Público
Público

El PP se queda solo en su ataque a la solvencia de Andalucía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP de Javier Arenas se ha quedado solo en los ataques que, sin presentar prueba alguna, ha lanzado en los últimos días, con la connivencia y el apoyo del propio Gobierno de España, a la solvencia de Andalucía. Ayer, una jornada más, el Gobierno de José Antonio Griñán, el PSOE, IU y el PA, cada uno a su manera, exigieron al Ejecutivo de Mariano Rajoy y al PP, azuzado por Arenas, que abandone su estrategia de ataques a Andalucía. Sin éxito.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que es además presidenta de Castilla-La Mancha, una comunidad cuyas cuentas públicas, según los últimos datos oficiales están peor que las andaluzas, subió un peldaño la escalada de críticas y acusó a la Junta de Andalucía de presentar un déficit que “no es el que realmente existe”. Cospedal agregó que, a su juicio, en las cuentas públicas andaluzas no hay una actuación “clara y transparente”, informa Yolanda González. El Banco de España sí reclamó mejorar “sustancialmente” las medidas de seguimiento y control de las cuentas de las administraciones públicas.

La situación económica de Andalucía tiene dos indicadores fundamentales, la deuda y el déficit. El Gobierno andaluz sacó ayer una nota de prensa en la que aseguró que la deuda se situó en el tercer trimestre de 2011 en el 9,5% del Producto Interior Bruto, 3,1 puntos inferior a la media de las comunidades autónomas españolas (12,6%), según el Banco de España. Respecto al otro baremo que da cuenta de la salud de las cuentas públicas, el déficit, Andalucía también está mejor que la media, según los últimos datos. En septiembre de 2011, el déficit de Andalucía se situó en el 1,11%, mientras que la media estaba en el 1,19%.

A los pies de los mercados

Con estos datos en la mano, tanto PSOE como IU reclamaron ayer al Gobierno que explique formalmente en el Congreso su actuación y el porqué de unas afirmaciones de ese calibre, que dejan, literalmente, a la Junta a los pies de los mercados, según sostiene el presidente Griñán y argumenta la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, de manera formal y por carta al ministro Cristóbal Montoro. La consejera de Presidencia, Mar Moreno, manifestó ayer que el Gobierno se “inventa problemas de Andalucía mientras silencia y tapa problemas mucho más importantes que hay en otras comunidades autónomas”. “Hasta el 25 de marzo, fecha de las elecciones andaluzas, el Ejecutivo central –agregó– se va a convertir en un Gobierno del PP en lo que respecta a la Comunidad Autónoma”.

Moreno añadió que “la principal obligación” de un Gobierno es “generar confianza” y que no se hace “con informaciones falseadas”, ya que no responden a la realidad “y lo único que ponen en peligro y en jaque es la confianza y el crédito de Andalucía”. Moreno contó con el respaldo del PSOE, cuyo vicepresidente segundo del Congreso de los Diputados, Javier Barrero, reclamó a la vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaría, y a Montoro que expliquen en el Congreso lo que tachó de campaña de “acoso” contra Andalucía y la puesta en “duda” de la solvencia económica de esta comunidad.

El PSOE, señaló Barrero, está “dolido, preocupado e indignado”, ya que considera que sería “profundamente antidemocrático” que desde el Gobierno se lleve a cabo una “política de acoso y derribo a los andaluces”. “No es un tema menor poner en duda la solvencia económica de Andalucía”, agregó Barrero, quien insistió en que ambos dirigentes tienen que “dar cuenta” de los hechos.

Explicaciones

Mientras, el diputado de IU por Sevilla, José Luis Centella, exigió también la comparecencia de Santamaría para que explique los “datos” que tiene el Ejecutivo para “temer” que la Junta de Andalucía vaya hacia la suspensión de pagos. En un comunicado, Centella aseguró que unas declaraciones “tan graves” como esas sólo pueden hacerse “si posee datos que las avalen” y, si es así, el Gobierno “no puede quedarse en una mera declaración, sino que tendría que actuar”. Centella consideró “un contrasentido” que Santamaría actúe “como portavoz de la oposición en Andalucía, por lo que “debe dar cuenta de inmediato”.

El PA se sumó a las críticas. Su secretaria general, Pilar González, calificó ayer de “reprobable” la actitud del Gobierno y de los dirigentes del PP que están “al asalto del poder en Andalucía” ante un PSOE “a la desbandada”. González reclamó a la vicepresidenta que “no sea frívola” y diga “con claridad si Andalucía está peor que Valencia” y si “el Gobierno central va a tener que rescatar” a la comunidad andaluza “como a la valenciana”. Si no es así, le exigió que “arrime el hombro” y no dude de la solvencia de la comunidad.