escenificación de ruptura, se toma nota", han sido las palabras textuales del expresidente. A su juicio, la política es un ejercicio de integración, no de dejar a la gente "en la cuneta".

El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, ha asegurado que no pudo asistir al acto de Aznar porque estaba preparando la XX Interparlamentaria del partido que se celebra este viernes y sábado en Córdoba, pero que habría asistido si hubiera podido. Dicho esto, ha señalado que siempre hay que "respetar" lo que diga el expresidente del Gobierno.

A su llegada a estas jornadas de los parlamentarios del PP de toda España en la ciudad andaluza se ha preguntado también al vicesecretario de Estudios y Programas del partido, Esteban González Pons, si hay ruptura entre Aznar y Rajoy. "Seguro que no", ha respondido lacónico a los periodistas.

Cospedal, Floriano y Villalobos dan la callada por respuestaLa misma respuesta han ofrecido el portavoz parlamentario del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, y el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja -que sí estuvo ayer con Aznar-, quienes al ser interrogados por esa posible ruptura han contestado con un "no" rotundo. El portavoz del PP en la Cámara Baja ha excusado su presencia del libro de memorias argumentado que ayer tenía un acto en Málaga a última hora de la tarde.

Tanto la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, como el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, han eludido hacer declaraciones a su llegada a la Interparlamentaria del PP. "No voy a hacer declaraciones", ha declarado el responsable de Organización a los periodistas.

En parecidos términos se ha expresado la vicepresidenta primera de la Mesa del Congreso y exalcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, que no ha querido pronunciarse sobre este asunto, si bien ha recordado que este jueves ningún dirigente de la dirección del PSOE acudió a la conferencia del expresidente socialista Felipe González y nadie dijo nada.

Cospedal, sin aludir directamente a Aznar, ha asegurado que su discurso de inauguración de la vigésima reunión interparlamentaria del PP que el suyo no es un partido de "divisiones" ni "sectarimos" sino que "incluye a todos" sus miembros en su proyecto nacional y "no deja nunca a nadie atrás".