Publicado: 10.11.2014 00:00 |Actualizado: 10.11.2014 00:00

El PP pasa el rodillo: No admite ni una de las 4.068 enmiendas a los Presupuestos del Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado socialista Alfonso Guerra, el único parlamentario del actual Congreso de los Diputados que ha sido parlamentario en todas las legislaturas desde 1977, anunció el pasado jueves su despedida inmediata de la política activa. Fue al finalizar la última sesión de la comisión de Presupuestos de la que es presidente en la actual legislatura.

Pero lo bien cierto es que Alfonso Guerra, todo un símbolo de la política española desde el inicio de la Transición, no tuvo un final brillante a su larga carrera parlamentaria. En los dos días de trabajo de la citada comisión en la que se debatieron las 4.166 enmiendas presentadas por todos los grupos parlamentarios al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 su principal misión fue repetir una frase: "Quedan rechazadas".

Lo hizo en 401 ocasiones, 274 veces en la tarde del miércoles y otras 127 durante la mañana del jueves. Fue el número de votaciones distintas sobre el total de enmiendas presentadas por los diferentes grupos de la oposición que, sistemáticamente, fueron rechazadas por el grupo parlamentario popular que cuenta con una holgada mayoría absoluta.

El PP, siguiendo instrucciones dictadas desde el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, no admitió ni una sola modificación en el proyecto de los PGE de entre las 4.068 enmiendas planteadas por el conjunto de la oposición. Las únicas modificaciones del texto original corresponden a las 98 enmiendas presentadas por el propio grupo conservador, todas ellas de carácter "técnico", y que ya fueron incorporadas al proyecto previamente en el trámite de ponencia.

"No hay voluntad negociadora", explica el portavoz conservador en la comisión de PresupuestosEs la primera vez desde el debate de los PGE de 2012 en que el grupo mayoritario no admite ni una sola enmienda a la oposición durante los trabajos de la comisión de Presupuestos. El pasado año, por ejemplo, el PP "admitió" dos enmiendas, una a CiU y otra a Coalición Canaria, durante este trámite. Al año anterior, otras cuatro... entre más de 4.000 presentadas en ambas ocasiones, una cifra similar a la de este año.

"La verdad es que no hemos visto una voluntad negociadora por parte de los grupos de la oposición. A eso se suma que el ministro (Montoro) no pudo supervisar con detalle las enmiendas con posibilidades... Estamos estudiándolo. Vamos a ver si durante el debate en el pleno es posible", explica a Público Antonio Gallego, portavoz del grupo popular en la comisión de Presupuestos y responsable de las negociaciones con los grupos de la oposición junto a su colega Vicente Martínez-Pujalte.

Pero caben pocas esperanzas en el trámite del pleno que se inicia el martes de esta semana. La oposición mantiene "vivas" la totalidad de sus enmiendas aunque son conscientes de que en los tres días de debates el resultado será casi el que ha habido al finalizar la comisión. Lo más probable es que ninguna sea admitida o a lo sumo alguna si el grupo proponente admite "retoques" de los populares.

"La verdad es que este debate de los presupuestos es una mera puesta en escena, nada más. Un paripé en toda regla que no sirve para nada, a lo sumo para que el propio PP meta correcciones en sus enmiendas a defectos del proyecto del Gobierno, explica a Público Pedro Azpiazu, portavoz económico del grupo del PNV. En similares términos se manifiesta Joan Rangel, del grupo socialista. "Esto no sirva para nada de nada", afirma categórico.

El año pasado el PP terminó admitiendo 17 enmiendas, aunque todas previamente retocadas por los conservadoresEl pasado año el grupo popular "admitió" otras dos enmiendas en el curso de los debates de los PGE en el pleno de la Cámara baja. En total, cuatro (en los PGE para 2013 las enmiendas admitidas fueron seis). Luego, ya en el Senado, la "magnanimidad" del PP para modificar las cuentas presentadas por el ministro Montoro se amplió a otras 17 enmiendas de la oposición, pero eso sí todas ellas retocadas con aportaciones de los conservadores.

El jueves próximo al finalizar la maratoniana sesión de votación (en esta ocasión será el presidente Posada quien repetirá decenas de veces la cantinela de "quedan rechazadas") se podrá conocer si estas cifras se quedan cortas o son superadas. Desde los escaños de la oposición se cree que, ya que son los últimos presupuestos elaborados por el actual Gobierno que preside Rajoy, no habrá ni una sola modificación. Hay incluso quien está dispuesto a apostar.