Público
Público

El PP es el partido con menos transparencia y democracia interna

Un estudio de la organización +Democracia subraya la baja calidad democrática de todos los partidos españoles en comparación con sus homólogos europeos, Alemania o Reino Unido.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, preside la reunion del Comite de Dirección en la sede de Génova. EFE/Tarek

El Partido Popular suspende en transparencia y coherencia democrática, así lo afirma el III Ránking de calidad democrática de Más Democracia presentado este lunes. El Partido Popular obtiene, al igual que el pasado año, la peor nota en calidad democrática.

Junto al partido de Mariano Rajoy hay otros que no aprueban. El listado de suspensos comienza con Iniciativa Per Catalunya Verds e Izquierda Unida (con 4,8 puntos cada uno), PSC, PSOE y ERC (4,3), Ciudadanos (4,1), Coalición Canaria (3,8), PNV (3,7) y concluye con el PP (2,6), que mantiene la nota que obtuvo en el ránking de 2016.

En cambio, en la otra cara de la moneda está el PDeCAT que es la formación política que más ha aumentado su calidad democrática y ha mejorado su funcionamiento interno, mientras que cuatro confluencias de Unidos Podemos se mantienen a la cabeza.

Son Equo, con una puntuación de 6,6 sobre 10, ANOVA (6,1), Podemos (5,2) y Bloque Nacionalista Valenciá (5,1), que conforman el reducido grupo de partidos que aprueban junto a Iniciativa del Poble Valenciá, integrado en Compromís, que obtiene un 5 y el PDeCAT, que asciende de un 3,5 al 5,2.

Estos datos los arroja el estudio anual elaborado por la la organización Más Democracia y que ha presentado el director del informe, el profesor de Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid José Antonio Gómez Yáñez, en un encuentro con la prensa en la céntrica librería madrileña "Cervantes y Compañía".

Yáñez ha justificado el abrupto ascenso de PDeCAT en el ránking con la remodelación que este partido -la antigua CDC- ha hecho de su organización interna, de la que ha remarcado la elección de cargos "a través de los afiliados".

Según ha explicado Yáñez, la ínfima variación por cuestión de una o dos décimas se debe, en general, a la mejora o al deterioro en materia de transparencia, y pone como ejemplos que los partidos hagan sus estatutos y sus programas electorales accesibles o que comuniquen adecuadamente las resoluciones de sus Congresos.

"Los partidos han sido permeables al debate público y la presión ciudadana les ha empujado a tomar medidas de transparencia", remarca el informe, del que Yáñez es supervisor general.

Este estudio subraya, por tercer año consecutivo, que ninguna formación política española cumpliría con las normas legislativas de los partidos en Alemania y el Reino Unido, países tomados como referencia para definir los indicadores de evaluación del documento.

Asimismo, refleja que las puntuaciones medias de los partidos de España están por debajo del 5 en el indicador de democracia interna (3,8 sobre 10) y entre el 5 y el 6 en derechos y protección de los afiliados (5,5) y procedimientos de elección de sus candidatos a cargos públicos (5,2).

En referencia a ese último factor, Yáñez ha denunciado el "personalismo" que define los procesos electorales, ya que asegura que "giran en torno a las decisiones de los órganos de dirección" pese a la introducción del sistema de primarias para elegir a los representantes de los cargos más altos.