Publicado: 20.07.2016 12:32 |Actualizado: 20.07.2016 12:32

El PP se posiciona: quieren que CDC tenga grupo propio en el Congreso

Tras el apoyo de los nacionalistas al pacto PP-C's para la Mesa del Congreso, los conservadores son ahora partidarios de permitirles formar grupo. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafa Hernando. EFE

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafa Hernando. EFE

MADRID.- El acercamiento entre PP y los nacionalistas que se puso ayer de manifiesto en las votaciones de la Mesa del Congreso ha vuelto a constatarse este miércoles. Varios dirigentes conservadores han expresado su voluntad de permitir que Convergència tenga grupo parlamentario propio -aunque por ley no le correspondería- después de que algunos diputados de CDC votaran ayer a favor del pacto entre populares y Ciudadanos que dio la Presidencia del Congreso a Ana Pastor y la vicepresidencia primera a Nacho Prendes. 

Este es el caso del portavoz del PP, Rafael Hernando, que ha dejado constancia de su deseo en una entrevista radiofónica, así como en su cuenta de Twitter, aunque apostillando que también quiere que se respete la Constitución. 


Asimismo, la secretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ve posible que se aplique la "cortesía parlamentaria" para permitir que CDC tenga grupo propio en el Congreso, pero ha subrayado que el PP nunca hará "ninguna cesión en nada que tenga que ver con el debate territorial", el respeto a la Constitución, la soberanía nacional o la igualdad de todos los españoles.

En una entrevista en RNE,  Levy ha alegado que a CDC le faltan "décimas porcentuales" para alcanzar el requisito del 15% de votos en cada provincia en la que se ha presentado y ha mencionado, como precedente, un caso en que se le dio grupo a Coalición Canaria.
No obstante, preguntada si ese apoyo a que CDC tenga grupo propio fue la moneda de cambio para que diputados de ese grupo respaldasen --en contra de lo anunciado-- la configuración de la Mesa, ha respondido, por un lado, que nadie ha reconocido esos votos como suyos y, además que "no hay ninguna moneda de cambio en el debate territorial". Es más, ha animado a CDC a volver a "la lealtad institucional, la cordialidad parlamentaria y los principios constitucionales", porque "tienen que entender que las reglas del juego son las que son".

En cuanto a si esos apoyos, que se presumen de grupos nacionalistas, podrían repetirse para la investidura de Mariano Rajoy, ha dejado claro que siempre que el PP alcance un acuerdo "será con luz y taquígrafos" y ha advertido de que "en el camino entre la actual CDC y el PP hay un muro infranqueable, que es el respeto a la soberanía nacional, a la unidad de España y a la igualdad de los españoles".

Además, no cree que el PSOE deba escudarse en un posible apoyo nacionalista para no permitir el Gobierno de Mariano Rajoy, porque por su importancia en la gobernabilidad de España "no puede convertirse en una trinchera partidista".

Gobierno, "lo antes posible"

Levy ha defendido la formación de un gobierno lo antes posible y a ser posible con el acuerdo del PSOE, para permitir que tenga estabilidad. De hecho, ha subrayado que la foto de la investidura es "un momento muy efímero", pero después hay que gobernar y no se puede estar con tensión a la hora de aprobar cada ley, como se está demostrando también en Catalunya con el acuerdo de investidura que Junts pel Sí firmó con la CUP.

Por otro lado, ha opinado que si CDC se niega a volver a la lealtad constitucional "pagará sus propias consecuencias", como ya se ha apuntado en las últimas elecciones, en las que el partido quedó por debajo del PP en la provincia y en la ciudad de Barcelona. Por eso, ha confiado en que el partido deje de llevar "a situaciones de estrés y de terremoto constante" la política catalana.

Levy ha acusado a "la nueva CDC" —recordando que aún está por ver si es legal su nuevo nombre de Partido Demócrata Catalán— de intentar "disfrazar los fracasos de la antigua", cuando en el fondo son lo mismo, y de perder su identidad a base de intentar confundirse con ERC y con la CUP, a quienes antes criticaban.

Después de que el Tribunal Constitucional haya lanzado un aviso al Parlament por su Comisión de Estudio del Proceso Constituyente, ha recalcado que en los trabajos de esa comisión es "asombroso ver cómo intentan llevar la actividad parlamentaria fuera de la ley" y ha acusado a los independentistas de estar "fuera de la calle".