Publicado: 13.07.2015 14:30 |Actualizado: 13.07.2015 14:30

El PP quiere aprobar la reforma electoral para que gobierne la lista más votada antes de las generales

Martínez-Maíllo anuncia que los conservadores la llevarán al Congreso para buscar el mayor consenso posible, aunque deja abierta la posibilidad de aprobarla sin el apoyo del PSOE.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
Fotografía facilita por el PP del vicesecretario de Organización del partido, Fernando Martínez-Maillo. / EFE

Fotografía facilita por el PP del vicesecretario de Organización del partido, Fernando Martínez-Maillo. / EFE

MADRID.—Tras un intenso debate en la Conferencia Política celebrada este fin de semana, el Partido Popular ha dado un paso más en su propuesta de reforma electoral para que gobierne la lista más votada y la llevará al Congreso de los Diputados este mes. El nuevo vicesecretario general de Organización, Fernando Martínez-Maíllo, lo ha anunciado hoy en rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección Nacional y ha confirmado su intención de aprobar esta reforma electoral ("¿Por qué no? Seguimos trabajando") antes de las elecciones generales.

Y aunque la intención del PP es obtener el "máximo consenso" en el Parlamento, el número tres del PP ha dejado la puerta abierta a que la reforma electoral salga únicamente con los votos del PP y sin el apoyo del principal partido de la oposición, el PSOE. La reforma electoral es "muy sensata", según Maíllo, y si los socialistas "no quieren apoyarla, tendrán que explicarlo" ellos.



La propuesta del Partido Popular, tal y como detallaron en un foro de la Conferencia Política sobre una "España reformista", pasa por que gobierne la lista que obtenga el 35% de los votos, al concederle una prima de escaños de la mitad de los conseguidos más uno. Si ningún partido obtiene ese 35%, se realizaría una segunda vuelta con las formaciones que hayan logrado más del 10-12% de los votos, aunque este punto está por concretar a falta del diálogo con los grupos parlamentarios. En la segunda vuelta, la fuerza llamada a gobernar debería obtener un 40% o más; si ninguna lo hiciera, se pasaría ya al sistema de pactos actual.

El descontento interno de alcaldes y exalcaldes, presidentes autonómicos y expresidentes, etc. por no haber hecho la reforma electoral para dar prioridad a la lista más votada se dejó sentir en la Conferencia Política. El PP tomó buena nota y no esperará al programa electoral para meter la propuesta, sino que tratará de sacar la reforma en lo que queda de legislatura

Etiquetas