Publicado: 20.07.2016 11:07 |Actualizado: 20.07.2016 11:07

El PP niega que haya hecho concesiones a los nacionalistas para constituir la Mesa del Congreso

La popular Andrea Levy apunta que "si acaso ha sido una cesión de votos", y  asegura que desconoce de qué partidos vienen las diez abstenciones que posibilitaron que Ana Pastor fuese elegida presidenta de la Cámara Baja. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Miembros de la nueva Mesa del Congreso de los Diputados compuesta tras la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura, celebrada este martes en la Cámara baja y que será presidida por la popular Ana Pastor.- EFE/J. J. Guillén

Miembros de la nueva Mesa del Congreso de los Diputados compuesta tras la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura, celebrada este martes en la Cámara baja y que será presidida por la popular Ana Pastor.- EFE/J. J. Guillén

MADRID.- La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha asegurado hoy que desconoce de qué partidos proceden los diez votos prestados para la constitución de la Mesa del Congreso y ha querido dejar claro que no ha habido concesiones a los nacionalistas, "si acaso -ha dicho- una cesión de votos".

Tras recalcar en una entrevista en RNE que los polémicos diez votos fueron para el vicepresidente de Ciudadanos, Ignacio Prendes, ha insistido en que "nunca va a haber una contraprestación" en materia de soberanía nacional e igualdad de todos los españoles.



No obstante, ha dado la "bienvenida" al consenso y la lealtad constitucional a los nacionalistas, pero les ha advertido que no habrá "ninguna concesión a nada que tenga que ver con el debate territorial".

"Esto no es ninguna concesión ni lo será nunca", ha reiterado Levy, quien, al ser preguntada si el PP contribuirá a que Convergencia tenga grupo propio en el Congreso, ha subrayado que "la cortesía parlamentaria no puede entrar en juego y diálogo con aquellos que quieren dividir la soberanía nacional".

Ha añadido que "las reglas de juego son las que son" y, después de señalar que cualquier acuerdo se hará "con luz y taquígrafos", ha incidido en que "en el camino entre las pretensiones soberanistas y el PP hay un muro infranqueable que es el respeto a la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles".

La dirigente popular ha apelado de nuevo al consenso al PSOE y ha dicho que, tras la llamada del 26-J de los ciudadanos a la diversidad y pluralidad, no se puede volver a la política de "atrincherarse en las siglas y sedes de los partidos".

Por eso, ha pedido "un gobierno lo más rápido posible y poder contar con el apoyo del PSOE en las propuestas que tengan una incidencia más inmediata, como los presupuestos y el techo de gasto, en los próximos meses". Ha recordado también que a los socialistas les correspondía la vicepresidencia tercera de la Mesa del Congreso y "se le ha dado" la segunda.